Transitando a la inclusión desde el acceso a la información
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Transitando a la inclusión desde el acceso a la información

COMPARTIR

···
menu-trigger

Transitando a la inclusión desde el acceso a la información

24/12/2019

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó al 2019 como el “Año Internacional de las Lenguas Indígenas”; en la cual, se destacó que es de la mayor relevancia el promover y proteger las lenguas indígenas y mejorar la vida de quienes las hablan, con énfasis en que el derecho de una persona a utilizar el idioma de su preferencia es un requisito previo para la libertad de pensamiento, de opinión y de expresión.1

En México, los pueblos originarios son una pieza fundamental del mosaico de culturas y tradiciones que han contribuido a la construcción de nuestro país. El artículo 2 constitucional así lo ha reconocido.

La Nación mexicana tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en los pueblos que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas.2

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México es uno de los países con más diversidad lingüística en el mundo, pues en su territorio se hablan al menos 68 lenguas indígenas.3 Más de 7 millones de personas mayores de 3 años de edad, se comunican a través de una lengua indígena, siendo las más habladas el Náhuatl, el Maya y Tzeltal.

La reforma constitucional en materia de Derechos Humanos de 2011 dispone en el artículo 1, tercer párrafo de la Carta Magna, que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

Atenta a dichos principios, la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública establece en su artículo 13 que los sujetos obligados buscarán, en todo momento, que la información generada tenga un lenguaje sencillo para cualquier persona y se procurará, en la medida de lo posible, su accesibilidad y traducción a lenguas indígenas.

Por ello es importante contar con instrumentos traducidos en lenguas indígenas con la finalidad de fortalecer el derecho de acceso a la información, pues consolidará su valor instrumental para el ejercicio de otros derechos que mejoren la calidad de vida de las personas; como una acción alineada a las metas de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, a fin de que, como se señala en su numeral 10.2, se potencie y promueva la inclusión social, económica y política de todos los mexicanos independientemente de su origen, etnia o cualquier otra condición, así como garantizar la igualdad de oportunidades promoviendo legislaciones adecuadas al respecto.

Sin duda, es relevante hacer énfasis en la importancia de tener instrumentos jurídicos traducidos a las distintas lenguas indígenas de nuestro país, que refleje el compromiso de las instituciones públicas en México no solo en la planeación, sino en la ejecución de políticas y prácticas inclusivas con las comunidades indígenas, que inicien con el respeto al derecho de acceso a la información en su propia lengua.

Ahora, la obligación que tenemos… es garantizar que toda persona, sin excepción, pueda solicitar información en su lengua materna. Este es el camino si queremos un país con verdadera inclusión, la vía de la justicia y desarrollo para todos.

1http://www.unesco.org/new/es/lima/work-areas/unidad-informacion-publica/office-news/2019-por-que-un-ano-de-las-lenguas-indigenas/

2Artículo 2, segundo párrafo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

3http://infosen.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/64/1/2019-08-21-1/assets/documentos/Dict_Segunda_Lenguas_Indigenas.pdf

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.