Seade y las “letras chiquitas”
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Seade y las “letras chiquitas”

COMPARTIR

···
menu-trigger

Seade y las “letras chiquitas”

16/12/2019
Actualización 16/12/2019 - 6:21

Durante su comparecencia entre miércoles y jueves en el Senado, Jesús Seade fue interrogado por las bancadas de oposición sobre si las inspecciones laborales de estadounidenses en territorio mexicano estaban descartadas en el T-MEC. El funcionario aseguró que sí y que en su lugar se realizarían paneles paritarios de resolución de controversias. Ayer, vía Twitter, el subsecretario y negociador mexicano trató de explicar que “como concesión a los duros del Congreso (de EU), su proyecto de ley (de aplicación del T-MEC) incluye un mecanismo interno de monitoreo de nuestra Reforma Laboral, redundante a lo que dispone el tratado, 90% interno e inofensivo”. Y se quejó de que “muchos, con malicia o desinformación, hablan de las ‘letras chiquitas’ del Tratado”, que –aseguró– no existen.

Una vez concluido el periodo ordinario de sesiones, la bancada mayoritaria de Morena, que lidera el zacatecano Ricardo Monreal, ya afina su agenda legislativa para el segundo año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. De arranque, nos cuentan, son cinco son las prioridades: la reforma para regular la cannabis, el dictamen para eliminar la subcontratación ilegal y, la más importante, la reforma al Poder Judicial, además de una reforma electoral y, ojo, ¡una reforma fiscal!

Durante la consulta de este fin de semana para definir el futuro del Tren Maya, la ONU-DH, Capítulo México, encendió los focos sobre este mecanismo de participación tan socorrido por la 4T, pero que ha sido criticado por los nulos estándares de control y certeza en el procesamiento de sus resultados. El organismo advirtió que las consultas a pueblos y comunidades indígenas para la realización de proyectos de desarrollo “no debe ser entendido como un instrumento empleado por el Estado para legitimar cualquier decisión o acción, cumpliendo simplemente con el requisito formal de realizar una consulta que en el fondo no cuente con el consentimiento de los pueblos indígenas o ponga en riesgo sus derechos humanos”. ¿Así o más claro?

Nos comentan que lo que queda del Partido de la Revolución Democrática, que dirige Ángel Ávila, se resiste a desaparecer y optará por llevar a una encuesta entre la militancia la decisión de cambiarse el nombre. En el mismo intento por mantenerse en el escenario político, los perredistas también hicieron saber al INE, de Lorenzo Córdova, que están listos para renovar su dirigencia. Así, definieron el 4 de abril de 2020 como la fecha en la que llamará a las urnas al millón 700 mil afiliados que dicen tener en su nuevo padrón ya depurado.

El suicidio de una alumna del ITAM, presuntamente por la presión académica desmedida en esa institución, sacudió a la sociedad este fin de semana. Circuló un video en el que se ve a un joven que dice: “Estamos aquí (estudiando en el ITAM) por la única razón de que tenemos una beca y no podemos salir adelante ¿Cómo chingados quieren que si no puedo pagar mi estudio aquí, pague 600 pesos para atención psicológica?”. En redes sociales, reflejo claro de la polarización que vivimos, las burlas no se hicieron esperar, al grado de que llegó a ser tendencia el hashtag “Mártires de Starbucks”.

Para garantizar que los pueblos originarios conozcan sus derechos y tengan acceso a la justicia pronta y expedita, en Quintana Roo se decidió traducir a la lengua maya la Constitución Política del estado. La iniciativa la impulsó el diputado morenista Luis Alegre y fue reconocida por la Asociación de Jueces y Comunidades Indígenas del municipio de Felipe Carrillo Puerto, así como por el Consejo de la Judicatura de Justicia Indígena local.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.