La Cuarta Transformación

La cúpula empresarial de AMLO

La Concamin debe corregir su proceso de elección de dirigente conforme lo indica la SE; en paralelo, se abrirá el proceso para relevar de la presidencia del CCE a Carlos Salazar.

MARZO VA A SER un mes muy movido para las cúpulas empresariales. Se supone que la Concamin debe corregir su proceso de elección de dirigente, conforme a lo mandatado por la Secretaría de Economía.

En paralelo se abrirá el proceso para relevar de la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) a Carlos Salazar, una carrera que hasta ahora es de dos: Francisco Cervantes y Bosco de la Vega.

En el caso de la Concamin el proceso de septiembre pasado estuvo muy desaseado, tanto que la dependencia que lleva Tatiana Clouthier les envió un oficio-exhorto para enmendar una serie de violaciones.

Por ejemplo, de un total de 62 cámaras solo votaron 34 y además sufragaron preponderantemente por Zoom, cuando la autoridad prorrogó la elección seis meses argumentando la emergencia sanitaria por COVID.

En teoría el consejo directivo de la Concamin tendría que convocar a la asamblea anual en marzo para un nuevo proceso electoral ya con los estatutos modificados por ese oficio-exhorto.

Lo de la Concamin se va a empalmar con lo del CCE, otro expediente caliente porque estamos hablando del personaje que operará la segunda mitad y cierre del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En este proceso se va a decantar la fuerza del Grupo Monterrey y del Consejo Mexicano de Negocios. Los primeros impusieron a Salazar, incluso contra la resistencia de algunos miembros de los segundos.

Los regiomontanos ya no están como hace tres años, cuando José Antonio Fernández Carbajal ejercía una influencia determinante sin que nadie lo cuestionara. Hoy el de FEMSA se desmarcó políticamente.

Francisco Garza de Arca-Continental, Eugenio Garza Herrera de Xignux, Rogelio Zambrano de Cemex, Armando Garza Sada de Alfa y Sergio Gutiérrez Muguerza de De Acero, están liderando al grupo.

Fueron los artífices de la llegada de José Abugaber a la Concamin y, antes, del propio Cervantes. Hoy quieren perfilar a este último a la máxima cúpula de cúpulas empresariales.

El sector empresarial está dividido de cara al próximo relevo de Carlos Salazar. Unos no quieren a Cervantes por su excesivo servilismo a López Obrador.

Pero no solo los regios han optado por la máxima de Carlos Slim: “tranquilos, no se alboroten: aguanten que es un Presidente de transición”; el consejo asesor de López Obrador también buscará influir.

Los capitanes de negocios están llegando a un punto de inflexión sobre qué liderazgo querrán para terminar el sexenio del tabasqueño, una segunda mitad en la que podrían consumarse los golpes a la libre empresa.

Otra vez la interrogante: ¿sector colaboracionista aunque se disparen en el pie, o más desmarcado y defensor de sus causas y principios?

EFECTIVAMENTE, AEROMÉXICO SALDRÁ del Chapter 11 como una empresa casi 100 por ciento extranjera. Los socios mexicanos, léase Eduardo Tricio, Valentín Diez Morodo, Antonio Cosío y Jorge Esteve, controlarán un vehículo que les dará derecho a 10 por ciento del capital. Los dueños principales serán los fondos Silverpoint, Oaktree, Baupost y Moneda, que conjuntamente tendrán 27 por ciento. El segundo socio relevante será el fondo Apollo Management de Marc Rowan, con cerca de 23 por ciento. Otro casi 23 por ciento lo tendrán los acreedores comunes, y Delta Airlines, que preside Ed Bastian, un 20 por ciento del capital. Va a ser interesante la reconformación del nuevo consejo de administración que será nombrado a finales de febrero. Tendrá 13 asientos. También el futuro de los dos principales ejecutivos: Andrés Conesa y Javier Arrigunaga. Se dice que su ciclo está por cerrarse.

AYER EL JUZGADO Primero de Distrito en Materia Civil de la CdMx admitió el recurso de revocación de AlphaCredit. Fue a la semana de que lo presentaran los abogados de la compañía. Recordará que en este tribunal a cargo de Elizabeth Vargas Lira tampoco se aceptó la solicitud de concurso mercantil de este prestamista que dirigen Augusto Álvarez y José Luis Orozco. Ahora se optó por la modalidad de plan de reestructura preacordado con más de 55 por ciento de sus acreedores. Entre los principales clientes que tienen, y que ya empiezan a verse afectados porque tienen créditos de nómina con ellos, apunte a Pemex que maneja Octavio Romero, el IMSS a cargo de Zoé Robledo, la SEP que dirige Delfina Gómez y el gobierno de Chiapas que encabeza Rutilio Escandón. A ver cuánto tiempo más tarda el juzgado en contestar.

POR LO VISTO el proyecto de separación de la batería del campo petrolero Ixachi no tiene para cuándo. Recién le informé que el 31 de diciembre Pemex, dirigido por Octavio Romero, asignó directamente el contrato a ESEASA, de Reynaldo Santos, y a CAABSA, de Luis y Mauricio Amodío en la friolera de 739 millones de dólares. El negocio se les está tambaleando porque no han podido conseguir la fianza. El mismo problema tuvieron en 2020 IDINSA, de Víctor Ortiz, y Lipsa, de Patricio Álvarez Morphy. Pemex les había ajudicado el mismo proyecto y los privados lo terminaron declinando porque tanto la afianzadora como los inversionistas pidieron una carta de viabilidad financiera a la propia petrolera para cubrirse de los impagos. Y como no la quisieron exhibir mejor se retiraron.

NADA, QUE LA compra de medicamentos e insumos para la salud otra vez está haciendo agua. Ahora es el Instituto de Salud para el Bienestar el que no pudo adquirir las 320 claves que se convocaron hace unos días, como parte del ejercicio fiscal 2022. Quedaron desiertas 120. Asimismo, de 640 claves de material de curación, prácticamente la mitad no se adquirió. El organismo a cargo de Juan Antonio Ferrer se está enfrentando a un desabasto porque tanto distribuidores como laboratorios fabricantes no están ofertando producto. La industria prefiere esperarse a mayo o junio próximos, que es cuando se lanzará una compra consolidada de cierre de sexenio, un proceso que pinta para estar mucho mejor planeado.

PUES CON LA novedad de que los tres miembros del ‘cártel de los chupasangre’ que metieron el 31 de diciembre ofertas en el ISSSTE para servicios de banco de sangre y laboratorios clínicos, fueron descalificados de la licitación que tenían en marcha los pupilos de Pedro Zenteno. Estamos hablando de Dicipa de Francisco Pallard, y MDM que es una nueva empresa de Grupo Falcón, de Noé Rodríguez. Asimismo apunte a Hermoser de Ignacio Higadera. En las bases se introdujo un filtro que restaba 13 puntos a las que presentaran denuncias por prácticas monopólicas ante la Comisión Federal de Competenecia Económica, que preside Brenda Gisela Hernández. Todas fueron sancionadas.

LE INFORMÉ AYER que la Cancillería, que encabeza Marcelo Ebrard, aplazó el fallo de la licitación de los servicios de call center para sus oficinas que sirven a Norteamérica. Es un contrato valorado en alrededor de 700 millones de pesos, por el que presentaron posturas solo tres empresas. Un consorcio liderado por Coll Management Group, Integrated Solutions Bureau y Grescoce; Infocredit; TKM Customer Solutions; y Bufete Empresarial GTI. Pues esta última precisamente la que promovió un recurso de inconformidad ante el órgano interno de control. Esta empresa de Mario Nava es la que posee el actual contrato.

COLUMNAS ANTERIORES

Los negocios de la señora Abdalá
Los presidenciales de oposición

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.