Chivas y una obsesión llamada liguilla...
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Chivas y una obsesión llamada liguilla...

COMPARTIR

···

Chivas y una obsesión llamada liguilla...

05/09/2019

Volver a ella, ser parte de los ocho mejores, codearse entre los 'ricos y poderosos' de la Liga MX parece ser la única meta que tiene el equipo de Tomás Boy. Casi a la mitad del certamen, el entrenador del Guadalajara para y hace una retrospectiva de lo que tienen y hasta de lo que nunca tendrán. El equipo no alcanza su potencial, es irregular, pierde puntos por desconcentraciones y parece corto en comparación a la calidad y profundidad de los planteles de sus rivales. A pesar de ello, Boy ve a Chivas en la liguilla y peleando por el campeonato, casi como una necesidad impetuosa, una obsesión...

Boy está muy consciente de lo que tiene y hasta de lo que no tiene su Chivas. También entiende que su meta principal y quizá única radica en meter al mítico club a la lucha por una liguilla. Es casi una obsesión y una obligación que tiene este club. A partir de ahí, se podría dilucidar su propio futuro y el de sus futbolistas.

“La liguilla, es ahí donde debe estar este equipo”, afirma el veterano entrenador con severidad. “Estamos tratando de buscar una condición de juego apropiada para poder competir por ello. Estamos solo tres puntos por debajo del presupuesto”.

Casi a la mitad del campeonato y cuando Chivas ha coleccionado 8 de 21 puntos posibles (una producción por debajo del 40 por ciento de efectividad), Boy intenta defender, aunque sea lo poco que su equipo ha avanzado con respecto a la crisis que le ha aquejado y que le ha provocado ausentarse de la batalla por el título en las últimas cuatro temporadas. Tomás defiende a su plantel, anuncia una competencia por la titularidad de la portería entre Antonio Rodríguez y Raúl Gudiño. Justifica las desconcentraciones defensivas a la irregular pretemporada de Alanís y Briseño. Dice que la 'Chofis' le ha sorprendido. Quiere que Brizuela ofrezca más soluciones. Defiende la escasa productividad de Oribe Peralta, insinúa que Alexis Vega va mejor como revulsivo desde la banca y asegura que Alan Pulido es uno de los mejores en su posición dentro del futbol mexicano. Boy dice que, si alcanzan su potencial, tendrán la ocasión de pelear por el campeonato del Apertura 2019.

Pero las cuentas y el panorama parecen complicados para Chivas. Si damos por un hecho que Tigres, América, Rayados, Cruz Azul y León estarán en la liguilla. Que Santos y Querétaro han hecho una buena primera parte del torneo, que Pachuca tiene plantel para competir arriba y que Tijuana y Pumas levantan la mano ante la pobre campaña del Toluca, el regreso de Chivas a la liguilla luce poco probable. Boy confía en que la segunda parte del calendario será más bondadosa para ellos.

A pesar de su lejanía en cuanto a puntos y sobre todo en cuanto a un nivel futbolístico que le permita competir con los mejores, en Chivas parecen contentos con Tomás Boy. La seguridad y la confianza que se desprende de la personalidad del entrenador tiene a la mayor parte de los actores, incluyendo al dueño, Amaury Vergara, convencidos de que van y están por encontrar el camino adecuado.

Para Chivas la liguilla se ha transformado en toda una obsesión. Volver a ella, ser parte de los ocho mejores clubes del torneo, pelear tú a tú con los ricos y poderosos América, Tigres, Rayados y Cruz Azul, significa tanto como revalidar sus votos como el club histórico y de abolengo que es. La meta es clara. Aunque falten muchas cosas, Chivas sabe dónde tiene que estar y también reconoce que debe mejorar muchísimo para alcanzar el objetivo.

Tomás Boy sigue aquí, en Verde Valle, riéndose de sus detractores, del ya clásico ‘Fuera Boy’ y de todo lo que el entorno que un club como Chivas genera e inventa. La liguilla es, casi, una obsesión...

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.