Inversión en mercados emergentes: de interesante a indispensable
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inversión en mercados emergentes: de interesante a indispensable

COMPARTIR

···

Inversión en mercados emergentes: de interesante a indispensable

14/06/2019

La categoría de “emergente” nació en el mundo de inversiones en los ochenta. El término, de hecho, surge como un adjetivo con menos estigma que “tercer mundo”, como se refería el Banco Mundial a países no desarrollados. En 1987, el proveedor de índices MSCI crea una cartera de referencia para la inversión accionaria en estos países. En su incepción incluía a 10 países, con marcada presencia de América Latina (Argentina, Brasil, Chile y México), pero con bajo peso del universo global accionario (menos del 1.0 por ciento).

¿Qué motivó el interés en invertir en estos países? Lo que en un comienzo era motivación de apoyo al desarrollo, dio lugar al interés de lograr exposición a países de altas tasas de crecimiento o exposición a materias primas. Ello a pesar de mayores riesgos, tanto políticos como financieros.

En algo más de 30 años los mercados emergentes han visto una evolución significativa. En 2019 el grupo incluye 24 países, que representan 12 por ciento de la capitalización bursátil global. La composición geográfica ha variado de manera notoria. Países como Portugal e Israel pasaron a la categoría de desarrollados. Otros, como Argentina y Jordania, cayeron a una categoría más abajo o “mercados frontera”; otros, eliminados por ya no ser mercados invertibles, como Venezuela.

Lo más destacable ha sido el ascenso de economías asiáticas, en particular China. El mercado accionario chino entró al grupo de emergentes en 1996, con muchas limitaciones en un comienzo debido a la poca profundidad de mercado, aspectos regulatorios, entre otros factores. El desarrollo del país así como su apertura financiera han llevado a elevar la ponderación a 30 por ciento actual, que se incrementará hasta 40 en un futuro cercano. No debiera de extrañarnos que China le dispute a mercados desarrollados un lugar relevante en la cartera de inversionistas. Con todo, nueve países asiáticos ya concentran más del 70 por ciento de la categoría emergente, mientras que América Latina ha perdido importancia.

Ya en su tercera década, los mercados emergentes no pueden quedar fuera de la consideración de todo inversionista. Ya no se trata de países “interesantes” para invertir sino que son “indispensables”, que incluyen empresas de alcance global, no sólo en materias primas, sino también en industrias de mayor valor agregado como la tecnológica o servicios financieros.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.