El gobierno de la expropiación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El gobierno de la expropiación

COMPARTIR

···

El gobierno de la expropiación

01/04/2019
Actualización 01/04/2019 - 10:55

El director de la CFE sigue sin entender que lo que ha calificado en repetidas ocasiones como “contratos leoninos” no son de construcción de infraestructura ni concesiones públicas.

Lo que se contrató a IEnova que comanda Carlos Ruiz Sacristán, Fermaca de Fernando Calvillo, TransCanada que preside Robert Jones y Carso de Carlos Slim fue un contrato de transporte.

Dicho de otra forma, la CFE fichó a transportistas de gas natural, equivalente a lo que contrata Pemex con los transportistas de gasolinas. En el primer caso se usan ductos y en el segundo pipas.

Es como si Pemex después de décadas de contratar autotanques para mover combustibles se quedara con ellos, argumentando que ya ha amortizado varias veces el costo de esas unidades.

¿Usted cree que la Canacar estaría dispuesta a entregar toda su flotilla a Pemex bajo ese argumento? Ese es el razonamiento de Manuel Bartlett cuando insiste en “contratos leoninos” de los ductos.

El servicio lo solicitó la propia CFE en exclusiva, como Pemex con las pipas que mueven gasolinas, por lo que no tiene derecho de apropiarse de los gasoductos como Pemex no lo hace con las pipas.

Además, al ser contratos de servicios cualquier intento de cancelarlos sería en perjuicio de la propia CFE y del consumidor final, que acabaría pagando tarifas eléctricas todavía más altas.

Que alguien le diga a Bartlett que los ductos no pasarán a manos del gobierno y que ninguna cancelación, terminación o rescisión de los llamados “contratos leoninos” beneficiaría a la CFE.

A no ser que se esté tramando una especie de expropiación, que sería la primera de este gobierno de Andrés Manuel López Obrador, porque sí hay mecanismos para anular estos acuerdos.

Ilustraciones de Nelly Vega

Los contratos efectivamente establecen la posibilidad de ser cancelados por causa de utilidad pública, lo que obligaría a la CFE y al Estado mexicano a pagar el monto de las inversiones realizadas.

Se calcula que IEnova, Fermaca, TransCanada y Carso invirtieron en esa red de ductos más de 280 mil millones de pesos. ¿La CFE de la 4T querrá repetir el numerito del nuevo aeropuerto?

DE UNA CASA de Prado Sur, en Lomas de Chapultepec, se ha visto salir y entrar al administrador central de Operación Aduanera, Arnoldo Martínez Rentería. También a ejecutivos de Seguritech, de Ariel Picker, y de Kio, de María Asunción Aramburuzabala, como Luis Maza. Por lo que se sabe, el administrador de Aduanas, Ricardo Peralta, ya echó a andar en lo oscurito el que va ser el contrato más importante de esa área: la sustitución de la fallida plataforma PITA (Proyecto de Integración Tecnológico Aduanero). Para tal fin el gobierno de la 4T dispone de un presupuesto de 14 mil millones de pesos que saldrá del fideicomiso FACLA, que a su vez concentra 40 mil millones. La idea es asignarlo directamente, so pretexto de que se trata de un asunto de seguridad. Vamos, hasta dicen que ya está dirigido. ¿Lo sabrá la titular del SAT, Margarita Ríos-Farjat?

ALINEADITA ESTÁ YA la industria farmacéutica a los designios de la 4T. El viernes la oficial mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro, la convocó. Ahí estaban en primera fila Canifarma de Guillermo Funes, AMIIF de Ana Longoria, ANAFAM de Cecilia Bravo, ANDIS de Héctor González y Afamela de Benni Burochowski, entre otros. Les dieron el banderazo de salida para la compra de cuatro mil 275 claves, de las que mil 188 serán medicamentos, dos mil nueve material de curación, 93 estupefacientes y psicotrópicos, 36 vacunas, 15 fórmulas, 42 material radiológico y 892 material de laboratorio. Serán licitaciones internacionales abiertas. Birmex, de Carlos Rello, participará como otro proveedor más. El abasto comenzará el 1 de julio.

Y YA QUE hablamos de la señora Buenrostro, pues efectivamente falló. El viernes se cumplió el plazo y no llegaron las 671 pipas que se fueron a comprar a finales de enero a Nueva York. Hasta ahora solo han desembarcado 280 y Pemex tiene rodando la ridícula cifra de 69. Hay 211 que están en proceso de calibración, certificación, rotulación y emplacamiento. Se cumplió la advertencia de la Canacar, que preside Enrique González, que dio por hecho que disponer de 500 llevaría por lo menos cuatro meses. Y la otra cosa: por lo visto la secretaria de la Función Pública, Eréndira Sandoval, tampoco tuvo la razón cuando aseguró que se compraron. Se firmaron contratos de arrendamiento, al parecer, con Grupo Hermes, el de Carlos Hank Rhon.

HABLANDO DE ARRENDAMIENTOS, la agencia Seguridad Alimentaria Mexicana, que dirige Ignacio Ovalle y mejor conocida como Segalmex, está por iniciar la licitación pública internacional para contratar los servicios de arrendamiento de aproximadamente mil 400 vehículos. Serán 700 pick-ups, 600 camiones rabones y cien tractocamiones con cajas. El contrato va ser por una duración de tres años y con un valor cercano a los mil 500 millones de pesos. El proceso está a cargo de René Gavira, director de Finanzas de Segalmex. Apunte entre los interesados a Casanova de Joaquín Echenique, Grupo Andrade de Angel Mieres, Jet Van Car de Cuauhtémoc Velasco y Lumo de Luis Montaño.

A INTERJET SE le presentó una tormenta perfecta este fin de semana. Alrededor de una treintena de vuelos cancelados por movimientos operacionales, retrasos en itinerarios de vuelo y una creciente demanda por quincena y fin de semana. La aerolínea de Miguel Alemán trae un factor de ocupación de 90 por ciento y las suspensiones representaron 8 por ciento de los 300 vuelos diarios que maneja. Desde hace tres semanas la compañía que ahora dirige William Shaw está bajo una guerra sucia. En lo externo la competencia ha magnificado su situación en redes y en lo interno ha habido fuga de información que apunta hacia Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

AIG, EL INFLUYENTE grupo financiero de Nueva York, será el agente vendedor de los canales de Fox Sports en la región. De hecho, el conglomerado de seguros que preside Brian Duperreault va ser el encargado de conformar y administrar la nueva empresa escindida, así como de elaborar el prospecto de venta y organizar el data-room. Esta encomienda durará entre seis meses y un año.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.