Gas natural, otra de Pemex
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gas natural, otra de Pemex

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gas natural, otra de Pemex

18/01/2019
Actualización 18/01/2019 - 15:05

La decisión que tomó Pemex de cancelar el 3 de enero el denominado Proyecto FSRU Pajaritos, va a generarle no solo a la paraestatal problemas en el corto plazo, sino a otros rubros de la economía.

Le contamos que esta licitación se hilvanaba en la transición. La inició el anterior equipo de Carlos Treviño y la retomó la gente de Octavio Romero. Todo iba bien. El 14 de diciembre se presentaron ofertas.

Competían dos consorcios. ICA-Fluor que dirige Juan Carlos Santos, Duranco de Juan Reynoso y Vitol que preside Russel Hardy. El otro, Acciona de José Manuel Entrecanales y Golar de John Fredriksen.

Sin embargo, bajo el argumento de que Pemex cuenta con yacimientos de gas se ordenó cancelar el proyecto porque es prioridad del Estado explotar lo que tiene. Así, sin más, Mex Gas lo suspendió.

El proyecto que Pemex había puesto en la mesa consistía en que el contratista ponía un barco con capacidad para regasificar 600 millones de pies cúbicos por cinco años y trasladarlos hasta Pajaritos.

Para ello tenía que habilitar un puerto para bajar la molécula y construir un ducto de aproximadamente diez kilómetros que conectara con esa unidad de producción que Pemex posee en Veracruz.

La marcha atrás va a pegar sobre todo al abasto en el sureste. Lo justificaba la urgente necesidad de hacer frente a la declinación en la producción de gas natural en esa región del país.

Existe un déficit para surtir la producción de fertilizantes, como son la planta de amoniaco de Cosoleacaque, para los propios procesos de transformación de Pemex y las refinerías de Minatitlán y Salina Cruz.

Se afectarán compromisos comerciales que Pemex tiene con otros clientes de la zona, como la CFE que dirige Manuel Bartlett, que está limitada para la generación de electricidad en la Península de Yucatán.

Las huestes de Andrés Manuel López Obrador están apostando a los descubrimientos de gas en el sureste, con lo que aumentaría la oferta de gas natural. Pero no va a ser suficiente para abastecer las necesidades.

EN LA MISMA línea de Pemex, exactamente en una semana va a recibir ofertas para la perforación de pozos en aguas del Golfo de México. Después de la fallida del sistema de gas natural, ésta trae toda la venia de Octavio Romero. De hecho, va a ser su primer gran licitación. Se dividirá en tres paquetes por un monto cercano a los 500 millones de dólares. Sin embargo, Pemex Exploración y Producción, que dirige Miguel Ángel Lozada, inició con el pie izquierdo porque modificó bases y eliminó una cláusula que pedía cinco años mínimo de experiencia. Alzaron la mano ocho empresas. Apunte a Carso de Carlos Slim, Grupo R de Ramiro Garza, Perforadora Central de Patricio Álvarez Morphy, Latina de Adolfo del Valle, Grupo México de Germán Larrea y Borr Drilling, entre otras.

DESDE ESPAÑA SIGUEN llegando noticias del sector bancario. Ayer le referimos el escándalo en torno al BBVA y su expresidente Francisco González, a quien acusan de espionaje telefónico. Ahora toca a Santander, de Ana Botín, que fue imputado ayer en la investigación por la venta del Banco Popular, caso que apenas le platicamos aquí el martes. Este expediente tiene un vaso comunicante con nuestro país por el grupo de mexicanos que lideró Antonio del Valle y que intentó tomar el control de esa institución hace cinco años y perdió más de 450 millones de euros. Del Valle mantiene un litigio con Santander, que indirectamente se quedó con una participación inferior a 20% que Banco Popular tiene en Bx+. El giro de ayer le abre un buen frente al ex dueño de Bital.

LA REESTRUCTURA DE los 30 mil millones de pesos de la Fibra E del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se está negociando con Carlos Slim. El dueño de América Móvil lleva la voz cantante en representación de todos los inversionistas. ¿La razón? En la panza de Inbursa hay 13 mil millones de pesos, 11 mil millones distribuidos en los fondos de inversión de Inbursa y 2 mil millones de su Afore. Por ello el de Carso controló desde el inicio las pláticas con el equipo de Andrés Manuel López Obrador. Banorte Siglo XXI, que preside Carlos Hank González, y GNP-Profuturo, de Alberto Baillères, simplemente se allanaron.

POR LO QUE se refiere a la liquidación de los 4 mil 200 millones de dólares de bonos que restan del NAIM, la SHCP que comanda Carlos Urzúa, está constituyendo un fondo de recompra de 200 millones de dólares que se fondeará con la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) que recabe la terminal de la CDMX, el Benito Juárez. El objetivo es que a través de prepagos anuales se acelere la amortización de los excedentes de bonos verdes que se adquirieron. Los bondholders cobrarían, pari passu, bajo términos similares a la oferta que en diciembre anunció el subsecretario del ramo, Arturo Herrera.

NI INTERJET, DE Miguel Alemán Magnani, ni Viva Aerobús, de Roberto Alcántara, han solicitado nuevos slots en el aeropuerto de Toluca. Al menos para enero. La primera, que dirige Juan Carlos Zuazua, se adhirió con todo al plan de incentivos que lanzó el año pasado la terminal que dirige Alexandro Argudín. Despacha 60 vuelos a la semana a Cancún y Monterrey tras obtener un descuento de 100% en la TUA y servicios aeroportuarios para el primer año y de 50% para el 2020. La segunda, que este martes asumió William Shaw, vuela desde allí a Puerto Vallarta, Guadalajara, Monterrey, Los Cabos, Acapulco, Cancún e Ixtapa.

YCRIB ES UN nuevo segmento de hotelería que busca explotar espacios inmobiliarios comerciales ociosos aplicando una técnica de construcción modular de cuartos prefabricados que abarata hasta 15 veces la construcción tradicional. La plataforma la empuja el mexicano Andrew McCarthy, que junto con su socio Janko Milunovik, ya levantó los primeros 500 mil dólares para liberar en el primer trimestre del año entre 50 y 100 cuartos de 12 metros cuadrados en Nueva York con tarifas de 120 dólares la noche. En marzo harán otra ronda por 8 millones de dólares para abrir en Londres. Van por unos 2 mil cuartos en cinco años.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.