Confidencial

Coincidencias en la Corte

El acuerdo por el que se desecha la controversia constitucional interpuesta por los alcaldes de Mexicali y Tijuana fue alcanzado por la Comisión de Receso, escribe Confidencial.

En estos días de sospechosismo por el caso Baja California, y cuando Morena y el PAN se echan la culpa de haber aprobado ampliar el mandato de Jaime Bonilla, ayer llamó la atención una curiosa casualidad en la Suprema Corte. El acuerdo por el que se desecha la controversia constitucional interpuesta por los alcaldes de Mexicali y Tijuana fue alcanzado por la Comisión de Receso, pues los ministros están en su periodo vacacional. Resulta que dicha comisión está integrada por los ministros Yasmín Esquivel y Juan Luis González, quienes llegaron al máximo tribunal a propuesta del presidente López Obrador y apoyados mayoritariamente por legisladores morenistas. El argumento de los ministros, sin embargo, es sólido: aún no se promulga la ampliación del periodo, por tanto no hay contra qué ampararse.

Cero diálogo con el PAN

Mientras que Morena y la SEP dan un trato especial al PRI –al grado de aceptar detener y retirar la Ley General de Educación del periodo extraordinario de este jueves para hacerle correcciones–, con el PAN de plano "la cortaron" desde hace meses: hay cero diálogo y ya ni los invitan a las reuniones con el secretario Esteban Moctezuma. Los propios panistas reclamaron públicamente que son los únicos que han sido totalmente ignorados y excluidos de esos encuentros. Por eso anunciaron que ya preparan sus propias iniciativas.

Muñoz Ledo, al quirófano

El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, se someterá este jueves a una cirugía en la vesícula. En sus redes sociales, el diputado de Morena aclaró que es una operación que ya estaba programada, pero debido a sus compromisos en el Legislativo, la había ido aplazando. Así, apenas dos días después de su cumpleaños número 86, y del homenaje que recibió en San Lázaro, el legislador tendrá que visitar el quirófano.

Se instala la protesta en Palacio

La advertencia que hiciera el presidente López Obrador a campesinos de "ahórrense las protestas", pasó de noche. Porque las organizaciones agrarias mantienen un campamento enfrente de Palacio Nacional, con sus carpas y casas de campañas colgadas de las paredes del recinto histórico y con la Puerta Mariana marcada con las siglas de su organización. Los baños, camiones y hasta tanques de gas se convirtieron en parte del paisaje estos días.

Sheinbaum tiene sus bloqueos

No sólo los campesinos acudieron el Palacio Nacional para manifestar sus inconformidades con el gobierno. La administración de la Ciudad de México tuvo a sus propios inconformes que incluso dejaron fuera del Palacio del Ayuntamiento a algunos funcionarios. Un par de decenas de ancianos con banderas rojiblancas –en apoyo a líderes de artesanos que reclamaban un lugar para vender sus artículos– bloquearon las puertas del recinto en el Zócalo, justo a la hora en que César Cravioto informaba sobre la supervisión de la reconstrucción.

La Permanente, un cuadrilátero tricolor

El salón de la Comisión Permanente del Senado se convirtió ayer en el escenario de un fuerte encontronazo protagonizado por dos viejos líderes sindicales. Se desarrollaba el segundo día del parlamento abierto para la regulación laboral, cuando el senador priista Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la CTM, y el líder ferrocarrilero Víctor Flores se pusieron los guantes y sostuvieron un fuerte intercambio de… palabras. El ferrocarrilero, primero, soltó un gancho al hígado: al aprobar la reforma laboral, los senadores se despacharon con la cuchara grande al violar los lineamientos de la Organización Mundial del Trabajo, dijo. El líder cetemista lanzó un recto a la mandíbula de su colega: lo acusó de estar dolido por la derrota que sufrió en días pasados, al perder el control del Congreso del Trabajo.

COLUMNAS ANTERIORES

Fallaron las quinielas en Cultura
Los ‘nacos’, la nueva bancada en el Congreso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.