Todos los bots del presidente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Todos los bots del presidente

COMPARTIR

···

Todos los bots del presidente

05/11/2019

Por Iván Ruelas, Analista Político y Consultor externo de Metrics.

La relación del presidente Andrés Manuel López Obrador con los medios de comunicación está en su peor momento y seguirá deteriorándose. Él mismo ha hecho expresa su apuesta a la redención a través de las redes sociales… pero, ¿cómo logra esas tendencias tan afortunadas y coordinadas en tiempo récord?

EL jueves 31 de octubre, en una de las más ríspidas conferencias de prensa en la historia, un reportero retó al Presidente a poner en la calle a quien esté detrás de los bots de presidencia: “¿Si algún funcionario del gobierno federal está metido en estos ataques a periodistas, usted lo va a separar del cargo?”. Sin titubear, el Presidente respondió: “¡Inmediatamente!”

Luego, dudó que los ataques y amenazas de muerte contra los periodistas que lo cuestionaron en la mañanera del jueves y sus familiares, así como que las tendencias #PrensaProstituida, #PrensaSicaria y #PrensaCorrupta, hubieran sido impulsadas artificialmente: “No creo, y eso es interesante investigarlo, no creo que se haya hecho. Creo que fue la reacción de la gente… Auténtico, no artificial.”

Y agregó: “No creo que sean bots, o a menos que sean de nuestros enemigos o adversarios, que para exacerbar las diferencias de nosotros con los medios, ora sí que como se dice coloquialmente, para amarrar navajas, hayan desatado esa campaña. Tampoco creo. Lo veo más espontáneo. Ahora, ¿que si el contenido es el correcto?, ¡eso no! A todos nos debe de conducir el respeto.”

Y concluyó como queriendo dejarlo en el tintero: “Sí sería interesante lo de la investigación, siempre y cuando no nos cueste, porque ‘no hay’”.

Bueno, aquí tres datos sin costo alguno por cortesía de Metrics, consultores expertos, responsables y especializados en la materia:

1. Las tendencias investigadas #PrensaProstituta, #LordMolecula, #PrensaSicaria y “Gustavo Madero” generaron entre mil 500 y 3 mil acciones entre las 12:00 y las 16:00 horas.

2. La discusión fue 18 por ciento favorable para AMLO, 27 por ciento favorable para el mando del ejército responsable del operativo en Culiacán para atrapar a Ovidio Guzmán y 26 por ciento negativa para la prensa.

3. El nivel de bots que hay en la conversación, es equiparable a lo que se utiliza para una campaña. Cerca del 20 por ciento de la conversación está siendo impulsada artificialmente.

¿Quién le miente al presidente?, veamos las opciones:

-Se miente a sí mismo. Si en verdad considera que estas tendencias son “orgánicas”, evidentemente están siendo impulsadas por alguien. Apostar a que los “enemigos o adversarios” dediquen su tiempo y dinero a hacerle una campaña para confrontarlo con los medios es irrisorio, el Presidente no necesita ayuda de nadie para confrontarse con los periodistas.

-Le mienten sus empleados. Y si en Presidencia no están midiendo, revisando y operando estas variables, por qué entonces no están haciendo su trabajo.

-Y como dato adicional, hoy el #NoSoyBot ha generado 5 mil 209 menciones, con un alcance de 422 mil 093 personas, como diciendo “yo no fui”.

Sabemos que el presidente escucha a las redes, pues las comenta con frecuencia, podemos confiar en que no está dando la instrucción de que se ataque a periodistas con medios del Estado… ¿entonces será mucho pedirle que controle a su gente?

Es claro que las tendencias se forjaron de manera artificial, como apuntaba el reportero en la conferencia: bots y cuentas falsas. Es claro que se atacó a periodistas y sus familiares por contrariar al Presidente. Hasta aquí llegan los resultados de este lado de la investigación. Ahora, y no cuesta nada, queda pendiente que el presidente investigue quién lo hizo, con qué dinero y con instrucciones de quién. ¿Quién controla y a quién le reportan todos los bots del presidente?

La información y posturas vertidas en este texto no representan la opinión de El Financiero y son exclusivas del autor*

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.