El servicio eléctrico y los ecologistas de ocasión
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El servicio eléctrico y los ecologistas de ocasión

COMPARTIR

···
menu-trigger

El servicio eléctrico y los ecologistas de ocasión

27/05/2020

La autora es Diputada Federal

El país sigue caminando, pese a la obligada disminución de un gran número de actividades, gracias al esfuerzo de miles de trabajadores que sostienen los servicios públicos esenciales, la electricidad entre ellos. Mantener la continuidad del servicio y evitar interrupciones es vital para enfrentar estos tiempos delicados. Es en ese sentido, y en ningún otro, como debe entenderse el acuerdo oficial destinado a “garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del sistema eléctrico nacional”.

Uno de los puntos esenciales del acuerdo supone posponer las pruebas que plantas “intermitentes” –eólicas y solares– realizarían para incorporarse al sistema eléctrico nacional.

Los persistentes críticos del gobierno y un ejército de ecologistas de ocasión pretendieron presentar este acuerdo como una prueba de que el gobierno de la 4T es enemigo de las llamadas energías limpias.

Nada más falso. Muchos expertos han expuesto que se trata de una decisión técnica. Por ejemplo, Marco Ramírez, especialista en generación y transmisión del Sistema Eléctrico Nacional, ha explicado que al bajar la carga (y esto ha ocurrido por la disminución de la demanda derivada de la pandemia), se altera la proporción de centrales con inercia (convencionales) con respecto a las centrales que no tienen inercia (eólicas y solares), lo que da origen a una serie de complicaciones técnicas que podrían derivar en cortes de suministro, lo que debe evitarse siempre, pero más en estos tiempos de emergencia sanitaria.

Santiago Barcón Palomar, vocal del Comité Consultivo de Confiabilidad de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) e ingeniero eléctrico de larga trayectoria, ha explicado que cuando la carga es baja debe mantenerse en equilibrio a las centrales eléctricas intermitentes –eólicas y solares– que no tienen inercia eléctrica. Esto es, las centrales eólicas y solares dejan de entregar energía a la red en forma instantánea cuando no hay sol o viento. Reemplazar esa pérdida de energía también de manera inmediata no es sencillo, ni económico.

En las circunstancias actuales, las pruebas de las generadoras intermitentes podrían aumentar el riesgo de falla en el sistema, lo que eventualmente produciría apagones. Barcón sostiene que la prudencia llama a suspender las pruebas por un tiempo, en tanto se vuelve a la demanda habitual.

Solo con mala fe pueden ser ignorados los argumentos técnicos de los expertos.

Los súbitos ambientalistas olvidan, como ha recordado Iván Restrepo, que desde 1979 los expertos mexicanos plantearon que el Estado promoviera y regulara las llamadas energías limpias, incluso con intervención de la iniciativa privada. No sólo no les hicieron caso sino que en los últimos tres sexenios se empeñaron en desmantelar a la Comisión Federal de Electricidad, mientras entregaban los nichos de energía solar y eólica a transnacionales mediante contratos manchados por la corrupción y repletos de ventajas para los privados.

Sólo a guisa de ejemplo: Felipe Calderón y su secretaria de Energía, Georgina Kessel, terminaron como consejeros de filiales de la española Iberdrola, a la que favorecieron con contratos.

Más allá de la decisión técnica para disminuir el riesgo de fallas en el suministro durante la emergencia sanitaria, está otro tema del que debemos hacernos cargo y que los medios han resumido en la expresión: “energías limpias, negocios sucios”.

La CFE ha documentado ampliamente el “robo” del que ha sido objeto la nación mediante contratos ventajosos para los privados y maniobras fraudulentas encaminadas a extinguir a la empresa pública.

Las transnacionales, por ejemplo, no pagan el uso de la red de la empresa pública. Y más: grandes empresas simulan ser socias de Iberdrola, American Lught and Power y otras, cuando en realidad son sus clientes. De este modo, pagan precios muy bajos cadenas como Oxxo, que mantienen encendida la luz noche y día.

En ese mundo de simuladores que nos heredó la reforma energética de Peña Nieto se inscriben también beneficiarios de los negocios sucios que hoy se quieren presentar como impolutos ambientalistas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.