El desafío del CEO de Liverpool a la economía
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El desafío del CEO de Liverpool a la economía

COMPARTIR

···
menu-trigger

El desafío del CEO de Liverpool a la economía

18/02/2019

Usted es testigo de la desaceleración observada en la economía mexicana desde finales de 2018, y de cómo las corredurías y organismos financieros internacionales recortaron sus previsiones de crecimiento sobre la misma para 2019.

Uno de los ajustes que más ruido hizo fue el de Bank of America Merrill Lynch, al bajar su expectativa de avance para el PIB de 2 a 1 por ciento. El consumo –uno de los componentes más importantes de la economía mexicana–, perdió fuerza desde la segunda mitad del año pasado y ahora se espera que en 2019 crezca 1.7 por ciento, debajo del 2.1 por ciento que se estima avanzó en 2018.

Pese a este entorno, le contamos que Liverpool acelerará sus planes de crecimiento. Para el periodo 2019-2020, el grupo que dirige Graciano Francisco Guichard González busca realizar inversiones de capital de entre 11 mil y 12 mil millones de pesos, por encima de los 8 mil 592 millones del 2018.

¿De dónde saldrán los recursos? El presupuesto de 2019 sería financiado en más de un 85 por ciento con recursos propios, mientras que para el año siguiente ese porcentaje rondaría el 77 por ciento. Ahora bien, más que enfocar su expansión en el número de tiendas, la operadora de los formatos Liverpool y Suburbia apostará a la productividad de sus establecimientos. De hecho, el plan de este año considera la apertura de 3 unidades Liverpool –debajo de la 5 que inauguró en 2018–, además de 20 tiendas Suburbia (en línea con su guía de 20 a 30 por año de este formato).

La prioridad de la firma es mejorar la densidad de las ventas y mitigar la posible saturación de tiendas. No se trata de crecer por crecer, pues.

Habrá escuchado de varias empresas –incluidas Lala, Walmart, Genomma Lab y Bimbo–, que han visto afectadas sus operaciones en Nicaragua, por la crisis que enfrenta el país Centroamericano.

Incluso, la mexicana Deiman –creadora del sabor grosella–, incumplió sus objetivos de ventas de 2018 por la difícil situación de esa nación. “Sí crecimos, pero no alcanzamos la meta, en todos los países de Centroamérica habíamos presupuestado más envíos –exportaciones–, y luego en Nicaragua se suspendieron todas las ventas por el problema social”, nos dijo José Medina, CEO de Deiman.

En 2018 el volumen de ventas de la firma sumó 6 mil 500 toneladas, un alza del 12 por ciento, pero debajo del 20 por ciento que se habría fijado Deiman.

Deiman fabrica edulcorantes y saborizantes, los cuales se pueden encontrar en los productos de empresas como Lala, Alpura, y Coca-Cola FEMSA. Para acabarla de amolar, en México las ventas del grupo se redujeron en 2018 por entorno electoral.

A inicios de este año, le platicamos de cómo la fuerte volatilidad en los mercados financieros de México –por temas como la cancelación del NAIM, la propuesta para eliminar las comisiones bancarias y el cambio a la Ley Minera–, provocó que en último trimestre de 2018 el Volumen Promedio de Operación Diario (VPOD) en la BMV alcanzará un récord de 17 mil millones de pesos.

Sin embargo, las cifras del centro bursátil que dirige José-Oriol Bosch Par muestran que en enero el VPOD se estabilizó en alrededor de los 15 mil millones de pesos.

Además, todo indica que después de haber ganado mercado, la Bolsa Institucional de Valores bajó su penetración de 7.8 por ciento en diciembre a 5.1 por ciento en enero. Por otro lado, en el apartado del listado –principalmente de deuda–, las empresas empiezan a activar ofertas públicas tras un 2018 de sequía. Sin embargo, todo indica que seguirá débil ante el entorno de incertidumbre.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.