Las nuevas preferencias del consumidor en autos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las nuevas preferencias del consumidor en autos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las nuevas preferencias del consumidor en autos

12/12/2019

Aún recuerdo cuando se estrenó la película “Volver al futuro”, donde apareció ese icónico auto volador que invadió la imaginación de todos sus espectadores y les hizo cuestionarse cómo tendría que ser el auto del futuro. Después, llegó a reforzar esa idea el film “El quinto elemento”, en donde también mostraban que aún en el siglo XXIII (época en la que fue ambientada la película) los autos voladores serían el sistema de transporte predominante.

Es interesante ver como los comandos de voz se consideraban muy avanzados en 1997 y actualmente son funciones cotidianas en aplicativos y otros medios móviles, sin embargo, la evolución de los vehículos ligeros y comerciales hacia su operación autónoma, es algo que después de más de 20 años ya está siendo una realidad. A pesar de que aún queda mucho por hacer en el terreno de autonomía vehicular, a nivel global los consumidores ya lo perciben como una posibilidad para mejorar su experiencia de manejo.

El potencial tecnológico que ha traído la Industria 4.0 están obligando a los actores involucrados en el sector a iniciar un proceso de innovación por las demandas del mercado y por las preferencias de los consumidores, cada vez más marcadas, individuales y diferenciadas entre sí. En este rubro, es imposible negar que los consumidores mexicanos también ya acusan un cambio en sus preferencias de consumo, por lo que una oportunidad de negocio está en rastrear y conocer lo que los consumidores buscan.

En nuestra última edición del estudio “Global Automotive Consumer Study” en su edición 2019, detectamos cuatro puntos que están marcando las preferencias de los consumidores a nivel internacional, así como en nuestro país, las cuales me gustaría compartir por su relevancia e impacto:

1. Vehículos autónomos más seguros. Aunque aún no son tan comunes los vehículos autónomos, es cierto que los consumidores ya los consideran como una opción de transporte en un futuro próximo y surgen dudas sobre la seguridad de los vehículos autónomos (VA), lo que hace que algunas personas adopten un enfoque más cauteloso ante esta opción.

2. Vehículos eléctricos van al alza. La demanda de los vehículos eléctricos está creciendo sobre todo en Asia Pacífico y la Unión Europea, pero el costo del combustible sigue siendo un parámetro decisivo para la compra. En México, a principios de 2019 se comercializaron siete mil 849 autos con esta tecnología, un incremento de 27 por ciento frente al mismo periodo de 2018.(1 )

3. Autos interconectados. Existen opiniones divididas respecto a la conectividad de los autos. Un total de 70 por ciento de consumidores mexicanos que participaron en esta encuesta considera que la interconexión es benéfica; sin embargo, el 63 por ciento les preocupa que puedan ser hackeadas y su información de valor se vuelva pública.

4. La movilidad compartida aún no es para todos. En México, al menos el 68 por ciento de los consumidores usa su auto diario y lo prefiere como el único medio de transporte y en este rubro, el éxito de la movilidad compartida a futuro puede depender de las personas más jóvenes que han adoptado completamente los preceptos de un entorno digital.

Si bien México va a un paso más lento, los consumidores ya voltean a ver nuevas opciones de movilidad. Tanto es así que, a pesar de que los autos de motor tradicional siguen siendo los más adquiridos, las personas comienzan a optar por motores eléctricos a medida que el interés por los híbridos aumenta.

Es inminente que se acerca una ola de cambios que abarca todos los sectores de la industria, por lo que los actores clave deberán iniciar a cuestionarse si están listos para hacer frente a los nuevos retos o si será necesario comenzar a reimaginar sus servicios para continuar en el mercado.

(1) Reporte de ventas de vehículos eléctricos e híbridos de agosto, INEGI

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.