menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gabriel García, el mago que convierte vacunas en votos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gabriel García, el mago que convierte vacunas en votos

06/02/2021
columnista
Darío Celis
La Cuarta Transformación

La salud, como la tecnología, se ha convertido en la asignatura clave de la nueva gobernanza del Siglo 21. Es la enseñanza más traumática que impuso al mundo el Covid-19. ¿Lo entenderán los seguidores de la 4T?

El único antígeno del que podría echar mano el gobierno federal con relativa rapidez y en cantidades suficientes para acelerar su plan de vacunación entre su base electoral, es la Sputnik V.

Por eso la gran interrogante es qué acordaron hace poco más de diez días los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Vladimir Putin. Porque hasta donde se entiende, los rusos no la van a regalar.

Las cerca de 24 millones de dosis que comprará México costarán 400 millones de dólares. El Instituto Gamaleya, dueña de la patente, ya empezó a firmar convenios con gobiernos y privados del mundo para distribuirla.

La presión de todos por tenerla creció luego de que la afamada revista científica The Lancet reconociera esta semana la eficacia de la Sputnik V. ¿El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ya las pagó?

Especial

Al gobierno le urge empezar a vacunar y ya definió una hoja de ruta donde Gabriel García Hernández, el Coordinador General de Programas para el Desarrollo, está empezando a moverse.

Es el asesor estrella en materia electoral y operador territorial de López Obrador, “jefe de los superdelegados”, que tiene el encargo de transformar las vacunas en votos para Morena en las elecciones de junio próximo.

García llevará la Sputnik V a las principales comunidades más marginadas, unas 200 mil poblaciones de menos de 500 mil habitantes. Utilizará una red de unos 20 mil Servidores de la Nación.

La vacuna rusa es la única que tiene la garantía de llegar a ese mercado electoral objetivo porque es mucho más manejable que las de Pfizer, AstraZeneca e incluso la CanSino, que acaba de aprobarse.

No requiere de una gran cadena en frío, pues se conserva a menos de 18 grados y será objeto de un proceso de liofilización, de tal suerte que la vacuna líquida puede transformarse a polvo, facilitando su manejo.

En la primera etapa del desplazamiento de la Sputnik V líquida, los 20 mil Servidores de la Nación se lanzarán a asistir su aplicación con mochilas especiales que conservarán la temperatura ambiente requerida.

Las huestes de García ya están preparando la licitación para comprar “mochilas-hieleras”. Se las quieren asignar a dos empresas: Doctor Equipamiento y Criomedical, que son las que tienen capacidad.

Especial

A cada Servidor de la Nación le tocará atender a mil 500 beneficiarios de los programas sociales del tabasqueño. En total estamos hablando de 30 millones de personas, los votos con los que ganó las elecciones.

Pero volvamos a la pregunta inicial: ¿qué pactaron López Obrador y Putin?, porque los rusos quieren hacer negocios y están en tratos también con privados. Aquí apunte al laboratorio Landsteiner Scientific.

La empresa de Miguel Granados ya está muy adelantado para traer, por su lado, 32 millones de vacunas Sputnik V. Le van a costar unos 500 millones de dólares. El Banco Mundial podría financiarlos.

El laboratorio privado ya tocó la puerta de nueve estados: Oaxaca, Durango, Veracruz, Estado de México, Colima, Sinaloa, Puebla, Yucatán y Guanajuato, lo que no gustó nada a Hugo López-Gatell.

El subsecretario de Salud está muy consciente que si alguien pone el dinero por delante, el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) entrega la vacuna, motivo por el cual bloqueó a privados y gobiernos estatales.

El dique que puso el locuaz funcionario es el laboratorio del gobierno Birmex, que tiene el aval exclusivo de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para distribuir la Sputnik V.

Es este fabricante de vacunas gubernamental que dirige Pedro Zenteno el que puede dar a terceros permisos para comercializar el antígeno. Con ello se cierra el control absoluto de la 4T sobre las vitales vacunas.

Especial
Especial

CON UN REZAGO de cuatro meses, ayer por fin la Oficina de las Naciones Unidas para Servicios de Proyectos (UNOPS) dio entrada a las ofertas de compra para 395 claves de medicamentos. Son las medicinas que deberán llevarse a todas las clínicas y hospitales del IMSS y el ISSSTE del país para abastecer al sector público este año. La instancia que dirige aquí Guiseppe Mancinelli recibió un total de 845 ofertas para 337 productos, es decir, 58 quedaron desiertas. Lo que mayormente ofertaron los 118 laboratorios que entregaron posturas fueron genéricos. Llamó la atención que la empresa que más partidas cotizó, 95 en total, fue la tapatía Grupo Pisa de Carlos Álvarez Bermejillo. En octubre del año pasado fue inhabilitada por 30 meses por la Secretaría de la Función Pública, que comanda Irma Eréndira Sandoval, por supuestamente falsear en 2017 información a la dependencia hoy a cargo de Zoé Robledo. Por conducir las compras los próximos tres años, la UNOPS va cobrarle al gobierno de Andrés Manuel López Obrador la friolera de 135 millones de dólares.

Especial

EN LAS BANCADAS de diputados y senadores de Morena va tomando forma una nueva Ley Federal de Cinematografía. La idea es que los productores independientes de cine, muchos de ellos embelesados con Andrés Manuel López Obrador, como Luis Mandoki, Mónica Lozano y no se diga Epigmenio Ibarra, cuenten con más cancha para avanzar su trabajo en cine y en plataformas digitales. La iniciativa no es la mejor noticia para las poderosas cadenas Cinépolis de Alejandro Ramírez y Cinemex de German Larrea, hoy muy disminuidas por el brutal cierre de salas por la pandemia. Tampoco para la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica, que ha sido rebasada y ya no es tomada en cuenta por actores políticos. Fue un error abrirle la puerta a extranjeros como Netflix. Y es que la 4T ya no ve en esa cámara a una defensora del cine nacional y las empresas extranjeras bloquean cualquier posible consenso.

Especial
Especial

ALONSO ANCIRA ESTÁ tan cerca de recuperar su libertad como que el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, tenga a bien atender y autorizar el acuerdo reparatorio que desde el 26 de enero está en su escritorio. En el documento de 12 páginas se expresan los convenios que los actuales accionistas de Altos Hornos de México y del Grupo Acerero del Norte firmaron para garantizarle al Estado el resarcimiento de los 200 millones de dólares que Andrés Manuel López Obrador alega se vendió con sobreprecio la planta AgroNitrogenados, incluido un calendario de pagos anual por 50 millones de dólares de aquí al 2024. Cuando Gertz instrumente el acuerdo reparatorio y el Presidente se pronuncie, el mismo lunes, Ancira saldrá del Reclusorio Norte. “Pagas y te vas”.

EL QUE ESTÁ siendo objeto de una profunda investigación por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera, que capitanea Santiago Nieto, es el ex secretario técnico de la Comisión de Administración del Senado, Rafael Caraveo. Y es que además de haberse convertido en el principal testigo de Emilio Lozoya Austin en el caso de los sobornos de Odebrecht a legisladores panistas para que dizque aprobaran la Reforma Energética, el ex cercano colaborador del ex panista Jorge Luis Lavalle es el eslabón perdido de la 53 Legislatura. Se cree que Caraveo traía amarres con muchos legisladores del PRI, a tal grado que le están empezando a encontrar cosas inconfesables que podrían dar un giro al expediente.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.