'Against the Rules': la necesidad de los contrapesos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Against the Rules': la necesidad de los contrapesos

COMPARTIR

···

'Against the Rules': la necesidad de los contrapesos

23/08/2019
Actualización 23/08/2019 - 15:17

A la extraordinaria oferta televisiva que hemos gozado desde el estreno de The Sopranos se le ha llamado “la era dorada de la televisión”. No sé si esa “era dorada” continúa hasta ahora. Lo que es un hecho es que hoy vivimos en la era dorada del podcast, donde abundan producciones notables de todo género. Y, en mi opinión, este año no se ha estrenado un mejor podcast que Against the Rules, de Michael Lewis.

Lewis es el autor de Moneyball, The Big Short y The Blind Side (los tres llevados con éxito al cine), entre muchos otros. Por lo general, sus libros parecen interesados en fenómenos curiosos, pero sobre todo en personas con vocaciones y fascinaciones peculiares. Against the Rules aborda un trabajo que a simple vista no parece tan raro: los réferis. Sin embargo, desde el primer episodio, Lewis se pregunta quién en su sano juicio escogería trabajar como árbitro, en un momento donde, en Estados Unidos y varios otros países, la figura del réferi nunca ha sido más odiada, criticada y, sobre todo, menospreciada.

Una sociedad o un sistema sin contrapesos ni imparcialidad es capaz –por ejemplo– de tasar en millones de dólares una pintura que jueces sesgados le atribuyen a Leonardo da Vinci, aunque todo apunte a que él no fue el autor. En otro episodio, Lewis demuestra cómo la sola presencia de un árbitro objetivo ha logrado que las víctimas de los peores actos de terrorismo en Estados Unidos obtengan la compensación que merecen. El resultado es un elogio del réferi, pero sobre todo una crítica a los sitios en los que hemos dejado de respetarlos como figuras de autoridad, desde las canchas de la NBA hasta la arena política.

Donald Trump se ha dedicado a poner en tela de juicio la imparcialidad de quien se atreva a criticarlo. El resultado es un país donde la fe en el árbitro va en picada. Y, como aclara Lewis, una sociedad sin réferis está destinada al fracaso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.