La Cuarta Transformación

Pandemia mata circo de AMLO

La judicialización de los expedientes del caso Emilio Lozoya Austin aún tardará hasta el 18 de enero.

A menos que quiera torcer la ley con tal de darle gusto al presidente Andrés Manuel López Obrador, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, tendrá que aguardar, al menos, hasta el 18 de enero para judicializar los expedientes del caso Emilio Lozoya Austin.

Y es que ayer el Consejo de la Judicatura emitió la circular SECNO/1/2021 en la que da cuenta que la Comisión Especial aprobó la propuesta de medidas en los órganos juridiccionales de la República Mexicana y en las áreas administrativas de ese consejo en virtud del disparo de contagios que por Covid-19 se observan.

Las medidas por supuesto atañen a los juzgados de la CDMX y el Estado de México donde la FGR pretende judicializar las carpetas de los actores políticos que el exdirector de Pemex mencionó en su declaración inicial y que López Obrador urgió a Gertz Manero a darle para adelante para atizar más el circo político.

En la tómbola están Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, José Antonio Meade, José Antonio González Anaya, Carlos Treviño, David Penchyna, Francisco García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez, Ricardo Anaya, Jorge Luis Lavalle, Ernesto Cordero, entre otros más.

El Consejo de la Judicatura ordena que se mantenga operando del 12 al 18 de enero en lo mínimo indispensable el sistema de justicia. Solo podrían judicializarse asuntos urgentes y que ameriten prisión preventiva oficiosa. En el caso que presiona López Obrador ni son urgentes porque no hay detenidos ni hay flagrancia, ni hay de por medio prisión.

Este acuerdo echa por tierra el deseo del Presidente y la solícita intervención de la FGR a ese capricho, porque el poder judicial determinó en su acuerdo de ayer privilegiar la seguridad, la salud y la pandemia a razones políticas y al banderazo de salida a las elecciones de junio próximo.

Por lo demás, el apretón del Presidente tomó por sorpresa a Gertz Manero y a sus pupilos. En Palacio Nacional hay molestia por el poco avance y porque Lozoya Austin no ha podido probar sus dichos, pero es un hecho que la FGR intentará cumplir el deseo del tabasqueño.

Le adelanto que de todos los nombres que han trascendido de la denuncia de 'El Principito' no se podrán judicializar los expedientes de todos los señalados. Esto es muy importante. En Presidencia están haciendo un riguroso cálculo político.

No le pegarán ni a los que tienen los suficientes elementos para probar su inocencia, ni los que saben en el Gobierno de la 4T que tienen suficientes balas de plata para contestar los embates judiciales. En este último grupo hablamos de los que poseen un arsenal de videos que comprometen a los colaboradores de López Obrador.

Saque sus conclusiones.

NUEVO LEÓN ES un caso. Si Morena cree que tiene segura la gubernatura se equivoca. Así se lo hizo saber no hace mucho Rogelio Zambrano a Julio Scherer. El mandamás de Cemex fue muy claro con el Consejero Jurídico de la Presidencia. La consigna de los empresarios del Grupo del Los 10 es que nada que huela a Andrés Manuel López Obrador "pasará". Están muy agraviados por las políticas del presidente y la 4T. Clara Luz Flores obtuvo la candidatura de Morena y Scherer fue si no el principal, uno de los principales artífices para que la amarrara. Hay quienes apelan a la historia inmediata: la priísta Ivonne Álvarez creyó que ganaría las elecciones de 2015 y fue precisamente el "Grupo Monterrey" con el líder de FEMSA a la cabeza, José Antonio Fernández Carbajal, El Diablo, el que operó e impuso a Jaime Rodríguez Calderón como candidato independiente. A la postre 'El Bronco' ganó. Pero también hace 12 años esos mismos empresarios perdieron la elección con su candidato panista, Fernando Elizondo, y aprendieron que ya no podían seguir poniendo gobernadores. No obstante, entendieron también que el ganador los podía seguir atendiendo como si hubiera sido su candidato. Por eso Rodrigo Medina nombró a Javier Treviño, un exvicepresidente precisamente de Cemex, como secretario general de Gobierno.

MÉXICO TIENE UNA interlocución de lujo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Pero no por la 4T. De hecho, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no tiene directamente vastos comunicantes de alto nivel con quienes mueven la política monetaria de ese país y el mundo. Sus relaciones son, trágicamente para su causa, a través de quienes en la narrativa son la peor escoria de México: los neoliberales. No pierda de vista a Janet Yellen, la primer mujer en dirigir la Reserva Federal. La designó Barack Obama y ahora Joe Biden la nominó para dirigir el Tesoro. Si la funcionaria quiere conocer la realidad del país, bastará un telefonazo a Carlos Salinas de Gortari, su alumno en la Universidad de Harvard. Pocos lo saben, pero el expresidente guarda una sólida relación con su maestra. Yellen fue profesora asistente de Economía en Harvard entre 1971 y 1976, cuando Salinas obtuvo sus maestrías en Administración Pública y en Economía Política. Hay una relación de cercanía y respeto.

LA DEBACLE DE Interjet se vio venir desde el primer día que la 4T intentó ayudar a su fundador, Miguel Alemán Magnani. Desde Presidencia se había dispuesto toda una estrategia legal para sacarla del atolladero, pero le habría costado a su dueño entre 40 y 90 millones de dólares. En toda esa trama un abogado dio al traste a la ingeniería política, financiera y legal que se estaba poniendo en marcha: Ángel Junquera, quien osó mencionar que "aquí tenemos que ganar todos". "¿Ganar todos?", le replicaron desde el Gobierno, al tiempo que le descongelaron una investigación y orden de aprehensión por un fraude en la Cooperativa Cruz Azul. Ayer por lo pronto la aerolínea que dirige Carlos Rello y ahora preside Alejandro del Valle se fue a huelga. Deben siete quincenas a casi 5 mil empleados y no vuelan desde hace casi ya un mes. El colofón de esta historia es la quiebra, que abrirá otro capítulo: ¿quiénes saquearon Interjet?

AEROMÉXICO, LA OTRA emproblemada línea área, tuvo que salir ayer a desmentir a sus propios pilotos y afirmar que no se han levantado de la mesa de negociación. Más bien parece que los decidieron suspender las pláticas fueron los de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA). En una misiva que el líder del gremio, Rafael Díaz Covarrubias, recibió ayer firmada por el director de la empresa, Andrés Conesa, queda claro la premura de Aeoméxico por cerrar un acuerdo, motivo por el que solicitaron una extensión de 20 días a la Corte de Quiebras de Nueva York para cumplir con el contrato de financiamiento de mil millones de dólares. Pero los pilotos están muy envalentonados, tanto que desconocieron a su interlocutor, Sergio Allard, a quien el mismo Conesa da un espaldarazo. Pilotos y sobrecargos de Aeroméxkico no aprendieron la lección de Mexicana.

COLUMNAS ANTERIORES

Up Group y Sodexo cerca de cerrar venta
Fincan 7 mil de 35 mil mdp para medicinas de emergencia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.