Y la Función Pública, ¿ni enterada?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Y la Función Pública, ¿ni enterada?

COMPARTIR

···

Y la Función Pública, ¿ni enterada?

06/11/2019
Actualización 06/11/2019 - 10:22
Darío Celis
La Cuarta Transformación

En el sexenio de Enrique Peña Nieto la transparencia y rendición de cuentas del gobierno federal se delegó prácticamente a un grupo de auditores liderados por exfuncionarios salinistas.

Estos ex servidores públicos que tuvieron auge en la administración 1988-1994 ahora están incrustados en la estructura de la 4T, en posiciones clave para conservar el mencionado control.

La firma y personaje centrales en esta red de auditores lleva el nombre de Vázquez Nava Consultores y Abogados SC, liderada por la exsecretaria de la Contraloría General de la Federación salinista.

Un mes después de que culminara su encargo, María Elena Vázquez Nava fundó, en enero de 1995, la consultora especializada en la elaboración de Libros Blancos de la Administración Pública.

Esta es la misma que en el sexenio pasado recibió 22 contratos vinculados a la elaboración de Informes de Cuenta Pública y Libros Blancos, por un monto cercano a los 136 millones de pesos.

Su despacho ejecutó de manera abierta 19 por ciento del total de los ejercicios de rendición de cuentas en la última administración priista, por los que obtuvo 33 por ciento de los recursos asignados a esta área.

Según el reporte de auditoría al Grupo Funcional Gobierno que circula en la Auditoría Superior de la Federación (ASF), tan solo tres de los 22 contratos asignados a la consultora se licitaron.

La mayoría se asignó directamente o por invitación, de ahí que los muchachos de David Colmenares tengan claro que en los actos de transparencia del pasado gobierno hay indicios de corrupción.

En el recuento general, por ejemplo, se tiene que de 117 contratos asignados directamente a casas auditoras, 47 por ciento se concentraron en seis prestadores de servicios.

El bufete Vázquez Nava fue de esos que, en conjunto, concentraron durante la pasada administración peñista 68 por ciento de los 407 millones de pesos ejercidos en ese rubro.

Pero en plena era de la 4T el panorama no cambió gran cosa: AMLO y sus entripados contra el neoliberalismo no evitaron los goles que le metieron a su secretaria de la Función Pública.

Dos alfiles de la susodicha firma de la excontralora salinista tienen posiciones estratégicas y una ascendencia importante sobre Irma Eréndira Sandoval.

Son los subsecretarios de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas, Tania de la Paz Pérez Farca; y de Control y Auditoría de la Gestión Pública, Roberto Salcedo Aquino.

Según sus currículums, la primera fue asociada senior en Vázquez Nava y Consultores, en donde participó en la asesoría de proyectos en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Ilustraciones de Nelly Vega

Por su parte el segundo tiene también abiertos vínculos con el bufete de asesoría, pues es padre de uno de los socios actuales de la firma, Armando Salcedo Cisneros.

Para cerrar el círculo, Vázquez Nava logró colocar a su propio hijo, Alfredo Valdez Vázquez, en la dirección jurídica de la Secretaría del Medio Ambiente, la que lleva Víctor Toledo.

Hablamos de la oficina por la que pasarán los avales a multimillonarios negocios derivados de los proyectos estratégicos en materia de infraestructura de este nuevo régimen.

A PROPÓSITO DE infraestructura, ayer en su conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó la atención a quienes trabajan en el programa que debería anunciarse este mes. Dado que parecería que ya cayó en un impasse tras la toma de liderazgo que asumió Arturo Herrera, desplazando a Alfonso Romo, no descarte que como en el caso de los ductos que Manuel Bartlett lejos de destrabar obstaculizaba, el presidente se meta directamente a arrear a sus colaboradores. De hecho, en una reunión que la semana pasada el tabasqueño tuvo con Carlos Salazar Antonio del Valle Perochena, preguntó qué tanto habían avanzado en el programa de infraestructura, los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios no fueron muy optimistas. Así que Herrera deberá apretar a su pupilo, Jorge Nuño, el titular de la Unidad de Inversiones, sobre quien recae la responsabilidad de empaquetar y diseñar los modelos financieros de los primeros 116 proyectos.

YA QUE HABLÁBAMOS de David Colmenares y sus sabuesos, parece que los de la ASF erraron el tiro en su auditoría de los trabajos de rehabilitación de la refinería de Cadereyta el sexenio pasado. Acusan daños al erario en los trabajos de mejoras y puesta en operación de su planta catalítica número 2. Argumentan que los contratistas Costructora Hostoipaquillo, Grupo Olram y Constructores y Proveedores Siglo XXI incumplieron en la planeación y programación de los trabajos. Vale la pena señalar que ese contrato se ganó en el sexenio de Enrique Peña y que Pemex, entonces capitaneado por José Antonio González Anaya, lo dejó a la deriva y abandonado porque retiraron el presupuesto y se descartó seguir invirtiendo en las refinerías. Con la llegada de la 4T, la Secretaría de Energía de Rocío Nahle le inyectó capital fresco y se encargaron obras adicionales. La planta ya está lista para operar y el contrato está en proceso de regularización.

YA SON SEIS grupos los que en este momento se encuentran realizando visitas de inspección a plantas del Grupo Acerero del Norte, concretamente evaluando las instalaciones de Altos Hornos de México, su principal subsidiaria. Son compañías que han manifestado interés en asociarse o comprar la compañía que desde el exilio controla Alonso Ancira. Una es la china Baosteel que encabeza Xu Lejiang, la mexicana Villacero de Julio Villarreal, la india Arcelor Mittal de Lakshmi Mittal, la bresileña CSN que preside Benjamín Steinbruch, la italoargentina Ternium de Paolo Rocca y la rusa Severstal que comanda Alexander Shevelev.

AYER, CARLOS BERDEGUÉ Sacristán recibió el Premio a la Excelencia Turística en su edición 30. Lo entregó la Fundación Miguel Alemán. Se trata del presidente del Grupo El Cid Mega Resort, negocio que fundó en 1972 Julio Berdegué Aznar en Mazatlán, Sinaloa. Ese año arrancó El Cid Golf & Country Club, hoy día el campo de golf de campeonato de 27 hoyos y un Country Club completo. En 1974 abrió su primer hotel y durante los siguientes 23 años construyeron tres más. En 2001 inició El Cid La Ceiba en Cozumel y en 2006 inauguraron el Hotel Marina El Cid Spa & Beach Resort en Puerto Morelos, en la Riviera Maya.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.