La letra chiquita del T-MEC
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La letra chiquita del T-MEC

COMPARTIR

···
menu-trigger

La letra chiquita del T-MEC

13/12/2019
Actualización 13/12/2019 - 10:27
columnista
Darío Celis
La Cuarta Transformación

El T-MEC ya es manzana de discordia entre la 4T y empresarios, académicos y agricultores por la letra chiquita, pero más porque se negoció una adenda a espaldas de casi todos.

El subsecretario Jesús Seade jura y perjura que consultó en su momento a varios secretarios de la 4T, al Poder Judicial y a los dirigentes de Morena en las cámaras de diputados y senadores.

Pero la realidad está mostrando exactamente todo lo contrario: se fue por la libre, acusan en la iniciativa privada, legisladores y sector social.

En la versión en español del T-MEC que circuló el miércoles por la noche se sabe que Hacienda, de Arturo Herrera, y Banco de México, de Alejandro Díaz de León, no podrán manosear el tipo de cambio con propósitos de aumentar las exportaciones.

Asimismo, que Donald Trump tiene mano libre para imponer sanciones arancelarias cuando quiera, que Estados Unidos puede cerrar la frontera a productos y empresas que violen el acuerdo y que desde Washington también se vigilará la protección al medio ambiente en México.

En el caso de la manipulación de divisas, el apéndice del T-MEC indica que los países deben garantizar un régimen de tipo de cambio determinado por el mercado y deberán de informar sobre sus intervenciones en los mercados de divisas después del final de cada mes.

Con esta disposición, el inquilino de la Casa Blanca podría extender la investigación sobre manipulación de divisas de los socios comerciales, sobre todo México, China y otros países.

En el capítulo laboral, Estados Unidos puede suspender el tratamiento arancelario preferencial a mercancías y servicios determinados de México e incluso imponer sanciones sobre las mismas.

Además, un panel de expertos puede verificar el cumplimiento de las obligaciones del acuerdo referentes a libre asociación y negociación colectiva de sindicatos en fábricas del país.

Similar a las exigencias del capítulo laboral, el acuerdo contiene una cláusula que establece que una violación al medio ambiente afecta el comercio y la inversión entre las partes.

En ese contexto, México está de acuerdo en incrementar su monitoreo para detener la pesca ilegal marina y detener el subsidio a la pesca de especies sobreexplotadas.

Esto último aplica para las tres naciones. Así, si un gobierno denuncia daños ambientales, el país acusado tendrá que demostrar lo contario.

El sector automotor establece una cuota de 40 por ciento de la fabricación de vehículos ligeros y pesados en las regiones que paguen a sus obreros 16 dólares la hora, esto es tres veces más de lo que el trabajador de la rama automotriz promedio gana en México.

Ilustraciones de Nelly Vega

Del 100 por ciento de los vehículos fabricados, el 75 por ciento deben de manufacturarse en la región.

Las modificaciones al T-MEC requerirán que el 70 por ciento del acero utilizado en automóviles y camiones construidos en América del Norte se produzca por completo en México, Canadá y Estados Unidos, impidiendo el acceso al acero semiacabado proveniente de China y otros países.

México y Canadá acordaron una incorporación gradual de siete años de la nueva norma para el acero. Se eliminó la exigencia estadounidense de un estándar similar para el aluminio, pero con la advertencia de que se reconsideraría en el tratado en 10 años.

LA COMPRA DEL Banco Popular de España a manos de Santander podría revertirse. En Madrid avanzan las comparecencias ante la Audiencia Nacional y esta semana tocó el turno al auditor de PwC que tenía a su cargo dicha institución que presidió Emilio Saracho. Pedro Barrio ratificó que dicho banco era solvente y viable y que no se justificó la intervención de la Junta Única de Resolución ni mucho menos la venta simbólica en un euro al grupo de Ana Botín. Si el juez de la causa da por bueno el argumento otro afectado sería Antonio del Valle Ruiz, quien no hace mucho negoció con al banco que lleva aquí Héctor Grisi la recompra de un paquete accionario de Bx+ que Santander tenía en la panza.

EL MIÉRCOLES SE dio por desahogada la junta de aclaraciones para la compra consolidada de medicinas 2020. Están corriendo ya seis días para la presentación de las ofertas técnicas y económicas y apertura de propuestas, lo que deberá ser hacia el 18 de diciembre. Los fallos de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda, que maneja Raquel Buenrostro, los está fijando para el 23 de diciembre. En paralelo va a correr la licitación de los servicios de distribución. Aquí la dependencia al mando de Arturo Herrera dispuso de un contrato marco. Hasta ahora solo cuatro empresas se registraron. Apunte a Estafeta que dirige Ingo Babrikowski, RedPack de Bernardo Lijtszain, Dibiter de Ernesto Arvizu y Vantage Servicios Integrales de Salud de Aristides Torres.

EL JUZGADO 12 de Distrito de Amparo en Materia Penal de la CDMX dio un revés a Le Blanc, uno de los contratistas del desarrollador inmobiliario Be Grand. Resulta que a Héctor Pérez Villers y Héctor Pérez Montaño les negaron un amparo y les decretaron auto de vinculación a proceso en una denuncia de fraude por parte de la firma de Nicolás Carrancedo. Tiene que ver con la construcción del complejo Alto Polanco, donde se habían comprometido a desarrollar tres torres de departamentos. Le Blanc recibió por adelantado un pago de 47 millones de pesos para la compra de material y 14 toneladas de acero, pero no cumplieron el contrato.

INTERJET SIGUE EN incumplimiento. El 9 se le venció el plazo para pagarle al Customs & Border Proteccion, el Departamento de Seguridad de Estados Unidos, derechos de aterrizaje en aeropuertos de aquel país. Por lo que se sabe, la aerolínea que dirige William Shaw solo habría alcanzado a pagar 5.5 millones. El resto, las huestes de Miguel Alemán Magnani, se habrían comprometido a pagar más adelante. Según esto, con el organismo que encabeza Tom Ridge se habría pactado un plan de pagos. Interjet llega a Nueva York, Los Angeles, Houston, Las Vegas, Orlando, San Diego, Dallas, Chicago y San Francisco.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.