¿Salud para todos?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Salud para todos?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Salud para todos?

14/12/2018
Actualización 14/12/2018 - 9:18

El sector salud va a ser objeto de una cirugía mayor. Hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciará un ambicioso plan para rescatar los servicios públicos, abandono que pegó a los más vulnerables.

De entrada, se federalizará el servicio en ocho estados, los más rezagados históricamente. A saber: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Cada seis meses se irán incorporando ocho entidades federativas más.

Con ello el gobierno de la Cuarta Transformación irá tomando los hilos de un rubro con un alto impacto social y que ha sido avasallado por la rampante corrupción, sobre todo en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

La nueva estrategia de salud va a ir acompañada de un esquema de acceso a medicamentos gratuitos, lo cual necesariamente resultaría de una negociación con los principales laboratorios fabricantes de medicamentos.

Va a ser interesante conocer si el Seguro Social, que dirige Germán Martínez, ya negoció acuerdos con la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), que preside Dagoberto Cortés.

Y es que el IMSS se convertiría en el vehículo del gobierno Lopezobradorista que asumiría la gestión de los servicios de salud en esos estados que se suben a partir de hoy a la federalización.

Regalar medicamentos suena muy bonito, pero, quién va a asumir el costo de esa medida. Las farmacéuticas no van a estar dispuestas, sin más, a distribuir gratuitamente los insumos para la salud.

Al menos, los laboratorios multinacionales innovadores, celosos de la vigencia de sus patentes, no van a dar a torcer su brazo tan fácilmente. El gobierno de AMLO deberá ofrecerles algún incentivo a cambio.

En la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) confluyen las más grandes como Sanofi, Novartis, Roché, Glaxo, Pfizer, MSD, Jhonson & Jhonson, Merck, entre otras.

¿Cuál va a ser la aportación de ellas en esta auténtica cruzada nacional que se propone el presidente en favor de los pobres que no tienen posibilidades de acceso a los sistemas de salud pública?

Otra interrogante es la capacidad real que pueda tener el IMSS para absorber muchas funciones del Seguro Popular, esquema que está en la ruta de su desaparición, “porque ni es seguro ni es popular”

No debe perderse de vista que, con la eliminación de los seguros médicos, miles de funcionarios del gobierno dejarán de acudir a hospitales privados, lo que implicará sobresaturaciones en el IMSS e ISSSTE.

Ojalá hoy, López Obrador, en compañía del flamante secretario de Salud, Jorge Alcocer, despeje algunas de esas dudas.

SE ACABÓ EL tiempo y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no logró sacar a su candidato a ministro que sustituirá a José Ramón Cossío. La carta fuerte, Juan Luis González Alcántara, se quedó atorado en los procedimientos burocráticos. El 2 de enero, cuando la ministra decana, Margarita Luna Ramos, llame a votaciones, acudirán diez ministros con el riesgo de que se repita lo que sucedió hace cuatro años cuando aquéllos se enfrascaron en más de 30 rondas de votaciones que terminaban en empates. Recuerde que son cuatro los que aspiran a relevar a Luis María Aguilar: Alberto Pérez Dayan, Jorge Pardo, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Arturo Zaldívar.

Y YA QUE hablamos de la ministra Margarita Luna Ramos, en su escritorio hay un expediente que debe resolver antes del 31 de enero, día en que se retira. Se trata de determinar la validez de la decisión que la Comisión Federal de Competencia adoptó para cerrar la investigación que por prácticas monopólicas inició en 2010 a Grupo Modelo y Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma. Tres años después, el Pleno que presidía Eduardo Pérez Motta se dio por satisfecha con unos compromisos que asumieron las cerveceras ya controladas por AB Inbev y Heineken. Sin embargo, en el camino se causaron daños y perjuicios a distribuidores. Hay una demanda viva por la friolera de mil 300 millones de dólares.

¿QUIÉN HABRÁ ASESORADO a los tenedores del bono del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM)? Si de por sí se duda de la experiencia del despacho londinense Hogan Lovells como abogados corporativos, la contratación del banco de inversión Houlihan Lokey tampoco fue muy afortunada que digamos. Esta institución boutique, basada en Los Angeles, representó a los bondholders de GEO en el pleito con Luis Orvañanos, a los de IUSA en la reestructura con Carlos Peralta y es banco asesor de Oro Negro de Gonzalo Gil y José Antonio Cañedo. Sus resultados fueron muy mediocres.

POR LO QUE hace al Fibra E, que significa otros mil 600 millones de dólares a renegociar, la mano de Carlos Noriega Curtis se sintió incluso antes de ser nombrado nuevo titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda. Fue por recomendación del ya expresidente de la Asociación Mexicana de Fondos de para el Retiro (Amafore) que Inbursa, Banorte Siglo XXI, Profuturo y Pensionissste que no siguieran el mismo camino de los bondholders. Por eso Marco Antonio Slim Domit pidió a sus colegas detener la contratación de abogados en ruta a una estrategia legal de defensa. El arreglo, nos dicen, será más en cortito.

UNO DE LOS grandes retos que está afrontando Adalberto Palma a su llegada a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) es mantener la “memoria” del organismo. Con el arribo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la implementación de los ajustes a los salarios hubo una salida importante de funcionarios del regulador. Ha sido toda una labor la de retener activos humanos que poseen el know how y esa “memoria”. Palma ahí la lleva, mediante la retención de unos, la promoción de otros y la suma de externos, ya logró amarrar ocho de las once vicepresidencias.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.