Pedro Haces, un dirigente tripolar suelto
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pedro Haces, un dirigente tripolar suelto

COMPARTIR

···
menu-trigger

Pedro Haces, un dirigente tripolar suelto

15/02/2019
Actualización 18/02/2019 - 1:11

Pedro Haces parece un personaje sacado de El Padrino, la novela de Mario Puzo: político y empresario metido a dirigente sindical. Se dice amigo del Presidente de la República.

Socio del exgobernador veracruzano Javier Duarte y amigo de José Murat; sobrino de la “güera” Leonardo Rodríguez Alcaine; senador de la República; amante y promotor de la fiesta brava y dirigente sindical con métodos poco ortodoxos.

Todo esto y más es este representante de la nueva clase política morenista. Con su CATEM (Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México) quiere crear el “nuevo” sindicalismo mexicano.

Haces nació en pañales de seda de la CTM, creció a su sombra y a la muerte de su tío fue expulsado por Joaquín Gamboa y Carlos Aceves del Olmo ante el intento de asaltar la secretaria general y quedarse con el control de la central obrera.

Los pecados capitales de Pedro son públicos y están a la vista del ciberespacio. Su historia en Veracruz como empresario y dirigente sindical, al amparo del gobierno estatal, tiene muchas dudas pero más dudas sus “amigos” de por allá, donde amasó fama y fortuna.

Se le acusa de un pecado que cometió con “Javidú” por 30 millones de pesos, recursos que salieron del Seguro Popular como aceptó el exgobernador defenestrado, para pagarle a una de las compañías de Haces: Servicios Integrales de Seguridad, Limpieza y Mantenimiento (Seglim).

En una supuesta llamada telefónica entre Duarte y Murat, difundida en Radio Fórmula el 24 de abril de 2017, el veracruzano pide ayuda al oaxaqueño para saldar la deuda.

No se supo si fue por esto, pero después los portales Entorno Laboral y La Política online difundieron el 15 de noviembre pasado que a Seglim le fue adjudicado, sin licitación, un contrato por 104 millones de pesos por parte de los Servicios de Salud de Oaxaca.

Un pecado menor, pero importante, es que, al igual que su colega de bancada morenista, Napoléon Gómez Urrutia, Pedro Haces pasó de sobrino sindicalista a dirigente obrero, sin haber sido nunca trabajador.

Pero sus vínculos con López Obrador lo catapultaron para vincularse con los ahora “cincuentones de la CTM” y provocar su desbandada. Se alió con José del Olmo, sobrino del actual líder Carlos Aceves, así como con Víctor Flores de los ferrocarrileros y Abel Domínguez de la CTC.

Haces es un próspero empresario que a través de sus negocios lo mismo ofrece servicios de limpieza que de seguridad o traslado de valores, fabricación de equipos y a través de Don Bull Productions promueve la fiesta brava en “El Relicario” de Puebla y otro tipo de espectáculos dentro y fuera del país. Tiene una ganadería de toros de lidia en el Ajusco.

Pero en la época de las multihabilidades utiliza también a trabajadores que tiene contratados en sus empresas como manifestantes o miembros de sus organizaciones sindicales, como es el Sindicato Nacional de Trabajadores de Seguridad Privada, Vigilancia, Traslado de Valores, Manufacturas de Equipo de Seguridad, Limpieza y Mantenimiento, Similares y Conexos, del cual Haces es secretario general. Negocio redondo.

Además, sus métodos tenían fama de ser poco ortodoxos. Jesús Zamorano, ex presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada, que agrupa a las principales firmas del ramo, denunció en su momento que Haces “amenazaba a las empresas con que: o firman ahorita en forma negociada o después se someten a mis condiciones”.

Hay muchos casos de empresas que denuncian a Haces por sus métodos poco ortodoxos para la negociación sindical y empresarial. Se ve que aprendió bien las lecciones en la CTM, de sus amigos de Veracruz y de Cancún, con el control de los taxistas del mayor destino turístico del país.

Pedro Haces extendió sus vínculos políticos al PRI, al PAN, Partido Verde y al PRD. Es compadre de José Murat, ya que es padrino de Eduardo Murat Hinojosa, actual senador por el PVEM. En el 2016 exaltó al gobernador Rafael Moreno Valle como un ejemplo de mandatario estatal.

También se le conocen vínculos con el PRD a través de su amistad con el hoy cuestionado Mauricio Toledo, ex delegado de Coyoacán. Pretendió ser candidato del partido Verde para encabezar en 2003 la jefatura de la delegación Tlalpan.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación lo multó con 250 mil pesos el 26 de diciembre de 2017 por haber donado tiempo aire en televisión (Teletón 2015) a favor de Jorge Luis Preciado, en ese momento candidato del PAN a la gubernatura de Colima.

Presume que tiene más de dos millones de agremiados a nivel nacional y el portal QuintaFuerza.mx de Quintana Roo, asegura que cuenta con más de 50 sindicatos integrados.

Haces, como Napito, quiere ahora abanderar el nuevo sindicalismo de Morena y del Lopezobradorismo.

SIN DESPERDICIO LA sesión de ayer por la mañana de la Comisión de Energía de la Coparmex. Estuvieron representantes de IEnova que comanda Carlos Ruiz Sacristán, Grupo México de Germán Larrea, Shell que preside Alberto de la Fuente, Transcanada que capitanea Robert Jones y CYDSA de Tomás González Sada, entre varias empresas más. Se hizo patente la molestia por los recientes señalamientos que hizo el director de la CFE, Manuel Bartlett, contra contratistas. Se habló de un antes y un después del 11 de febrero. Se criticó la ligereza de las declaraciones que afectan reputaciones y el valor de mercado de las compañías. Por ahí se habló de publicar un desplegado pronto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.