Las prioridades de Torrado como CEO de Alsea
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las prioridades de Torrado como CEO de Alsea

COMPARTIR

···

Las prioridades de Torrado como CEO de Alsea

15/03/2019

Estará de acuerdo en que una de las noticias más sorpresivas de esta semana en el ámbito de los negocios, fue la salida de Renzo Casillo como CEO de Alsea –la operadora de Domino's Pizza, Burger King y Starbucks–, función que asumirá Alberto Torrado, actual presidente del consejo de administración del grupo.

Los analistas que siguen la compañía han calificado como positivo el cambio por dos motivos: como fundador, Torrado conoce cada una de las marcas de la empresa, así como las dinámicas del consumo en México y los países donde opera actualmente.

Cuentan que una de las prioridades del empresario en su regreso a la dirección general –puesto en el que estuvo hasta 2009– será acelerar el crecimiento de las ventas a mismas tiendas –aquellas con más de un año en operación– del grupo en México. En el último lustro, aumentaron apenas 3.4 por ciento en promedio. Bajo la batuta de Casillo, la mejora no fue significativa, al pasar de un avance de 3.1 por ciento en 2017 a un alza de solo 4.0 en 2018, con todo y que el año pasado hubo un mayor gasto por ser de elecciones.

Sin embargo, ejecutivos de Alsea creen que Torrado mantendrá algunas de las iniciativas lanzadas por Casillo en los últimos dos años, incluidas: la entrega a domicilio en marcas diferentes a Domino's Pizza, ‘la panificación’ de Starbucks, innovación en menús y remodelación de unidades, entre otras.

Torrado, también buscará sinergias en los negocios que recién adquirió Alsea en Europa, donde se calcula que puede lograr ahorros en costos por unos 15 millones de dólares en tres años.

En los últimos 12 meses, Alsea ha perdido 35 por ciento de su valor en la BMV. Dado el descuento al que cotiza y sus perspectivas de crecimiento, el sondeo de analistas de Bloomberg ve un potencial de subida de 50 por ciento en la acción de la firma para los próximos 12 meses. ¿Muy apetitoso no?

Como usted sabe, un riesgo que enfrentó Walmart en los últimos días fue el relacionado con el emplazamiento a huelga por parte de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) para el 20 de marzo. Aunque solo 132 tiendas –5.4 por ciento del total en México– estaban expuestas al paro de labores, la amenaza no dejó de preocupar entre los inversionistas, dado que la firma nunca había presentado una contingencia similar.

La buena noticia es que desde el miércoles en la noche hubo arreglo, luego de que la CROC aceptara un alza salarial promedio de 5.5 por ciento, además de la entrega de un bono de productividad que dependerá de los resultados del grupo en 2019. Pese a todo ello, la acción del grupo cerró ayer con una pérdida de 2.5 por ciento en la BMV.

¿Pues qué pasó? Los expertos dicen que más allá del alza salarial, las nuevas prestaciones pactadas –incluido el aguinaldo de 30 días, caja de ahorro, seguro de vida, bono de productividad, y vales de despensa– elevaran los gastos de la firma que dirige Guilherme Loureiro y presionarán sus márgenes. Todo apunta que el arreglo no gustó a los inversionistas.

Quienes estarán de manteles largos este fin de semana son los del Consejo Regulador del Tequila (CRT), que preside Miguel Ángel Domínguez Morales, y las empresas fabricantes de la bebida. ¿Por qué? El sábado se festejará, por primera vez en México, ‘el Día Nacional de Tequila’.

Dicen que el objetivo es promover la bebida en el país, además que el CRT cumple en mayo próximo sus primeros 25 años de vida. En 2018, el volumen de ventas de tequila en México creció 15.6 por ciento respecto a 2017, mientras que los ingresos lo hicieron en 17.2 por ciento. ¡Salud!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.