De Jefes

Las nuevas alas del dueño de Wing's Army

Lo mejor para los negocios es diversificarse y esta empresa lo entendió. Ahora su nueva apuesta incluirá no solo pollo, sino también mariscos, salchichas y cerveza.

Estará de acuerdo en que la diversificación de mercados y negocios resulta clave para el crecimiento de toda organización o empresa a largo plazo. Esto es algo que tiene muy claro Franquicias MASO en Expansión, operador de las alitas Wing's Army.

Más allá de sus planes para llevar los restaurantes de alitas a Colombia, Costa Rica y Chile, la empresa que dirige Martín Santaella sumó dos nuevas franquicias a su negocio: Glücklich Cochi y Jacks Crab House, restaurantes de comida alemana y de mariscos, respectivamente.

Alberto Santaella Osuna, subdirector ejecutivo de Wing's Army, nos explicó que la apuesta por las dos nuevas franquicias viene de la mano de un concepto que experimentan en Mazatlán, Sinaloa. Se trata de una terraza que se complementa con los tres negocios.

Glücklich Cochi trae el concepto de la comida alemana, con la carne en hamburguesa y sus grandes hot dogs, acompañados de cerveza.

Por otra parte, Jacks Crab House ofrece un menú del mar –con mariscos y pescados–, acompañados de cervezas de todo el mundo.

Santaella relató que el concepto de terraza comprende un Beer Garden al estilo europeo. Aunque actualmente sólo operan una unidad en Mazatlán, a ésta se sumará otra en el transcurso del año en Culiacán. En función del desempeño en ingresos que muestren las dos terrazas, se pondrán en operación unidades en más estados e incluso, bajo la modalidad de 'combos verdes' con el resto de sus franquicias.

Desde luego, que Wing's Army se mantendrá como el negocio fuerte del grupo. En lo que va de este año se han vendido unas 20 franquicias y la expectativa es que al cierre de 2018 sumen unas 183 unidades en el país. Negocio de altos vuelos, pues.

El plan de desregulación de la SCT

Usted lo sabe, un factor que inhibe el desarrollo de las industrias en México son las llamadas barreras a la entrada. En el caso de las telecomunicaciones, nos dicen que la SCT ya tiene lista su propuesta para solucionar los obstáculos que les ponen autoridades de estados y municipios a los carries en el despliegue de infraestructura. Como parte de ello, Edgar Olvera, subsecretario de Comunicaciones de la dependencia, se reunirá hoy con el Consejo Estatal de Mejora Regulatoria del estado de Hidalgo, a fin de exponer el plan de la SCT para desregular los trámites de despliegue de antenas y fibra óptica, principalmente.

Dicen que la propuesta se construyó de la mano del sector y con el apoyo del gobierno estatal, por lo que esperan convencer a los municipios y llegar a un acuerdo para desregular trámites.

De lograrlo, en esa entidad aceptan, se estará sembrando la primera semilla con vistas a extender la desregulación a nivel nacional.

Negocio con ‘visión’

Como usted sabe, uno de los negocios que más ha proliferado en México es el relacionado con la salud visual. Por ello, Yolia Health, firma biomédica estadounidense con presencia en México, replicará con 100 millones de pesos su modelo de negocio mediante el entrenamiento y la certificación de oftalmólogos y optómetras para implementar en sus consultorios la tecnología "Visión Verdadera", que corrige la presbicia, sin cirugía.

"Estamos enfocados en la fase comercial que realizamos en nuestra clínica en la Ciudad de México y se expandirá con un modelo de negocio que consiste en entrenar y certificar a oftalmólogos y optómetras para que sean ellos quienes realicen este tratamiento en sus clínicas", dijo Alberto Osio H.P., CEO de Yolia Health. Fundada en 2004, en un inicio el grupo captó fondos por 25 millones de pesos y a la fecha suma 100 millones provenientes de capital privado estadounidense y de los programas del Conacyt. Hay apoyo a la innovación y la ciencia en el campo de la salud.

COLUMNAS ANTERIORES

Gold Resource busca reactivar mina en Oaxaca
Ingressio lanza su ‘checador’ de voz

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.