Hoy, la madre de las licitaciones del IMSS
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hoy, la madre de las licitaciones del IMSS

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hoy, la madre de las licitaciones del IMSS

21/11/2018

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que dirige Tuffic Miguel, estará recibiendo hoy en sobres cerrados las ofertas del evento más importante de la compra consolidada de medicamentos.

Se trata de una licitación bajo el paraguas de tratados internacionales que involucra un paquete de 553 partidas por un monto de 23 mil 260 millones de pesos, casi una tercera parte de la bolsa total.

Justo ayer la dependencia informó que para el periodo 2018-2019 se ejercerá un presupuesto de 58 mil millones de pesos, un aumento de casi siete mil millones de pesos respecto del programa 2017-2018.

El fallo de este megacontrato, el más cuantioso de los cinco eventos en marcha, se dará próximamente. Son 47 adquirentes, entre dependencias federales y gobiernos de los estados.

Las que entregarán posturas hoy son Fármacos Especializados de José Antonio Pérez, Dimesa de Alejandro Álvarez, CPI de Gerardo Morán, Maypo de Carlos Arenas y Marzam de José Alberto Peña.

Asimismo, Ralca de Alberto Ramírez de Aguilar, PEGO de Efrén Ocampo, Ragar de Ernesto Obregón, HISA de Vicente Salazar, Proquigama de Jaime Uribe y Dibiter de Ernesto Arvizu, principalmente.

Serán cerca de mil millones de piezas las que se concursarán y el IMSS dispuso que sea una o dos fuentes de abasto, a lo sumo, las que al mismo tiempo suministren las medicinas.

El 29 de noviembre se recibirán las ofertas del penúltimo proceso, una licitación también internacional para la adquisición de material de curación, un contrato por otros mil 332 millones de pesos.

Y el último evento, con el cual se cierra la compra consolidada, está programado para recibir ofertas el 22 de noviembre, y será la adquisición de vacunas. Es por mil 884 millones de pesos más.

En ambos casos los fallos están emplazados para el 19 de diciembre y el 30 de noviembre, respectivamente.

LOS TENEDORES DE los bonos que por seis mil millones de dólares se colocaron para financiar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), ya empezaron a organizarse. Desde Nueva York nos llegan reportes de la inminente conformación de un comité de acreedores que están armando BlackRock de Larry Fink, Prudential de John Strangfeld, Manulife Financial de Roy Gori, Schroders de Peter Harrison y Vanguard Finance de Tim Bucley, entre otros. Se están reuniendo para analizar las opciones que tienen ante la cancelación del proyecto de Texcoco y las acciones legales a ejercer a partir del 1 de diciembre.

LOS QUE PARARON ayer las antenas fueron los de Pemex, que dirige Carlos Treviño. Sucede que el gobierno de Donald Trump está pensando nominar al abogado de Quinn Emanuel, Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México. Este profesional tendría, de entrada, un grave conflicto de interés. Es socio de Juan Morillo, el litigante colombiano que demandó a la petrolera y amenazó con hacer públicas grabaciones que prueban supuestos actos de corrupción en las gestiones de Emilio Lozoya y José Antonio González Anaya. Quinn Emanuel es la firma contratada por Oro Negro, de Gonzalo Gil y José Antonio Cañedo.

TODAVÍA NO TOMAN posesión y las huestes de Andrés Manuel López Obrador están amenazando la paz laboral. El viernes, en una reunión encabezada por la futura secretaria del Trabajo, María Luisa Alcalde, se le dijo a los subsecretarios todavía en funciones, Fernando Maldonado y David Arellano, que había que “reactivar“ el sindicalismo mexicano y la recuperación salarial, aunque fuera a costa de huelgas y de las utilidades de las empresas. Por su parte el senador morenista Napoleón Gómez Urrutia empezó a promover sindicatos paralelos en la industria automotriz. El primer dardo fue para Audi, que preside Alfons Dintner.

ESTE JUEVES ES el último Consejo en ProMéxico. Para entonces Paulo Carreño habrá presentado su renuncia. Quedará un encargado de despacho que entregará la oficina el próximo 30 de noviembre. Lo kafkiano es que la ley prevé que un director designado por Andrés Manuel López Obrador tendría que recibirla, pero ya ve que mediáticamente desaparecieron el ProMéxico. ¿Y los 486 empleados? Y peor aún: ¿qué con sus liquidaciones? Ni el próximo canciller, Marcelo Ebrard, ni la futura secretaria de Economía, Graciela Márquez, han dicho “esta boca es mía”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.