Se desvanecen algunos riesgos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se desvanecen algunos riesgos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Se desvanecen algunos riesgos

20/12/2019

En las últimas semanas la mayoría de las cosas que preocupaban a los inversionistas y a los mercados se han venido resolviendo. Entraremos al 2020 ante un panorama de menor incertidumbre y mayor claridad de lo que pudiéramos esperar, al menos en el frente económico. Para empezar, se ha disminuido –casi por completo– el riesgo de recesión de Estados Unidos y del mundo. Hasta hace pocas semanas, los mercados habían anticipado que la economía más grande del mundo tenía grandes posibilidades de entrar a una recesión tan pronto como en el 2020. Durante el año la curva de los instrumentos de renta fija se mantuvo invertida –es decir, los rendimientos de corto plazo otorgaban un mayor rendimiento que los de largo plazo– hasta el pasado mes de octubre. A partir de dicho mes y hasta la fecha los bonos de más plazo han comenzado a subir, reconociendo que, hacia adelante la perspectiva es de mayor crecimiento, por lo que no será necesario un mayor estímulo o recortes en las tasas de fondos federales por parte de la Reserva Federal. Es un dicho ampliamente conocido por los mercados que cuando la curva de rendimientos se invierte, las probabilidades de recesión aumentan considerablemente. Sin embargo, en esta ocasión los mercados han corregido parte de esa distorsión. De hecho, se espera que para el 4T19 la economía de Estados Unidos aumente cerca del 2 por ciento y con ello el crecimiento del 2019 será del 2.3 por ciento, muy elevado considerando una base comparativa difícil de superar y por encima del potencial del crecimiento de dicha economía.

El segundo factor que se resolvió recientemente es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, situación que detonó buena parte de los temores de recesión que acabamos de mencionar. La semana pasada se anunció un entendimiento entre China y Estados Unidos sobre los principios y términos fundamentales de un acuerdo comercial que detenga las hostilidades comerciales entre ambos países. A pesar de que el acuerdo no está terminado ni firmado y se desconocen los detalles, hay mayor confianza de que no se escalarán más las tensiones comerciales, y que ni China ni Estados Unidos están dispuestos a incrementar las hostilidades. Con ello, al menos tendremos una retórica menos negativa hasta las elecciones de 2020 en Estados Unidos.

En el continente Europeo un tema recurrente que añadía incertidumbre, y periodos de fuerte volatilidad en los últimos años era el Brexit. Y hasta hace poco todo parecía indicar que habría una salida del Reino Unido de la Unión Europea desordenada. Sin embargo, en las pasadas elecciones del 12 de diciembre donde el partido conservador liderado por Boris Johnson ganó con una mayoría significativa, elimina la incertidumbre sobre el proceso de Brexit en la región. Ahora se espera que los conservadores cumplan con su mandato de sacar al Reino Unido de la Unión Europea antes del 31 de enero, e inicien negociaciones para establecer las reglas de la nueva relación comercial entre ambos. Ante un acuerdo y una salida ordenada, se esperaría que tanto la Unión Europea como el Reino Unido comiencen a retomar el crecimiento liderado por un nuevo ciclo de inversión ante el establecimiento de reglas claras.

En México, por su parte, se firmaron las modificaciones al T-MEC. A pesar de los fuertes cuestionamientos sobre la posición de México ante los “agregados laborales “por parte de Estados Unidos, es una muy buena noticia la firma del acuerdo, que le resta incertidumbre al panorama y debería de ayudar a detonar un nuevo ciclo de inversión que ha estado frenado desde el 2016.

Si bien se han solucionado una buena parte de los temores y preocupaciones, entraremos al 2020 con temas aún pendientes. El juicio político de Trump, las elecciones en Estados Unidos; y en México la ejecución del presupuesto, las revisiones a las calificaciones de la deuda de Pemex y del soberano son cuestiones irresueltas que sin duda traerán volatilidad en los mercados, por lo que nos espera un año por demás “entretenido”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.