¿Hacia la 2ª convención hacendaria?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Hacia la 2ª convención hacendaria?

COMPARTIR

···

¿Hacia la 2ª convención hacendaria?

23/11/2018

A Olguita por un año más…

Hace 14 años se realizó la primera Convención Nacional de las Haciendas Públicas en Querétaro, convocada por las autoridades fiscales federales y estatales, con el fin de revisar los temas fundamentales que en ese momento preocupaban a las haciendas públicas estatales, municipales y federales. Hoy se inicia un Foro de Legisladores en Materia Hacendaria en el marco de una revisión rumbo a una Convención Hacendaria, con la participación de diputados federales y estatales.

Los antecedentes de la coordinación fiscal entre los órdenes federal y estatal son las Convenciones Naciones Fiscales de 1925, 1933 y 1947, y la primera Convención Hacendaria, en 2004.

Después de un largo proceso de concertación, a partir de una iniciativa de la Conago y la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, se lanzó la convocatoria en octubre de 2003 y en marzo del siguiente año dio inicio en Querétaro, con presencia de autoridades estatales, municipales y federales, de diputados, senadores, presidentes municipales y el Presidente de la República. El Poder Legislativo tuvo voz, pero no voto, por decisión de ellos mismos, en virtud de que muchos de los acuerdos tendrían que llegar al Congresos por la decisión final. Fueron más de 300 acuerdos por consenso.

Fueron siete mesas de trabajo: Gasto Público, Ingresos, Deuda Pública, Modernización y Simplificación Administrativa, Colaboración y Coordinación Intergubernamental, Transparencia y Fiscalización y la de Patrimonio Público.

Los avances derivados en materia de transparencia y rendición de cuentas, tuvieron su origen en las conclusiones de la CNH. Las resoluciones que merecían trato legislativo, no prosperaron.

Sin embargo, ya pasaron 14 años

La Segunda Convención Hacendaria debe realizarse pronto, de ahí la importancia de la Convocaría de las Comisiones de Presupuesto Cuenta Pública, así como la de Hacienda, que han convocado al Foro de Legisladores en Materia Hacendaria en la Cámara de Diputados, con el fin de cumplir con la primera etapa de la Convención Hacendaria de los mismos. Buena iniciativa de las Comisiones mencionadas.

Un tema central es la dependencia de las transferencias condicionadas, esto es aportaciones, subsidios y convenios, ya que las no condicionadas –esto es, las participaciones–, son recursos propios de los estados. Sin embargo, después del 2009, se quedaron rezagadas por la crisis financiera y posteriormente por la caída en el precio del petróleo, lo que se compenso con deuda pública.

Es necesario revisar la distribución de competencias, regresando responsabilidades a las entidades federativas, siempre y cuando asuman su responsabilidad recaudatoria. No se trata de crear nuevos impuestos, se trata de cobrarlos mejor y evitar la evasión fiscal.

Quienes cuestionamos el centralismo tributario no podemos insistir si a la hora de las responsabilidades, algunos gobiernos estatales no responden, como es el caso de la tenencia o del predial, en el caso municipal.

Decía Servando Teresa de Mier que es normal “ser federal en el discurso, pero centralista en la realidad”, lo que ha pasado con nuestro sistema hacendario. La pereza fiscal limita la recaudación estatal y local, pero es claro que la gestión de recursos es limitada porque significa discrecionalidad.

En algunas entidades federativas se les esquilman los recursos de participaciones a los municipios, violando la Ley de Coordinación Fiscal, lo cual implica responsabilidades a la hora de fiscalizar.

Por ello la importancia de una nueva Convención de las Haciendas Públicas, que revise las responsabilidades de gasto, a la par de la distribución de facultades impositivas, la política de austeridad y el presupuesto basado en resultados.

Por ello, este Foro de Legisladores en Materia Hacendaria puede ser el principio de la nueva Convención.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.