T-MEC como moneda de cambio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

T-MEC como moneda de cambio

COMPARTIR

···

T-MEC como moneda de cambio

08/04/2019
Actualización 08/04/2019 - 8:51

El régimen de la 4T que capitanea Andrés Manuel López Obrador corre contrarreloj: antes de septiembre debe mostrar en los hechos colaboración con el gobierno de Donald Trump.

Si la Casa Blanca no observa en las próximas semanas avances sustanciales en cuatro temas torales, que México se olvide de la ratificación del nuevo Tratado Comercial (T-MEC).

El equipo del tabasqueño está nervioso con el futuro del acuerdo comercial, que ahora los demócratas, con mayoría en el Congreso, quieren reabrir en los temas laboral, medio ambiente y farmacéutico.

El primer asunto que molesta a nuestros vecinos es la apatía mostrada por el gobierno para contener la creciente migración. El año pasado ingresaron poco más de 300 mil personas.

En los últimos meses la migración ha crecido 580 por ciento, básicamente de hondureños, salvadoreños y venezolanos. Pero también asiáticos, árabes y africanos, algunos vinculados a grupos terroristas.

Un segundo tema es la actitud timorata de AMLO y sus secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y Gobernación, Olga Sánchez, con respecto al régimen de Nicolás Maduro.

Un tercero, la poca eficiencia mostrada por la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de Alfonso Durazo para contrarrestar la inseguridad y el trasiego de drogas.

Y finalmente el incumplimiento de compromisos firmados en el T-MEC, especialmente la reforma a la Ley Federal del Trabajo en lo tocante a promover democracia y transparencia en los sindicatos.

Ilustraciones de Nelly Vega

El gobierno de la 4T tiene que hacer la tarea en esos cuatro principales rubros. Lo que se vuelve más difícil es la pérdida de la interlocución con el primer círculo del equipo de Trump.

Los resultados deben empezar a verse pronto, mucho antes del mes de septiembre, que es cuando inicia la carrera de Trump para lograr la reelección.

No quiere perder fuerza en su base electoral, la misma a la que prometió cancelar el TLCAN. De ahí que tres años después, pueda tirar del gatillo.

AYER EN ACAPULCO arrancó el Tianguis Turístico. El primero en la era de la 4T. Interesante reconfiguración de cuadros. A Pablo Azcárraga, el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), ni siquiera lo invitaron. Miguel Torruco Andrés Manuel López Obrador llegaron con sus nuevas estrellas: Daniel Chávez de Grupo Vidanta y Juan Antonio Hernández de Mundo Imperial. El orador fue Luis Barrios. El dueño de City Express habló en su calidad de presidente de la Asociación de Cadenas Hoteleras. Le decía hace unas semanas que Torruco lo está empujando para que sea el relevo de Azcárraga en el CNET. Otros que no podían faltar eran Carlos Slim DomitMiguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani. Atrás, más replegados, Alejandro Zozaya de AM Resorts, Braulio Arsuaga de Hoteles Presidente, Ernesto Coppel Kelly de Pueblo Bonito y Carlos Berdegué de El Cid Mega.

EL VIERNES LE adelantaba los nombres de los nuevos actores que se suman al proceso de venta de Fox Sports en México y Brasil. El agente financiero es ING Bank, que comanda Ralph Hamers, y el ejecutivo que tendrá a su cargo la unidad de negocios que operará independiente en los próximos seis a doce meses es Ben Pyne. Se trata de un veterano de Disney que salió de esa corporación que capitanea Bob Iger hace más de un año. Cálculos muy someros refieren que toda esta división podría alcanzar un valor cercano a los 300 millones de dólares. Un grupo que no debe descartar para nada es América Móvil, el conglomerado de Carlos Slim, y que maneja Daniel Hajj. Le hace todo sentido.

PEMEX, QUE DIRIGE Octavio Romero, apeló y logró que el Octavo Tribunal Colegiado de la CDMX admitiera un amparo contra la sentencia de primera instancia que hace tres semanas el juez Alejandro Dzib emitió, en la que le ordenaba cumplir los contratos a Oro Negro, de Gonzalo Gil José Antonio Cañedo White. Nos referimos a las plataformas autoelevables Decus, Primus, Fortius y Laurus, que les canceló José Antonio González Anaya. Este revés le podría costar a la petrolera unos 800 millones de dólares.

PUES CON LA novedad de que el aeropuerto de la CDMX ordenó al MRO de Mexicana devolver la base de mantenimiento. El contrato de arrendamiento concluyó el 31 de marzo pasado y el organismo a cargo de Miguel Peláez ya solicitó la desocupación y entrega de ese recinto de 213 mil 778 metros cuadrados. Con ello se deja en la indefensión a una plantilla de mil 500 empleados y a ocho mil extrabajadores de la aerolínea que dirigió Manuel Borja que esperaban recuperar algo de su patrimonio con la venta de esas instalaciones.

EL VIERNES, 13 constructoras entregaron ofertas para rehabilitar la plataforma Tango India del aeropuerto CDMX. La más baja fue la de Javac Construcciones con 52 millones 689 mil pesos y la más alta de Gami Ingeniería, de Manuel Muñozcano, con 70 millones 812 mil pesos. Al final no entraron ICA de Guadalupe Phillips, Epccor de Juan Diego Gutiérrez Cortina y Mota-Engil que preside José Miguel. En cambio sí entraron Tradeco de Federico Martínez, Prodemex de Olegario Vázquez Aldir y Jaguar de Moisés Zecua, entre otros.

BIRMEX, DE CARLOS Rello, adjudicó su primer contrato en el gobierno de la 4T. Se trata de la distribución, recepción, resguardo, transportación y entrega de biológicos y medicamentos a nivel nacional. Es un negocio de unos 20 millones de pesos que implica 360 viajes por todo el país empleando 15 camiones pesados con red fría. Participaron Autotransportes Ruiz, Silodisa, Marzam y Refrigerados Cova. La ganadora fue la última, pero nos dicen que Marzam, de José Alberto Peña, está ofreciendo que la subcontraten.

JUAN PABLO GRAF es el titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro en la Secretaría de Hacienda. No lo pierda de vista. Es el funcionario de la 4T que trae la relación fuerte con los bancos. Nadie, ni siquiera el subsecretario Arturo Herrera, los conoce y lo conocen bien. Ya ni hablemos de Carlos Urzúa, a quien no se le da eso de las relaciones. Fue precisamente Graf quien estuvo acercándole banqueros a su jefe durante la pasada convención de Acapulco. Graf estuvo 30 años en Banco de México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.