La Cuarta Transformación

Adiós a la Subsecretaría de Minería

La medida iría en total contrasentido con el reciente reconocimiento de la minería como sector esencial, por lo cual reinició su actividad apenas el primero de junio.

Sobre el escritorio de la secretaria de Economía, Graciela Márquez, está la propuesta para desaparecer a la Subsecretaría de Minería, una cartera que se creó justo en este gobierno, el de la 4T.

Se decidió elevarla de Dirección General a Subsecretaría por la importancia que reviste: genera 2.6 millones de puestos de trabajo, tiene impacto en 10 estados del país y representa alrededor de 3 por ciento del PIB.

La medida iría en total contrasentido del reciente reconocimiento de la minería como sector esencial en la pandemia del coronavirus, con lo cual apenas reinició su actividad este lunes 1 de junio.

La noticia cayó como balde de agua fría, pues en los últimos dos meses las empresas mineras y sus representantes trabajaron de manera coordinada para instrumentar los protocolos de seguridad.

La desaparición, que se inscribe en el anuncio de Andrés Manuel López Obrador de eliminar varias subsecretarías del gobierno federal, se da justo cuando Francisco Quiroga llegó a acuerdos con gobernadores.

Fueron los casos de Javier Corral de Chihuahua; Miguel Riquelme de Coahuila; Alejandro Tello de Zacatecas; José Rosas Aispuro de Durango, y Jaime Rodríguez de Nuevo León.

Los empresarios de este rubro, tanto mexicanos como extranjeros, consideran que la desaparición de la Subsecretaría de Minería puede ser negativa para un sector que representa alrededor de 8 por ciento del PIB industrial.

Además de tener un impacto transversal la actividad minera es una fuente de suministro de materias primas para muchas industrias mexicanas y para otros países del mundo.

El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador ha reconocido el importante papel de la industria minera para la economía nacional, lo mismo el Consejo del Coordinador Empresarial, de Carlos Salazar.

Se teme que con la eliminación de la Subsecretaría, el gobierno se desentienda de ese sector y sus asuntos regresen a una dirección general, perdida en el entramado de la burocracia.

México actualmente se ubica entre las primeras 10 naciones productoras en 19 minerales. En sexenios pasados llegó incluso a existir la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal.

¿Quiénes serían los ganadores y perdedores con esta decisión? Dos que se han pronunciado abiertamente contra esta actividad son Napoleón Gómez Urrutia y Víctor Toledo Manzur.

El primero es senador por el partido en el gobierno, Morena, y dirigente, precisamente, de la industria minera; y el segundo es el secretario federal del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Las perdedoras son decenas de mineras canadienses y consorcios como Peñoles de Alberto Baillères, Grupo México de Germán Larrea, Frisco de Carlos Slim y Autlán de José Antonio Rivero, entre otras.

A LAS CÚPULAS del sector privado que encabezan Carlos Salazar y Antonio Del Valle les quedó más que claro que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no dará apoyos a las empresas 'locomotoras' del comercio exterior y de la economía. Ni la banca de desarrollo voltea a las empresas medianas y mucho menos grandes: todas deben salvarse solas. Ni hablar de programas para fortalecer el consumo interno o promover lo bien hecho en México que genere empleos. Las grandes obras y apoyos son para las empresas aliadas de la 4T. El empresariado pide a gritos que el Presidente resuelva dos temas: salud y seguridad. Tenemos a cinco de las 10 ciudades más violentas en el mundo y la pandemia podría llegar en unas semanas hasta 30 mil muertos. Es hora de un acuerdo nacional entre partidos, legisladores y sociedad.

"AYER ME PREGUNTARON que qué opinaba, si se iba a solicitar que se analizara el caso. No, ya vamos a ver hacia adelante…", así respondió Andrés Manuel López Obrador en diciembre del año pasado cuando le preguntaron si investigaría a Carlos Cabal, que había aceptado financiar con 5 millones de dólares la campaña de Roberto Madrazo que en 1994 le disputaba la gubernatura de Tabasco y que a la postre perdería. Como ayer informamos, 26 años después AMLO revive a su paisano para ponerlo en la primera línea del Banco Bienestar, que dirige Rabindranath Salazar. Es el inicio. Cabal quiere recuperar lo que le quitaron: el Banco Unión.

ESTE MARTES BLADEX colocó 3 mil millones de pesos en dos tramos, uno por 875 millones a tasa variable con vigencia a tres años y otro por 2 mil 125 millones a tasa fija a cinco años. Participaron varios inversionistas institucionales. Santander de Héctor Grisi y BBVA de Eduardo Osuna fueron los agentes colocadores del papel bursátil, con la asesoría legal de DLP Piper, vía el experto Diego Martínez Rueda-Chapital con el apoyo de Cristian Gastélum, exfuncionario de la CNBV. La firma que comandan Eduardo Gallastegui y Gerardo Lozano está cada vez más activo y presente en transacciones de financiamiento bancario y bursátil.

ESTE LUNES TOCÓ a Famsa defaultear. El grupo regiomontano fundado por Humberto Garza González incumplió el pago de 59.1 millones de dólares, entre principal e intereses. La empresa que en lo operativo conduce Humberto Garza Valdéz anunció un plan de reestructura. Lo más vulnerable es el banco, que en 2019 fue puesto bajo la lupa de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), presidida entonces por Adalberto Palma. Requería 3 mil millones de pesos, pero la vicepresidenta Margarita de la Cabada inexplicablemente les quitó las medidas correctivas.

DONDE TAMBIÉN YA se oyen tambores de guerra es entre Pulso Inmobiliario, de Salomón Camahi, y AM Resorts, que comanda Alex Zozaya. El año pasado le platiqué que el famoso desarrollador inmobiliario ya estaba muy metido en un proceso de venta de sus ocho hoteles, unas 2 mil 420 habitaciones. Pues le cuento que al menos dos de las propiedades, el Dreams Riviera Maya de 486 cuartos y el Breathless de otras 526 llaves, también en el corredor Cancún-Tulúm, se quedaron en el tintero porque irrumpió la pandemia por el Covid-19. A ver en qué acaba esta historia.

A UNAS SEMANAS de la entrada en vigencia del T-MEC, la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, anunció ayer el fin de la negociación técnica de las leyes y regulaciones que regirán el acuerdo comercial. Ahí por supuesto las Reglas de Origen para la industria automotriz a las que hicimos referencia la semana pasada. Apunte también Procedimientos de Origen, Mercancías Textiles y Prendas de Vestir, Administración Aduanera y Facilitación del Comercio. Ahora sólo falta que el Congreso mexicano actualice las leyes en cada uno de estos temas.

COLUMNAS ANTERIORES

La Fiscalía se carga a Coca-Cola
AHMSA demanda a Deloitte

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.