'Crawl': una película muy disfrutable
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Crawl': una película muy disfrutable

COMPARTIR

···

'Crawl': una película muy disfrutable

16/08/2019
Actualización 16/08/2019 - 15:31

Así como se aconseja no juzgar un libro por su portada, tampoco debemos juzgar una película solo por su premisa. En Crawl, dirigida por Alexandre Aja, Dave Keller (Barry Pepper) y su hija Haley (Kaya Scodelario) se quedan atrapados junto a un par de cocodrilos asesinos en el sótano de su casa durante un huracán. Sí, es absurdo el embrollo, así como los peligros a los que se enfrentan nuestros héroes y la forma en la que –más o menos– los sortean. Pero eso no le resta un ápice a la capacidad de Crawl para generar suspenso, en gran medida porque Aja es un director eficaz, comprometido con la naturaleza de su material.

Bestias al acecho de un puñado de personas mal preparadas para defenderse de ellas: la premisa la hemos visto en Tremors, Dog Soldiers, Jaws y otras cientos de veces. No es fácil seguir los pasos de estas películas sorprendiendo aun cuando el concepto nos parezca ya manido. Crawl lo logra, en primer lugar, porque no tiene grasa. Entendemos la relación entre David y Haley, conocemos suficientes detalles de su pasado como para comprender el vínculo que los une, pero Aja no pierde el tiempo con más de un par de escenas sensibleras, escritas –en su mayoría– con abundantes clichés. El resto, desde que la chica llega a la casa, justo antes de que les caiga el huracán encima, es una secuencia de acción tras otra: violencia, sangre y lluvia.

Aja no pretende narrar algo más sofisticado y la película misma prefiere no detenerse a cuestionar su verosimilitud. El resultado es que nosotros, en la butaca, tampoco caemos en conjeturas. Mención aparte merece Pepper, cuya carrera no concuerda con su intensidad y destreza como intérprete (y si no me creen vuelvan a ver 25th Hour). Aja –como Spielberg con Roy Scheider, Richard Dreyfuss y Robert Shaw– sabe que la mejor manera de acertar en un género de esta índole no es tener un monstruo realista sino un equipo de actores que reaccionen al monstruo como si fuera real. Uno de muchos aciertos de Crawl, una película vertical y muy disfrutable.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.