Confidencial

Capacitadores electorales, en aprietos

El consejero Martín Faz dio a conocer que de 611 reportes de incidencias que se tienen, 23 por ciento son por ataques de perros a los capacitadores.

Más que la delincuencia, lo que obstruye el trabajo de los capacitadores electorales del INE son... los perros. Así lo informó el consejero Martín Faz, quien dio a conocer que de 611 reportes de incidencias que se tienen, 23 por ciento son por ataques de los canes a los capacitadores de funcionarios de casilla. Habrá que pedirle a los ciudadanos que amarren a sus mascotas si suelen soltar la mordida, y esperemos que eso no sea un impedimento para que los servidores puedan llevar a cabo su labor.

Asuntos electorales, ¿a consulta popular?

Ayer, Claudia Sheinbaum dijo que su propuesta es “que no haya reelección” de legisladores, como actualmente es permitido. Sin embargo, la candidata de Morena anticipó que, de ganar la Presidencia, “lo vamos a poner a consulta, para la definición del pueblo de México”. Una de dos: o no tomó en cuenta la Constitución, que claramente dice en su artículo 35 que la materia electoral no puede ser objeto de consultas, o piensa reformar la Carta Magna. No vaya a ser que quiera hacer una consulta tipo ‘aeropuerto de Texcoco’ y sobre esa base hacer una reforma constitucional.

Contundente mensaje de la ministra presidenta

Por si aún hubiese dudas o no había quedado suficientemente claro, ayer la presidenta de la Suprema Corte, Norma Piña, sostuvo que “no cederemos ni un milímetro en lo avanzado por nuestra democracia constitucional a favor de la independencia judicial”. Las palabras de la también presidenta del Consejo de la Judicatura se dieron en el marco de la edición número 16 del Día del Juzgador y la Juzgadora Mexicanos. Ahí, la ministra advirtió también que “rechazamos tajantemente que nuestra función se vea afectada por cualquier influencia interna o externa, ajenas al derecho”. ¿Así o más claro?

Termómetro bancario

Ayer, en la plenaria de Consejeros Consultivos de Citibanamex, cuando se anunció la ausencia de la candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, llovieron los chiflidos y abucheos. Sobre todo porque se recalcó que a los tres aspirantes presidenciales se les invitó con igual antelación y los tres habían confirmado. Más tarde, Ana María Lomelí, enlace de Sheinbaum con empresarios, aclaró que desde el 26 de febrero habló con Manuel Romo, director general de Citibanamex, para informarle que la candidata no podría acompañarlos, pues estaría fuera de la ciudad. De cualquier forma, hubo contraste entre ese reclamo de los asistentes y los aplausos que le brindaron a Xóchitl Gálvez, y hasta corearon su nombre. Por otro lado, el hecho no sorprende en función de la audiencia que había.

Derecho de réplica

El senador del Grupo Plural Emilio Álvarez Icaza, siguiendo el mismo camino de la ahora candidata presidencial Xóchitl Gálvez, ayer se apersonó en Palacio Nacional, donde entregó en la Oficialía de Partes su solicitud formal para exigir su derecho de réplica, luego de que el Presidente lo acusó de manipular a los padres de los 43 de Ayotzinapa. El legislador acusó al mandatario de actuar de manera “cobarde” al “calumniar” e “injuriar”, por lo cual exigió ejercer su derecho de réplica para “debatir sus ataques y mentiras”. Es previsible la respuesta del inquilino de Palacio Nacional, la misma que recibió Xóchitl Gálvez, quien, por ciento, después, interpuso un recurso legal. ¿Hará lo mismo el senador?

Política de peluche

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, se suma a la tendencia de tener su réplica de peluche. La embajada rusa en México presumió que en el Festival Mundial de la Juventud, que se llevó a cabo en la ciudad de Sochi, se dio a conocer a este muñeco del mandatario vestido de karateka. Este se suma al de Amlito, Marcelito y Xochita, por no hablar del Dr. Simi. ¿Moda impuesta desde tierras mexicanas?

COLUMNAS ANTERIORES

Fallaron las quinielas en Cultura
Los ‘nacos’, la nueva bancada en el Congreso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.