El Infonavit y el mercado hipotecario
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Infonavit y el mercado hipotecario

COMPARTIR

···
menu-trigger

El Infonavit y el mercado hipotecario

12/02/2018
Actualización 11/02/2018 - 23:21
Placeholder block

Este artículo responde al de Carlos Serrano, economista Jefe de BBVA-Bancomer, titulado “Infonavit: deseable revisar su papel en el mercado hipotecario”, el cual interpreta de forma errada el rol del Instituto tanto en el plano hipotecario, como de cara al funcionamiento del Sistema de Ahorro para el Retiro.

En primer lugar, coincidimos totalmente en la relevancia de la banca de desarrollo para hacer frente a diversas fallas de mercado. Sin embargo, debiera quedar claro que el Infonavit no es un banco de desarrollo. No forma parte del sector público, ni recibe recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación. En suma, el Infonavit no representa costo alguno a los contribuyentes.

El Infonavit se creó hace 45 años como una iniciativa conjunta del Gobierno Federal, los trabajadores y los empresarios para crear un fondo mutualista único en su tipo y ejemplo a nivel mundial. A partir de las aportaciones patronales, constituyen depósitos en cuentas individuales para cada trabajador y ha desarrollado un sistema de financiamiento autosostenible. Desde su creación a la fecha, el Infonavit ha otorgado créditos destinados a soluciones de vivienda a casi 10 millones de familias.

El Infonavit cumple con su papel de mutualidad al atender tanto a trabajadores de bajos ingresos, que enfrentan una mayor rotación en su situación laboral en el mercado formal, como a los de mayores ingresos. Al segmento de bajos ingresos, el cual continúa creciendo, la banca comercial no lo tiene presente, pues representa un alto riesgo y nula rentabilidad. En el segmento de ingresos de 0 a 4 veces el salario mínimo (VSM), entre enero y noviembre de 2017 el crédito otorgado por el Infonavit representó el 79.3% del total, mientras que la banca privada participó sólo con el 3.3%. A diferencia de lo que plantea el Sr. Serrano, las fallas de mercado aún persisten, razón por la cual el Infonavit, como fondo mutualista, es una solución de intermediación financiera para trabajadores de bajos, medianos y altos ingresos.

En ese artículo se señala que el Infonavit, al haber aumentado en 2017 el monto máximo de sus créditos hasta 1.6 millones de pesos, “pasó de ser una institución con foco en atender al mercado de menores ingresos a una que compite con los bancos”, y agrega que “el Infonavit tiene la enorme ventaja de contar con el monopolio del mecanismo de descuento de nómina. Sería deseable que este mecanismo se ponga a disposición de todos los bancos privados”. A este respecto cabe señalar lo siguiente: I) la participación del Infonavit en el segmento de mercado de 9 VSM o más es pequeña. Del saldo del crédito total para este segmento, el Instituto representa sólo el 16%, mientras que la banca comercial representa el 80%. II) En el segmento de ingresos altos sólo se ha atendido al 40% de las familias de altos ingresos y que se encuentran en la formalidad (ver estudio de Deloitte, GEA, CIDE, Softec encargado por ABM y ONAVIS sobre el financiamiento a la vivienda en México). III) El Infonavit, como un fondo mutualista es de todos sus derechohabientes, por lo que no tiene derechohabientes de primera ni de segunda. Por ello, si un derechohabiente de altos ingresos solicita un crédito, el Instituto está obligado a atenderlo para cubrir sus necesidades de vivienda, y es lo que sucedió al incrementar el monto máximo de crédito. IV) Finalmente, la plataforma de cobro del Infonavit ha estado a disposición de la banca comercial a través de productos financieros en los que participa como son: “Segundo Crédito”, “Infonavit Total”, “Cofinanciamiento Infonavit”; “Apoyo Infonavit” y “Mejoravit”. Durante el 2017 le permitió a la banca comercial colocar recursos por casi 40 mil millones de pesos en créditos.

En la última parte del artículo cuestionado se aprecia un precario conocimiento del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) y del Infonavit Señala que el Instituto actúa también como un fondo de pensiones y que otorga pensiones para aquellos trabajadores que no solicitaron un crédito. Debe quedar claro que el Infonavit ni administra ni otorga pensiones, lo cual es tarea de las Afores. El Infonavit solo administra el ahorro para la vivienda y busca el mejor rendimiento posible para estos recursos. En todo caso, de acuerdo a la Ley del SAR (Ley 97), el ahorro que no utilizó un derechohabiente para vivienda complementa la pensión de un trabajador, la cual será entregada por la Afore o por una aseguradora autorizada para estas rentas vitalicias. Todo ello sin menoscabo de que la adquisición de una vivienda también es ahorro, generadora de plusvalía y por ende patrimonio para hacer frente a la vejez.

Finalmente, es importante recordar que de acuerdo a la Ley del SAR (Ley 97), los recursos en la SCV para aquellos trabajadores que no solicitaron un crédito, forman parte del monto sobre el cual se calcula la pensión. Proponer que las aportaciones para vivienda debieran transferirse al retiro para complementar la pensión, además de desconocimiento de cómo funciona el SAR, desvía la atención del problema fundamental que representa la baja tasa de reemplazo de las pensiones para la “generación Afore”, y que requiere como solución real recursos o aportaciones frescas.

Reiteramos que el Infonavit está siempre en la mejor disposición de explicar qué y cómo lo hace para obtener los mayores rendimientos para los trabajadores, y con ello incrementar su ahorro para adquirir una vivienda o, si así lo desea, complementar su pensión.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.