De Jefes

Tramo carretero en disputa

Desde la expropiación del tramo Viaducto La Venta–Punta Diamante en abril pasado, no se ha brindado transparencia sobre el manejo de los recursos derivados del cobro de peaje.

Después de la destrucción causada por Otis, las estimaciones para la reconstrucción de Acapulco y las costas de Guerrero varían entre los 61 mil 313 millones de pesos anunciados por Hacienda y los hasta 300 mil millones de pesos calculados por la Coparmex. Ante esta compleja tarea, la gobernadora Evelyn Salgado informó que las casetas de la Autopista del Sol hacia Acapulco continuarán sin cobrar para respaldar la recuperación del puerto.

Sin embargo, desde la expropiación del tramo Viaducto La Venta–Punta Diamante en abril pasado, no se ha brindado transparencia sobre el manejo de los recursos derivados del cobro de peaje. Fibra Orión, el fideicomiso mexicano especializado en proyectos de energía e infraestructura dirigido por Rodolfo Campos, es la concesionaria afectada por esta expropiación que considera ilegal, ya que gestionaba dicho tramo durante 30 años, con una concesión vigente por 10 años más. Tras la expropiación, Orión ha emprendido acciones legales, argumentando que el gobierno no podía tomar el control del tramo sin un derecho de audiencia o una indemnización, que según expertos podría ascender a millones de pesos.

Hasta la fecha, el gobierno estatal no ha reportado públicamente los ingresos por derechos de peaje. La última cifra disponible, en mayo, un mes después de la expropiación, fue de 13.5 millones de pesos, incluyendo IVA, lo que representa una caída del 35% en comparación con los ingresos reportados por Orión antes de la expropiación.

Acapulco requerirá ayuda en los próximos meses y años. El gobierno enfrenta la decisión de mantener el control del tramo en disputa y asumir el pago de la indemnización o actuar dentro del marco legal y devolver el tramo al concesionario. Orión tiene 500 millones de pesos listos para restaurar la autopista después del paso de Otis. La respuesta a esta decisión aparenta ser clara; ¿qué camino tomará el gobierno?

Comunal apuesta por México

La compañía latinoamericana de oficinas flexibles Comunal planea duplicar su presencia en México para aumentar de 25 por ciento a 50 por ciento la participación del país en su negocio internacional de oficinas de coworking, señaló Ramón García Quintana, country head de Comunal.

En entrevista con El Financiero, el directivo relató que recientemente la firma abrió en Polanco su tercer centro de oficinas flexibles localizadas en Distrito Polanco, un proyecto con el cual suman tres ubicaciones a nivel México y 17 junto a Perú, su país de origen.

“Ciudad de México hoy representa en términos de metros cuadrados para Comunal un aproximado del 25 por ciento del inventario total. Eventualmente somos una empresa pensada para ser una plataforma regional, hoy tenemos todavía mucho mercado que capturar en México, así que hoy la expansión está enfocada de forma importante en México”, dijo.

Destacó que con el nearshoring y el trabajo híbrido, han podido consolidar su presencia en los tres corredores más importantes de la capital: Reforma, Insurgentes y Polanco. Agregó que en promedio sus edificios, que rondan entre los mil 500 y 3 mil metros cuadrados, detonaron inversiones en promedio de entre 1.5 y 2.5 millones de dólares.

“Estamos sintiendo los efectos del nearshoring en el sector de oficinas, hay muchas empresas extranjeras que están llegando al país y están buscando opciones de oficina, con una elevada preferencia de oficinas flexibles”, dijo, por lo que realizan actividades de promoción y además analizan expandir la marca a otras ciudades en los próximos años.

Sector eléctrico demanda inversiones

En un foro especializado del sector eléctrico, Abraham Zamora, presidente de la Asociación Mexicana de Energía (AME), destacó la imperiosa necesidad de canalizar al menos 8 mil millones de dólares anuales en inversiones para fortalecer el sector eléctrico en México. Ante la limitación de recursos financieros gubernamentales, Zamora abogó por un esquema de inversión público-privado que no solo incremente la capacidad de generación, sino que también libere fondos cruciales para consolidar la Comisión Federal de Electricidad mediante el desarrollo de nueva infraestructura de transmisión y distribución.

El presidente de la AME hizo hincapié en la importancia de impulsar una política pública energética que facilite la concreción de estas inversiones, al mismo tiempo que capitalice los beneficios del nearshoring. Zamora subrayó la necesidad de que México cuente con un sistema eléctrico limpio, confiable y accesible para hacer frente a la creciente demanda energética, que supera las estimaciones de la Secretaría de Energía, especialmente en el contexto de la llegada de nuevas inversiones al país.

COLUMNAS ANTERIORES

Franquicias promueven inversión
Omnilife invertirá 20 mdd en planta en EU

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.