La expansión que cocina Torrado en Alsea
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La expansión que cocina Torrado en Alsea

COMPARTIR

···
menu-trigger

La expansión que cocina Torrado en Alsea

13/11/2018

El pasado viernes tuvo lugar el Alsea Day, uno de los eventos más importantes del mayor operador de restaurantes en América Latina y España. Aunque la empresa que preside Alberto Torrado está consciente de que 2019 será un año de transición –dado que se enfrentarán mayores precios de los energéticos, el incremento del salario mínimo y la crisis en Argentina–, para el siguiente año espera abrir de 280 a 300 tiendas (incluidas entre 220 y 230 corporativas).

A esto se sumaría la consolidación de las 776 unidades que prevé adquirir.

Este programa de expansión requerirá de inversiones de capital (Capex) de aproximadamente 5 mil millones de pesos –por arriba de los 4 mil previstos para 2018–, para lo cual deberá de incurrir en la contratación de deuda.

En el evento, los ejecutivos de la firma que opera Domino's Pizza y Chili's, no descartaron realizar en un futuro un aumento de capital en la BMV, lo que dependerá de las condiciones del mercado.

El crecimiento orgánico e inorgánico permitirán a la compañía incrementar en más de 30 por ciento sus ingresos totales –incluida un alza de un dígito medio en ventas a tiendas comparables–, y en 25 por ciento su flujo operativo (EBITDA) para 2019 respecto al presente año.

Pero más allá de su plan de expansión, el grupo buscará generar sinergias entre las operaciones de Starbucks que comprará en Europa –Francia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo–, y de Grupo Vips en España y Portugal.

De éste último, ejecutivos de Alsea revelaron que fue una operación de ensueño y cuyo ‘cocimiento’ llevaba más de cuatro años. Aunque irán por sinergias para mejorar su rentabilidad en Europa, este año esperan cerrar con un margen EBITDA mayor al 13 por ciento. En 2017 fue de 15.2 por ciento. Reto a la vista para Torrado.

En este espacio ya le hemos platicado de los planes de expansión de la multinacional Enel, empresa para la cual México se ha convertido en la piedra angular de su operación global.

En los primeros nueve meses de 2018, la firma que encabeza Francesco Starace reportó en su división de energías renovables un flujo operativo de 3 mil 328 millones de euros, 23 por ciento más que lo registrado en igual periodo del año pasado.

El CFO del grupo, Alberto De Paoli, detalló que 540 millones de euros de este aumento están relacionados con los nuevos parques eólicos que tienen en México, país donde crecen a doble dígito.

Por ello, Enel no solo trabaja para llevarse las subastas eléctricas programadas para diciembre, sino también los proyectos que quiere desarrollar la iniciativa privada para el autoconsumo. Mucha energía para la italiana en México.

Como usted sabe, pese a la incertidumbre por la renegociación del TLCAN, una actividad que nunca perdió su dinamismo fue la de la construcción de naves industriales en el país, particularmente en el corredor de Tepotzotlán, Estado de México.

Se trata de una zona que representa el 56 por ciento del inventario en desarrollo del mercado industrial de la CDMX. La accesibilidad a la autopista México-Querétaro y su condición como el submercado con la reserva de tierra más importante, han contribuido a su fortalecimiento.

“A lo largo de la Ciudad, los terrenos son escasos y algunos submercados han experimentado un alza significativa de precios en su reserva territorial”, nos explicó José Luis Rubí, manager market research de Cushman & Wakefield. Dicen que este corredor tiene una disponibilidad de solo 6.3 por ciento, mientras que el promedio total del mercado se ubica en 31 por ciento. ¿Algún terrenito en Tepotzotlán?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.