Ternium vigila a cada trabajador
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ternium vigila a cada trabajador

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ternium vigila a cada trabajador

12/08/2020

Ante la pandemia de coronavirus, las empresas manufactureras están tomando medidas muy estrictas para evitar el contagio de sus trabajadores en la planta, por lo cual consideran que cualquier previsión no es excesiva.

Un caso es la firma siderúrgica Ternium, que lidera Máximo Vedoya, la empresa colocó 400 cámaras en sus complejos en México para vigilar que los trabajadores realmente cumplan con la ‘sana distancia’ para evitar contagios de COVID-19.

“Continuamos desarrollando herramientas innovadoras para aumentar el cumplimiento de nuestros protocolos. Solo como ejemplo, durante julio implementamos el uso del sistema de inteligencia artificial para verificar el cumplimiento de los protocolos sanitarios dentro de nuestras instalaciones industriales para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19”, dijo en reunión con analistas.

Por ello, las más de 400 cámaras ubicadas en las instalaciones de Ternium consideran que pueden reforzar las políticas de distancia social y el uso de la máscara facial a través de análisis de video que utilizan algoritmos desarrollados internamente. La empresa no quiere que nada se salga de sus manos.

Nos aseguran que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) tiene aproximadamente un millón de demandas rezagas que no han sido resueltas, algunas con hasta 10 años de retraso, más las que se acumularon en los meses de la actual pandemia sanitaria, cuando sus oficinas permanecieron cerradas.

De acuerdo con el líder minero, Carlos Pavón Campos, muchos de esos expedientes están relacionados con esa industria y deben ser solucionados por las autoridades laborales.

En la JFCA, que reactivó operaciones a mediados de julio, se encuentran demandas de todo tipo, muchas de ellas relacionadas con disputas de los contratos colectivos de trabajo entre las diversas organizaciones sindicales.

El diputado federal y dirigente de la Unión Nacional de Sindicatos Minero Metalúrgicos y Metalmecánicos de México (UNASIM), anticipó que la JFCA agotará la totalidad de los expedientes que obran en su poder, sin importar el tiempo que tarde, y ya no recibirá más casos para que así pueda ser relevado en esta función por el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, a cargo de Alfredo Domínguez Marrufo.

Un factor adverso, sin embargo, es que la operación del Centro marcha lenta, sin que se defina bien con qué instalaciones contará, cuando se espera que empiecen a laborar plenamente los tribunales laborales, a partir de octubre próximo, lo que complica totalmente el panorama de conciliación laboral.

La compra de la fábrica de pan de molde de la empresa Siro por parte de Grupo Bimbo, generó quejas entre competidores de la panificadora del osito en España, que advierten riesgos a la competencia porque la compañía que dirige Daniel Servitje Montull, suministrará materias primas a la productora de marca libre Mercadona.

La competencia de Bimbo afirma que detrás de esta transacción hay riesgos para la competencia, por la política de bajos precios de Mercadona, que por si fuera poco aglutina más de la mitad de todas las ventas en monto en el mercado minorista de pan empacado en España y entre el 70 y 80 por ciento del volumen de mercado.

El temor es que, con esta operación, Bimbo quedará como único proveedor de la cadena de supermercados líder, Mercadona, con lo que se prevé que aumente el fuerte poder que ya tiene en el mercado español de pan empacado, pues en 2016 la panificadora del osito había comprado a Panrico. Habrá que estar al pendiente del tema.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.