La información pública para una ciudad más resiliente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La información pública para una ciudad más resiliente

COMPARTIR

···

La información pública para una ciudad más resiliente

18/09/2018
logo Carlos Alberto Bonnin Erales
Comisionado del INAI

Una ciudad resiliente es capaz de prever, resistir y recuperarse de las contingencias y adversidades. Una ciudad en función de sus habitantes, que es inclusiva, segura y sostenible. Un espacio donde ciudadanos y autoridades trabajan en colaboración para hacer frente a los desafíos físicos, sociales y económicos.

Mañana se cumple un aniversario más de esos 19 de septiembre que trastocaron de una manera inexplicable la vida de millones de mexicanos. Como hace 33 años, el 19 de septiembre de 2017 nos reveló de nuevo lo frágil que puede llegar a ser la vida, pero a su vez nos enseñó la solidaridad que es capaz de mostrar el ser humano, lo fuertes que somos cuando nos unimos, y como, cuando trabajamos en equipo y hacemos empatía por los demás, los problemas se afrontan de una mejor manera.

Durante los primeros minutos tras el sismo, saber de nuestros seres queridos, de nuestros amigos, nuestro hogar y lugar de trabajo se volvió esencial. A diferencia de 1985, los teléfonos celulares y el Internet facilitaron esa información. Sabíamos que zonas habían sido mayormente afectadas, en dónde se necesitaban insumos para el rescate de las personas atrapadas, a dónde llevar los alimentos y despensas para los que lo habían perdido todo y para los miles de voluntarios que se volcaron a las calles ayudando a quien lo necesitara.

La información se volvió una herramienta para mantenernos a salvo, para dar la mano y estar preparados. Como ciudadano que cree firmemente en el derecho de acceso a la información, estoy convencido que la información es condición para crecer como ciudadanos, y para aportar a nuestro entorno, un insumo estratégico con el que se consolida un régimen democrático.

El pasado 8 de agosto, el Pleno del INAI votó transparentar los resultados del estudio Fortalecimiento de Resiliencia en la Ciudad de México, el cual fue realizado por una empresa en colaboración con más de 70 expertos de diferentes dependencias capitalinas, así como instancias federales y especialistas del Sismológico Nacional y el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. Dicho diagnóstico busca conocer las áreas a fortalecer para ser más resilientes, así como, plantear iniciativas de mediano y largo plazo para reducir la vulnerabilidad de la capital.

Hacer públicos los resultados de dicho estudio de resiliencia darán a conocer, por un lado, los aspectos que las instancias gubernamentales deben mejorar para tener una mayor capacidad de reacción ante alguna situación adversa; y por otro lado, también servirán como herramienta para que la sociedad civil participe en estrategias para responder juntos a las adversidades: tales como sismos, tormentas atípicas, derrumbes y otras contingencias.

Construir una ciudad que pueda adaptarse a las adversidades y a sus dinámicas cotidianas es indispensable para consolidar mejores condiciones de salud, de convivencia social y mayores índices de calidad de vida de los habitantes. Ante ello, contar con información pública es sólo el primer paso para conocer el estado de la urbe en la que vivimos, para saber las capacidades y potencialidades de nuestras autoridades, y tener certeza de que, en caso de necesitarse, sabremos cómo responderle a la emergencia.

Con información pública se construyen ciudades más resilientes y centradas en el bienestar de sus habitantes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.