Opinión De Jefes

Calavo quiere exportar aguacate mexicano a Europa y Asia

Están enfocados en lograr una mayor utilización de la empacadora de Jalisco para vender en el mercado europeo y en la de Michoacán, para Asia.

La firma agrícola estadounidense Calavo Growers considera dedicar parte de su capacidad productiva en México para exportar aguacates a Europa y Asia, ante la mayor popularidad de este producto en el mundo.

"Con la creciente popularidad de los aguacates que impulsa un crecimiento de dos dígitos en nuestras ventas internacionales, en respuesta, estamos enfocados en lograr una mayor utilización de nuestra empacadora de Jalisco vendiendo en el mercado europeo y de nuestra planta de Michoacán vendiendo en Asia", dijo Jim Gibson, director general de la empresa.

Mientras que Kevin Manion, director financiero de Calavo, dijo que a pesar de la pandemia por coronavirus, la demanda de aguacate en Estados Unidos sigue creciendo, por lo que estima Calavo Growers que se incrementará el envío de estos productos desde México.

"Estamos viendo que la cosecha de México es muy fuerte. Mientras miramos hacia adentro, y lo hemos visto anualmente, estimamos entre 8 y 10 por ciento probablemente hasta 20 por ciento en crecimiento", agregó.

Aceptó que el cierre de restaurantes y hoteles por la pandemia elevó la oferta en el mercado de Estados Unidos afectando el precio del producto, sin embargo, afirmó que la demanda crece a un nivel importante que logra compensar esta situación.

¡Nos están extinguiendo!

Esta fue la advertencia que hicieron ayer representantes del sector restaurantero a la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo y al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, para que se reconsidere la reapertura de estos negocios, ya que –aseguran– han cerrado 13 mil 500 establecimiento en la Zona Metropolitana del Valle de México.

A través de un desplegado publicado en varios medios de comunicación, anticiparon que hasta el momento se han perdido más 50 mil empleos directos en el sector.

Aseguraron que, a diferencia del primer cierre temporal de actividades en mayo de 2020, en esta ocasión los restaurantes ya acabaron con sus ahorros, además de que los periodos de gracia con sus acreedores se han terminado, por lo que se encuentran con el 'agua al cuello'.

"No hemos recibido apoyos de ningún tipo. Mientras en todo el mundo se han dado prórrogas para el pago de impuestos y servicios, apoyo para negociar con proveedores e incluso subsidios al desempleo, aquí no hay nada", lamentaron.

El desplegado fue firmado por representantes de Los Arcos, El Bajío, Fogo de Chao, El Diez, Mr. Sushi y Fisher's, entre más de 400 negocios.

Churrerías El Moro ‘juega el pollo’

Como evocación a su infancia y visión de ingresar al mundo de las franquicias, la churrería El Moro, que dirige Santiago Irirarte, tienen un nuevo negocio: Pollos Poncho.

Pollos Poncho abrió su primera unidad en la Condesa, en la Ciudad de México.

Su origen se remonta a una bodega de las oficinas operativas a la que quisieron darle un uso y se les ocurrió que este podría ser poner un negocio de pollos rostizados.

"Una vez a la semana mínimo mi mamá nos compraba pollo rostizado y me encantaba ese momento de todos sentados a la mesa, y es algo muy sencillo que te puede comprar una persona que se dedica a la construcción o un directivo general de cualquier empresa", relató Iriarte.

Adelantó que el Pollo Poncho también será un modelo de franquicia, por lo que ya alistan una segunda locación que abrirá en febrero en la Roma, además de expandirse con el modelo de dark kitchens.

Por el momento Pollos Poncho ya tienen pedidos de franquicia en Tulum, Guadalajara y hasta California.

COLUMNAS ANTERIORES

Incertidumbre sobre megafactory de Tesla en NL
Volkswagen producirá nueva generación de Jetta en Puebla

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.