Futbolistas, más que un entrenador...
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Futbolistas, más que un entrenador...

COMPARTIR

···
menu-trigger

Futbolistas, más que un entrenador...

11/12/2018

¿Qué es lo que busca con tanta vehemencia el futbol mexicano? Nada ni nadie tiene una varita mágica capaz de darle a la Selección un pasaje directo al siguiente nivel competitivo. Lo que se necesita hoy más que nunca es trabajo, disciplina y un proyecto, una base sobre la cual dirigir los esfuerzos. Y en el camino, sí, un entrenador que, basado en el futbol moderno -por llamarle de alguna forma- nos ponga en camino al desarrollo añorado. Un nombre no resuelve nada. Puede ser Guardiola, Mourinho o El Tata Martino. La realidad es que este futbol necesita un plan que aliente a la parte más trascendental del juego: el futbolista.

Seguimos equivocándonos en el futbol mexicano. Buscamos un mago, un hechicero, un “todopoderoso” que sea capaz de cambiar la escena y el nivel de una Selección cuando lo que necesitamos es un proyecto sólido y sustentable.

Los entrenadores podrían ser la parte más sobrevalorada de este juego llamado futbol. Son los futbolistas los que pueden transformar el juego y llevarlo a los niveles soñados. En lugar de pensar o apostar por un nombre, hay que encontrar una estrategia para llegar al 2022 o al 2026 con la mejor camada posible de jugadores. Sólo eso nos dará la esperanza de lograr el paso de calidad que tanto anhelan los aficionados mexicanos.

Porque, aunque el elegido -que no lo será jamás, claro- sea Martino, Guardiola, Mourinho, Ancelotti o Zidane, si no cuenta con la materia prima, difícilmente alcanzará los objetivos. Necesitamos más y mejores futbolistas. ¿Qué estamos haciendo para lograrlo?

El argentino, El Tata, ¿es el hombre indicado? Yo creo que más allá de la oposición que siempre encontrará un foráneo por parte de los entrenadores y ex entrenadores mexicanos, un personaje que ha dirigido en un Mundial (a Paraguay), que condujo a Argentina a dos finales de Copa América (ambas las perdió ante Chile) y, sobre todo, que alcanzó el nivel como técnico para sentarse en la banca del Barcelona, está fuera de cualquier duda. Martino tiene en este momento al Atlanta United como el mejor equipo de la MLS. Es un hombre trabajador, educado y decente. No veo un motivo de fuerza que le impida trabajar con México.

Pero ni Martino ni nadie tiene una varita mágica que le dé al futbol mexicano el añorado pasaje al siguiente nivel competitivo. Eso sólo se logra trabajando con orden, disciplina, sobre un proyecto sólido y pensando siempre en que el futbolista es lo más importante del juego.

Sigamos esperando a un entrenador que no existe, a un tipo que por arte de magia sea capaz de transformar a una Selección. Eso sólo existe en nuestros sueños más profundos y en nuestra ignorancia más patente.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.