menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En una pandemia la transparencia es un valor esencial

COMPARTIR

···
menu-trigger

En una pandemia la transparencia es un valor esencial

14/04/2020

Por Eugenio Monterrey Chepov, comisionado del INAI .

La transparencia es un valor esencial en toda democracia. En los países regidos por dictaduras o por autócratas, la transparencia no tiene cabida, pero en las democracias como en México, no puede obviarse la acción del gobierno en todos los órdenes.

Lo anterior, lo afirmo en un contexto de normalidad pública, dentro de los cauces de la dinámica diaria. Pero dicha aseveración tiene todavía mayor validez e incidencia cuando en los países los afecta una crisis y en el caso real y específico, la crisis originada en una pandemia o problema de salud pública que se ha generalizado en el mundo y afecta a cualquier individuo sin mayores consideraciones artificiales como el estrato social, el género, la edad, etcétera.

Cuando en un país se afronta una crisis, el régimen democrático subsiste y, por ende, el acceso a la información generada por las autoridades sanitarias responsables de encabezar y dictar las medidas necesarias para combatir la pandemia, asumen —y deben asumir ya en forma implícita— la obligación de informar y dar acceso a todas las decisiones que se han asumido y que se han documentado.

El valor democrático que tiene el informar a la población, ya sea porque el Estado motu proprio lo haga o a instancia de cualquier individuo, fortalece la relación que en democracia debe existir entre gobiernos y ciudadanos.

La población, en estas circunstancias debe saber qué hacer ante lo que se informa, debe conocer las acciones que debe acometer tras lo que comunique la autoridad, y eso genera corresponsabilidad en el sentido siguiente: si lo que la autoridad señala debe tomarse como información oficial; más aún, en estas situaciones en los que los contextos de desinformación o de circulación de información falsa son más frecuentes de lo que parecen.

En esa situación, el INAI —que, si bien suspendió las sesiones del Pleno y los plazos legales, continúa trabajando desde casa, incluso en los días vacacionales de la Semana Santa—, comprende que la información que el Ejecutivo federal genera a partir de la pandemia del Covid-19, a través de la Secretaría de Salud, es de vital importancia para todos los efectos que sea conocida por toda la población.

En ese sentido, no sólo el ejercicio informativo de las mañaneras y vespertinas que diariamente se difunden en los medios televisivos abonan, sino que todo requerimiento de información de los particulares o la información que aparece en el portal de Internet que sobre la pandemia tiene la Secretaría de Salud implican tener una ciudadanía informada en un momento de crisis.

Guardando la sana distancia, el INAI y la Secretaría de Salud —del Gobierno federal—, han mantenido reuniones de trabajo bajo dos enfoques: por un lado, el respeto al acceso a la información en un ejercicio de transparencia proactiva que se verá reflejado en el portal de Internet antes citado y, por el otro, el respeto a la protección de los datos personales de quienes forman parte de la estadística o de los estudios que son necesarios en torno a la pandemia.

Hemos reconocido la importancia de la información que el subsecretario Hugo López Gatell transmite tarde a tarde, todos los días, y hemos acordado con nuestros colegas de la Secretaría que dicha información pueda obrar en ese sitio de difusión pública con un lenguaje ciudadano, cercano a la población. De igual forma, constitucionalmente reconocemos la autoridad del Consejo de Salubridad General y, por ende, que todas las medidas que la máxima autoridad sanitaria ha dictado en torno a la pandemia estén a disposición de cualquier individuo interesado.

Compartimos información entre ambas instituciones, aportamos nuestra experiencia en la atención de consultas que se nos formulan, sugerimos mejores ideas que vayan de la mano entre informar lo que es público, respetar los datos personales, ser proactivos al transparentar el quehacer de la autoridad sanitaria y siempre con el debido cuidado de que la Secretaría de Salud y el Consejo de Salubridad General llevan la voz cantante en torno a las cuestiones sanitarias.

Pero no debemos olvidar lo siguiente: lo inmediato, sin duda, tiene el revestimiento de las acciones de gobierno para confrontar la crisis, pero lo mediato, lo aleccionador, es que esta clase de ejercicios forman, construyen y fortalecen ciudadanías democráticas.

El INAI agradece el esfuerzo de la Secretaría de Salud por atender esta faceta dentro del escenario de una cuarentena y agradece a los servidores públicos del INAI la continuidad del trabajo institucional.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.