CIE, con poco para sonreír
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CIE, con poco para sonreír

COMPARTIR

···
menu-trigger

CIE, con poco para sonreír

01/06/2020

La incertidumbre actual y la duración del impacto en México derivado de la contingencia sanitaria por el coronavirus, mantienen en vilo a diversas empresas del sector de entretenimiento en vivo, entre ellas cuente particularmente a Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE).

La firma, que encabeza Alejandro Soberón Kuri, no sólo enfrenta la suspensión de operaciones desde abril y mayo, sino que se prevé que cuando regrese a operar enfrentará una disminución en el gasto discrecional de los consumidores y el temor de los espectadores de volver a participar en eventos y espectáculos masivos.

Lo anterior significa un problema para la compañía, ya que 80 por ciento de sus ingresos y del flujo operativo EBITDA provienen de los eventos masivos.

Por si lo anterior fuera poco, CIE recibió el pasado 5 de mayo una notificación por parte de Live Nation de la cancelación de la compra de 11 por ciento de las acciones de OCESA, que le dejarían a la empresa alrededor de 3 mil 629 millones de pesos, recursos que la compañía que comanda Soberón usaría para pagar la totalidad de su deuda.

Debido a todo lo anterior, el pasado 29 de mayo Fitch ratificó las calificaciones nacionales de largo y corto plazos de CIE, pero revisó la perspectiva a negativa desde estable.

“Fitch estima que el apalancamiento de CIE (Deuda Total a EBITDA Pre-IFRS16) podría incrementar a niveles cercanos a 3.0 veces (x) hacia finales de 2020, desde la expectativa previa de la agencia de que este indicador se mantuviera igual o por debajo de 1.5x. Una extensión de la suspensión de eventos masivos, así como una recesión más prolongada, podrían presionar las calificaciones de CIE hacia la baja”, sostuvo la calificadora.

Así que para la empresa no hay muchas razones para sonreír.

En la víspera de la reapertura gradual de actividades, la compañía mexicana Quarksoft anunció una tecnología con cámara térmica que permite un regreso seguro a las empresas.

La firma ofrece una solución de medición térmica para la detección de temperatura en tiempo real, que se puede instalar en los puntos de acceso a instalaciones.

La solución consta principalmente de una cámara térmica más un dispositivo denominado Blackbody, que pueden ser configurados para detectar temperaturas que se consideren potencialmente peligrosas, con un rango de precisión de ±0.3°C.

Los dispositivos tienen la capacidad para monitorear un flujo de hasta 80 personas por minuto. La solución ha sido utilizada en el mundo y en México ya es empleada en alcaldías de la zona metropolitana de Monterrey, así como en corporativos bancarios.

Los desafíos que ha traído la pandemia por Covid-19 se acumulan para empresas productoras de alimentos y bebidas, que, además de conseguir flujo de efectivo para mantener los salarios, enfrentan la escasez de algunos insumos y buscar sustitutos para continuar abasteciendo a sus clientes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), reconoció esta dificultad y por ello flexibilizó sus reglas de etiquetado para que los productores, sobre todo las pequeñas y medianas empresas que no cuentan con acceso a proveedores internacionales, puedan modificar sus recetas y no salir del mercado durante este periodo crítico.

A contrapelo, en México la Secretaría de Economía, de Graciela Márquez, no contempla ningún cambio a las nuevas reglas de etiquetado que se prevé impacten a 86 por ciento de pequeñas empresas en este sector que cuentan con 10 empleados o menos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.