La Cuarta Transformación

Pemex está maquillando cifras

Las direcciones corporativas de Administración y Finanzas de la petrolera empujan una estrategia que, a juicio de contratistas y proveedores, es simplemente 'perversa'.

Hace unas tres semanas le conté cómo las direcciones corporativas de Administración y Finanzas de Pemex empujan una estrategia que, a juicio de contratistas y proveedores, es simplemente 'perversa'.

No están pagando trabajos ejecutados, pero encima de ello, ahora están pidiendo no facturar servicios en lo que resta del año, dejando a la deriva a las empresas que no tengan capacidad de sobrevivencia.

El objetivo es mostrar un estado de resultados financieros favorables al cierre de 2020 y poder venderle 'espejitos' al presidente Andrés Manuel López Obrador para, según esto, mantener la calificación de Pemex.

Atrás de esta táctica rupestre de Octavio Romero y Marcos Herrería, mejor conocidos ya como 'Chano' y 'Chon', está el mostrar resultados que les permitan lavar cara frente al desastre que es Pemex.

Pero lo que no han medido bien estos dos funcionarios es que el sólo hecho de no aceptar las facturas para no reconocer la deuda a los contratistas, equivale a falsear la información de los estados financieros.

Aún si no existieran facturas, según las normas contables se deben reconocer los avances de obra en el caso de contratos de construcción, y rentas de equipos, en los casos de contratos de perforación.

Los estados financieros también se presentarán en su momento a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), por lo que el auditor externo, KPMG, podría tener responsabilidad por aprobar esa información.

Si bien la deuda no está formalizada con factura, sí existen estimaciones que contienen los trabajos realizados conforme al contrato y éstas tienen las firmas del proveedor y cliente que avalan el servicio.

Recuerde el caso de Oceanografía que ayer le referimos, donde Pemex, entonces dirigido por Emilio Lozoya, reconoció deudas con la empresa de Amado Yáñez, con base a las estimaciones existentes.

Romero y Herrería no dimensionan que al tratar de vender 'buenos' resultados como un ejemplo de éxito en su gestión financiera, están quebrando a la mayoría de las empresas contratistas de Pemex.

No sólo unos 10 mil trabajadores perderían su fuente de empleo: también la reputación de Pemex está a un 'tris' de irse a la basura porque el maquilleo de cifras no aguanta una mínima auditoría en Estados Unidos.

POR CIERTO QUE de los 25 principales contratistas a los cuales Pemex Exploración y Producción, que lleva interinamente Francisco Flamenco, pidió un diferimiento de seis meses para liquidar los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores y retomar los pagos a partir de enero de 2021, ninguno ha querido aceptar. Los proveedores piden dos cosas a la empresa productiva del Estado: flexibilizar los contratos para que sean bancables y poder facturar para que nada quede en una promesa en el aire. Trascendió que ayer en Washington, en la víspera de la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador, dos de esas compañías presionaron para que el gobierno de Estados Unidos de Donald Trump abogue por ellas. Se trata de Halliburton de Jeff Miller y Baker Hughes de Lorenzo Simonelli.

EL PRESIDENTE LLEGA hoy en la noche a la cena con los capitanes de cuatro de las seis empresas públicas más valiosas en términos de capitalización, de acuerdo con datos de ayer de la Bolsa Mexicana de Valores. Carlos Slim cuyo grupo, América Móvil, está ranqueado en segundo lugar. Germán Larrea, del Grupo México, ubicado en la cuarta posición. Ricardo Salinas Pliego, con Elektra, en la quinta casilla. Y Carlos Hank González, de Banorte, posicionado en el sexto sitio. No estarán en el ágape de la Casa Blanca los que ocupan el primero y cuarto lugar en valor de capitalización: Walmart, de Samuel Robson Walton, y FEMSA, que preside José Antonio Fernández Carvajal. Ambos sometidos por la 4T y enfrentados por resistirse a pagar impuestos.

TODAVÍA EL DOMINGO Bosco de la Vega, el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, estaba incluido en la gira de Andrés Manuel López ObradorMarcelo Ebrard lo invitó, igual que a Francisco Cervantes, presidente de la Concamin. Pero el lunes Bosco fue desinvitado por la Secretaría de Economía de Graciela Márquez y Cervantes declinó por solidaridad. ¿Y Carlos Salazar? El presidente del Consejo Coordinador Empresarial ni siquiera fue invitado. Otros empresarios que vaya que dedicaron días y noches para lograr el T-MEC fueron Juan Gallardo Moisés Kalach. De ellos y muchos más ni hablar.

LA CANDIDATURA DE Jesús Seade para presidir la Organización Mundial de Comercio (OMC) está condenada al fracaso. Dos muestras. Hace unos días España bateó a los emisarios de Marcelo Ebrard cuando fueron a pedirle el voto. La cancillería no sólo se topó con un "nos ofenden al rey y nos corren a la principal empresa (Iberdrola), ¿y todavía vienen a pedirnos apoyo"? El veto a Seade no es sólo de ese país sino de toda Europa por el trato a sus inversionistas, por ejemplo, de energías limpias. Además el gobierno de Donald Trump, el principal promotor de Seade, anunció ayer su salida de la Organización Mundial de la Salud, par de la OMC.

SE ESPERA QUE el mercado de streaming de música en México supere los 700 millones de dólares entre 2019 y 2024. Deezer posee una base de usuarios en crecimiento en países latinoamericanos, incluidos México, Colombia y Argentina. Hablamos de uno de los dos principales servicios de descarga digital en Brasil. La firma que dirige Holger Albrecht se asoció con TV Azteca, de Benjamín Salinas, para detonar su crecimiento aquí. Vía suscripciones, Elektra y Total Play serán la punta de lanza para llevar a Deezer a convertirse en un jugador clave de streaming de audio en México.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

¿La fuga de Lozoya?
Los pendientes de UBS

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.