La estafa de PEP
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La estafa de PEP

COMPARTIR

···

La estafa de PEP

14/02/2019
Actualización 14/02/2019 - 9:33

Javier Hinojosa Puebla, exdirector de Pemex Exploración y Producción (PEP), es actor y pieza clave en la cuantiosa sangría realizada a la petrolera en casos tan sonados como la asignación irregular de contratos y en la famosa 'estafa maestra'.

Como alto directivo de la llamada empresa productiva del Estado, usó su influencia para beneficiar a empresas mediante licitaciones y adjudicaciones amañadas y era quien ordenaba y autorizaba a qué universidades se le daban contratos e indicaba a qué compañías debían triangular el cobro de los trabajos.

Desde el 2003 adjudicó múltiples contratos sin licitación a una de sus empresas consentidas, Solar Turbines, a la que benefició con muchos contratos por importes millonarios.

Apoyó sin medida a su compadre Silvano Torres Xolio, quien pasó de ser un funcionario menor de PEP a un próspero y exitoso empresario, que en contubernio con Hinojosa Puebla fundó y operó múltiples empresas.

Tales empresas recibieron las triangulaciones derivadas de los contratos que se adjudicaban directamente a universidades, sobre todo del estado de Tabasco, y de esta forma desviar los recursos a las cuentas de dichas empresas para beneficio de ambos personajes.

En la investigación de la 'estafa maestra' se presenta un indicio claro de esta trama cuando se apunta que Torres Xolio fundó la empresa Cantarell S.A. de C.V.

Ahí se señala que las acciones de Cantarell se transfirieron en el 2006 a Flor Estefanía Torres Gallardo, hija de Torres Xolio. Mientras que su hermana, Diana Beatriz Torres Gallardo figura desde ese año como representante legal de la empresa Pro Source S.A. de C.V.

Estas empresas en el 2013 ganaron 190 millones de pesos en dos contratos entregados por la Universidad Chontalpa para trabajar con Pemex.

De ese monto transfirieron 28 millones a una empresa catalogada como fantasma por el SAT y otra más que no existe en el domicilio registrado. Apenas 76 millones se entregaron a tres empresas que sí hicieron los servicios y los 113 millones restantes se desvanecieron.

En los domicilios que registraron Pro Source y Cantarell en los contratos con la Universidad Chontalpa, Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad confirmaron que las oficinas están desmanteladas.

Todos los contratos fueron adjudicados en la etapa de Hinojosa Puebla como director de PEP y ejecutados por su compadre Torres Xolio.

NAPOLEÓN GÓMEZ URRUTIA quedó a deber. En la presentación ayer de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), la nueva central que pretende aglutinar a la mayoría de los sindicatos en esta nueva era de la cuarta transformación, no llegaron los 280 mil seguidores que prometió. Tampoco se vio a nadie de los gremios afiliados hoy día a la CTM, que comanda Carlos Aceves del Olmo. Ni siquiera Víctor Flores, el eterno líder del sindicato ferrocarrilero. Durante el evento anunciaron que la CROC, la de Isaías González, envió una carta donde se congratula por la creación de la CIT. Pero la realidad es que dicha central de corte priista no manifestó ninguna postura. En el auditorio del sindicato minero estuvieron unas 400 personas. Hubo gran asistencia de medios. Afuera se quedaron sin entrar aproximadamente 100 personas. No hubo representación internacional, aunque el orador dio los nombres de varios sindicatos y políticos de otros países que se dijo mandaron cartas de apoyo, ninguna de las cuales fue mostrada. Cuatro reporteros de distintos medios le preguntaron a Napito los nombres de las federaciones y confederaciones que integran la CIT, pero dijo que no tenía la precisión ya que “era el primer día”. Miguel Ángel Yúdico, del Sindicato Nacional de Trabajadores de Aviación y Similares (SNTAS) y que jugó un papel fundamental como esquirol de los otros sindicatos de Mexicana de Aviación a través de la empresa Link, es el secretario de Relaciones Internacionales, Interinstitucionales y Comunicación del CIT.

MENUDO ZAFARRANCHO SE traen en el Conacyt. A través de las redes sociales se dio a conocer que Edith Arrieta Meza, licenciada en Modas, fue nombrada como subdirectora en la Cibiogem (Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados). Luego el vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, dijo: “No es y nunca ha sido subdirectora de Conacyt. Ayudó en el proceso de entrega-recepción porque tenía conocimiento en temas como el maíz transgénico… Por una extraña razón hizo su declaración patrimonial sin tener actualmente un cargo en la administración". Y finalmente el Conacyt terminó lanzando un comunicado que dice que la Lic. Arrieta Meza “ha dejado de colaborar en Conacyt”. Muy preocupante que el vocero no tenga (o no le quieran dar) los elementos para defender lo indefendible.

EL MARTES PASADO se realizó la reunión del Consejo de Administración de América Móvil, que capitanea Daniel Hajj. La empresa de Carlos Slim Helú trajo a un economista experto en América del Sur para que los consejeros conocieran opciones de inversión. Dicen que toda la plática se centró en las oportunidades que ofrecía Brasil, con su flamante presidente, el derechista Jair Bolsonaro. Lo que llamó poderosamente la atención de propios y extraños fue que ningún consejero de la poderosa telefónica preguntó sobre las oportunidades de inversión y negocios que hay para el México de Andrés Manuel López Obrador y su cuarta transformación.

TIGER WOODS ESTARÁ en México para jugar en el WGC-MexicoChampionship del 20 al 24 de febrero en el Club de Golf Chapultepec. Se trata de uno de los eventos más importante del mundo del golf, que en su tercera edición llegará a nuestro país con el soporte de Benjamín Salinas Sada, CEO de TV Azteca. La presencia del astro en México es el resultado del éxito, cuidado y profesionalismo que el comité organizador y patrocinador del mismo, el Grupo Salinas, ha emprendido cada año para realizar el WGC-MexicoChampionship, un evento que espera atrapar la atención del mundo durante cinco días.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.