La revancha de Jiménez Espriú
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La revancha de Jiménez Espriú

COMPARTIR

···
menu-trigger

La revancha de Jiménez Espriú

17/01/2019

El 17 de diciembre de 2010 Aeroméxico, que dirige Andrés Conesa, simuló adquirir de Compañía Mexicana de Aviación, 50 por ciento de las acciones del Centro de Capacitación Alas de América (Cecam).

En ese convenio, Servicios Corporativos Aeroméxico (SCA), vía Ricardo Sánchez Baker y Edmundo Olivares, adquirió ilícitamente de Mexicana una acción del capital social de Cecam en un peso.

El Cecam no tenía deuda financiera, poseía, eso sí, activos por más de 20 millones de dólares, entre instalaciones y seis simuladores de vuelo, amén de que genera ingresos de casi 200 millones de pesos anuales.

Aeroméxico tenía mil 25 acciones y Aeropuertos y Terrenos S.A. (ATSA) lo mismo. Esta última adquirió esa participación directamente de Mexicana, que dirigía Manuel Borja y presidía Gastón Azcárraga.

Aeroméxico nunca recibió endosadas las acciones de Mexicana, pues están en poder de ATSA. Además, la transacción se efectuó en fraude de acreedores de Mexicana al realizarse a un valor inferior al de mercado.

Todo esto viene a cuento porque en la era de la cuarta transformación, cuando el accionista principal de Aeroméxico, Eduardo Tricio, no está en el ánimo del nuevo gobierno, ATSA se anotó un hit.

Resulta que esta firma, que acusa despojo por parte de la línea que preside Javier Arrigunaga, logró del Juzgado 63 del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX una serie de medidas cautelares relevantes.

De entrada, a Aeroméxico se le suspenden todos los poderes de las personas que nombró para certificar a pilotos, sobrecargos y mecánicos que obtienen su capacitación en el centro Alas de América.

A ese centro acuden aproximadamente cinco mil trabajadores que tienen que certificarse en sus respectivas labores dos veces al año. El impacto, de inicio, va a ser muy relevante.

En segundo lugar, el juez Miguel Ángel Robles ordenó a Aeroméxico y al Cecam hacer estudios de precios de transferencia para evitar subsidios cruzados en beneficio de la compañía del señor águila.

Otras medidas cautelares son que se asegura la contabilidad del centro de capacitación, se ordena una auditoría a su adquisición y la creación de una reserva financiera para daños y perjuicios.

A Delta Airlines, que preside Ed Bastian, como accionista también del Cecam se le instruye a registrar en su balance financiero una nota para que contabilice el pasivo contingente.

Las medidas se notificaron a Aeroméxico esta semana. Llegan justo cuando el nuevo secretario de Comunicaciones y exdirector de Mexicana, Javier Jiménez Espriú, ha tenido reuniones con los exempleados.

PUES SE SUPONE que este martes venció el plazo para que los bondholders que le revendieron al gobierno mil 800 millones de dólares de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) firmaran el documento modificatorio del contrato original. Trascendió que la Secretaría de Hacienda que capitanean Carlos Urzúa y Arturo Herrera, o más bien el Grupo Aeroportuario Ciudad de México que dirige Gerardo Ferrando, terminó de liquidarles el viernes pasado el último centavo que acordó pagarles como premio. Este 15 de enero era, por decirlo de alguna manera, el deadline o fecha tope. A partir de ahí el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya podría ordenar la cancelación definitiva de obras porque ya no estaría cayendo en el supuesto del incumplimiento que habría activado las temidas demandas internacionales.

BRICKS ACQUISITION COMPANY se llama el SPAC que va a colocar la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), muy probablemente hacia marzo. Es una compañía que se dedicará a comprar inmuebles en Estados Unidos, preponderantemente centros comerciales en Florida. La comanda un venezolano, Alberto Aspurua. Los agentes colocadores son Actinver, de Héctor Madero, y Punto Casa de Bolsa, que capitanea José Abraham. El objetivo es levantar cerca de 2 mil millones de pesos. Con esta operación la bolsa que preside Santiago Urquiza y dirige María Ariza entra de lleno a ese segmento. Hasta ahora hay dos SPACs emitidas por la Bolsa Mexicana de Valores, que lleva José Oriol. Una de Vista Oil & Gas, la nueva petrolera de Miguel Galuccio, y otra de Promecap, el fondo de Fernando Chico Pardo.

EL CONSEJO COORDINADOR Empresarial perdió la brújula en el peor momento. No hay cohesión. Nadie le hace caso ya a Juan Pablo Castañón. Inexistente un mensaje unificado. El mejor ejemplo es la danza de cifras que los distintos dirigentes de la cúpula de cúpulas sueltan con respecto al impacto del desabasto de gasolinas. José Manuel Campos de la Concanaco habla de 4 mil 400 millones de pesos, Gustavo de Hoyos de la Coparmex de mil 200 millones, Marcos Martínez de la Asociación de Bancos de México de 2 mil millones y Bosco de la Vega, del Consejo Nacional Agropecuario, de 5 mil 500 millones. La descoordinación en el mensaje se debe a que hay revuelta en la granja. La forma en que Carlos Salazar, el ex-FEMSA que impuso el Consejo Mexicano de Negocios, está arribando a la presidencia, los tiene divididos y molestos.

NADA, QUE FACEBOOK de México terminó por cancelar la venta directa al gobierno de contenidos en su plataforma. Tras el pasado proceso electoral y el golpe reputacional que le infringió Cambridge Analytics, los pupilos de Mark Zuckerberg decidieron cortar por lo sano. La red social que lleva aquí Xóchitl Balzola-Widmann operó todo el sexenio de Enrique Peña Nieto a través de cuatro revendedores: Agavis de Aarón Fernández, Digilant de Mauricio Vázquez, Abaco Metrics de Herbert Hernández y 5M2 de Edgar Farah. La mecenas de estas compañías fue la ahora senadora del Verde Ecologista, Alejandra Lagunes, excoordinadora de Estrategia Digital de Presidencia.

EN ESPAÑA ES un verdadero escándalo la investigación de que es objeto el BBVA, y en específico su ya expresidente, Francisco González. Ayer su relevo, Carlos Torres Vila, envió una carta a los empleados del banco en la que dice estar “escandalizado” por las informaciones reveladas. En esencia, se acusa al BBVA de haber intervenido en tiempo real más de 15 mil llamadas de empresarios y políticos que supuestamente estaban conspirando para derribar de la presidencia al propio González. Le adelanto que este expediente va a rebotar muy feo en México por la importancia que la filial que preside Jaime Serra y dirige Eduardo Osuna tiene en la contribución de ingresos de la matriz.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.