De Jefes

El 38% de las ‘fintech’ se rezaga en ciberseguridad

De las 773 empresas de tecnología financiera que operan en el país, únicamente 62% cuenta con un sistema robusto y actualizado para hacer frente a las ciberamenazas.

México es el segundo mercado más grande en América Latina en empresas de tecnología financiera, sin embargo, su liderazgo podría verse opacado debido a que 38 por ciento de las fintech carece de una estrategia robusta en materia de ciberseguridad, alertó IQSEC.

“El aumento de los riesgos cibernéticos, en frecuencia y sofisticación, hace indispensable que las empresas de tecnología financiera tengan un aliado en ciberseguridad para reducir las incidencias de ataques en ese sector, ya que cada año una de cada cinco fintech es víctima de un ciberataque”, detalló Manuel Moreno Liy, director de Ventas de Seguridad en IQSEC.

De acuerdo con el informe Finnovista Fintech Radar México 2024, elaborado por Visa, al cierre de 2023 operaban 773 fintech en el país, cifra que representó un aumento de 18.9 por ciento con respecto a las 650 identificadas en 2022.

Sin embargo, el informe de Visa reveló que de las 773 empresas de tecnología financiera que operan en el país, únicamente un 62 por ciento cuenta con un sistema robusto y actualizado para hacer frente a las ciberamenazas.

“La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera tiene alrededor de 80 requisitos de ciberseguridad que cada organización debe cumplir para proteger a sus consumidores y mantener la estabilidad financiera, sin embargo, no todas las empresas cumplen con todos los requisitos de ciberseguridad”, agregó el directivo de IQSEC.

El problema de no cumplir con los requisitos, añade el experto, es que las fintech se vuelven más vulnerables a las amenazas cibernéticas más comunes, que de acuerdo con el Banco de México, en 2023 fueron el secuestro de datos (ransomware), venta de información de tarjetas bancarias (card seller) y los ataques de phishing.

Luuna alcanza las 100 sucursales

Luuna, la marca mexicana de colchones, inauguró su tienda número 100 en Parque Toreo, en el Estado de México, en el marco de su octavo aniversario. Además, en octubre pasado, Luuna inauguró su primera fábrica como parte de una inversión de 25 millones de dólares que le permitirá incrementar su producción. Nos cuentan que esta inyección de capital permitirá que la compañía produzca de 150 mil a un millón de colchones anuales.

Con la apertura de su nueva tienda ya tiene presencia en 30 entidades del país, con lo que cuenta ya con más de 300 puntos de venta, debido a que sus productos también se venden en otras cadenas comerciales.

Desde sus inicios, la marca fundada por Carlos D. Salinas, Guillermo Villegas, William Kasstan y Laurén Maire desarrolló un colchón mexicano que combinaba tecnología memory foam y otras espumas de alta calidad, con lo que rompió con los modelos tradicionales y estandarizados del mercado. Por lo pronto, nos adelantan que este año la empresa busca cerrar con 130 tiendas.

J. García López suma pantallas digitales interactivas

La funeraria J. García López incorporará pantallas digitales interactivas en sus sucursales Casa Pedregal y Casa Prim, en la Ciudad de México, lo que permitirá a las familias y sus acompañantes acceder a información sobre los servicios adicionales ofrecidos por la empresa. La implementación de estas herramientas busca personalizar cada homenaje póstumo, proporcionando contenidos y facilitando la toma de decisiones durante momentos difíciles. Manuel Ramírez, director general de J. García López, explicó que esta iniciativa fortalece el vínculo con las necesidades de las familias al agilizar el tiempo de atención y ofrecer un respaldo desde el primer contacto. Esta integración de tecnología busca superar los estándares de calidad en sus 11 agencias del área metropolitana.

COLUMNAS ANTERIORES

Desembolsará Be Grand 2 mil 500 mdp en Guadalajara
Embotelladora se beneficia del ‘desinfle’ del peso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.