El remedio cuesta 84 dólares
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El remedio cuesta 84 dólares

COMPARTIR

···
menu-trigger

El remedio cuesta 84 dólares

14/11/2019

Todo indica que la reducción del gasto en software por parte del gobierno federal –de 76% para 2019– ha golpeado a Pemex, casi tanto como los piratas informáticos, que ahora le exigen 5 millones de dólares en bitcoins para liberar equipos que habrían sido “secuestrados” con el malware DoppelPaymer. Según expertos consultados, uno de los programas idóneos para prevenir estos ataques se llama SpyHunter, cuyo costo anual es de… 84 dólares por equipo.

Más allá del polémico conteo de votos en la elección de la ombudsperson nacional, resulta que, de acuerdo con la Ley de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra está impedida para asumir el cargo, ya que dicha ley establece que para ser titular, es necesario “no desempeñar, ni haber desempeñado cargo de dirección nacional o estatal, en algún partido político en el año anterior a su designación”. Y resulta que la activista del Comité Eureka no sólo es militante, sino integrante de Consejo Nacional de Morena, que es uno de los órganos de dirección del partido. Su nombramiento cuenta con esta arista que lo hace impugnable ante la SCJN.

Sólo unas horas habían pasado desde que Rosario Piedra rindió protesta y ya en la CNDH había una queja en contra… ¡de ella misma! La noche del martes, minutos después de juramentar en la tribuna de la Cámara alta como ombudsperson, fue cuestionada por la prensa sobre la situación de los periodistas asesinados, a lo que repuso: “¿Han asesinado periodistas?”. La respuesta motivó que la organización Periodistas Desplazados en México presentara una queja por considerar que “es una violación a DH de las familias de los compañeros periodistas asesinados”. Ante ello, en entrevista radiofónica con Carlos Loret, Piedra aseguró que “no había escuchado bien la pregunta” y que por eso buscó confirmar: “¿Que si han asesinado periodistas…?”. Incluso señaló que sacaría un comunicado oficial aclarando lo que “sacaron de contexto”.

Nos cuentan en Morena que en su interior crece cada día, “peligrosamente, el síndrome Tlahuelilpan”. Explican que caló hondo la amenaza del alcalde morenista Juan Pedro Cruz, edil de aquel lugar de Hidalgo donde murieron 135 personas en la explosión de un ducto de Pemex, quien se quejó públicamente de que el gobierno de la 4T lo abandonó y que podría dejar el partido. Aseguran que algunos dirigentes agrarios, como el chihuahuense Eraclio Rodríguez, diputado de Morena y presidente de la Comisión de Desarrollo Rural, también ya advirtió a su grupo parlamentario que si no hay apoyo al campo, no tiene sentido continuar en el movimiento.

Crece entre partidos de oposición la molestia contra manifestantes en la Cámara de Diputados y piden ya la presencia de la fuerza policiaca. Ante los desacuerdos y actos violentos, nos dicen, PAN y MC de plano exigieron a la presidencia de la Mesa Directiva que solicite a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, cumpla con su responsabilidad de garantizar el funcionamiento de la sede legislativa, que permita el libre tránsito de legisladores y empleados, al tiempo que se respete el derecho de libertad de expresión de los grupos que protestan a las afueras de San Lázaro.

La secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, tendrá una reunión de trabajo –que no comparecencia, aclaran– con los integrantes de la Comisión del Trabajo del Senado, que presidente Napoleón Gómez Urrutia, el martes 26 de noviembre a las 10 de la mañana. La funcionaria, está previsto, acudirá acompañada de un par de subsecretarios para hablar, seguramente, entre otros temas, de la controvertida iniciativa para combatir el outsourcing que, por cierto, impulsa el propio Napito, también líder de los trabajadores mineros.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.