Opinión Colaborador Invitado

Desafíos y cambios urgentes de las Pymes para el 2021

En realidad todas las empresas han tenido que redefinir su estrategia empresarial, actuando de forma rápida y sin burocracias. señala Guillermo Cruz.

*Por el doctor Guillermo Cruz, presidente de ACAD y presidente nacional de la Comisión de Negocios y Financiamiento en Coparmex

El año 2021 presenta muchos desafíos para todas las empresas pero en especial para las empresas medianas y pequeñas que han vivido este 2020 una de las mayores crisis económicas y sanitarias de los últimos tiempos. Las Pymes en realidad están en gran riesgo y son de vital importancia para el desarrollo del país. Su aportación en PIB llegó a ser del 52%, de acuerdo con la Secretaría de Economía y el número de personas que emplean alcanza el 72% a nivel nacional, según el INEGI.

En realidad todas las empresas han tenido que redefinir su estrategia empresarial, actuando de forma rápida y sin burocracias, sorteando las dificultades de un cambio repentino que hoy parece que llegó para quedarse.

Según una encuesta publicada por Expansión, el 57% de las empresas mexicanas prevé recuperarse de esta crisis económica hasta el 2022, o incluso después, y solo el 33% de las compañías estima que podría recuperarse en el 2021 (1). La OIT advierte que el desempleo llegó al 11.7% de la población económicamente activa, equivalente a seis millones de personas. Por su lado, el sector informal durante la cuarentena por COVID-19 igualmente descendió un 47.7% (2).

Combatir estos números y tendencia económica tan negativa, realmente requiere adaptarse al cambio para este 2021. Esto es determinante y muy importante para todas las empresas, especialmente para las Pymes donde representa la diferencia entre desaparecer o seguir creciendo, ahora en un mundo diferente.

Los cambios más importantes que todo empresario debe considerar, son:

1. CONTROL DE GESTIÓN: hoy ha sido necesario implantar un plan de reacción o gestión (gobierno corporativo) diferente, hoy es vital actuar de manera cercana a la administración del día a día. Al menos plantear acciones, metas de desempeño semana y asegurar su cumplimiento en tiempo y forma.

2. VENTAS: No se puede esperar a que llegue el cliente. Las prácticas de ventas deben contar con mayor apoyo digital, trabajar en networking, redes sociales, página web interactiva, uso del CRM con seguimiento semanal y cuotas de venta.

3. FINANZAS: La estructura de costos y gastos ha tenido que cambiar. En muchos casos ya no hay oficinas o estas han sido disminuidas dramáticamente. El control presupuestal sigue siendo fundamental para no gastar más de lo que realmente ingresa. Reestructurar créditos para cerrar posibles brechas de liquidez, negociar con proveedores y acreedores ajustándose a las capacidades los plazos y condiciones de pago.

4. EQUIPO DE TRABAJO MOTIVADO Y DE ALTO DESEMPEÑO: Trabajar con el personal para que el estilo remoto se mantengan productivo. Retomar una cultura empresarial de medición , trabajo en equipo y alto nivel de resultados. Procurar por reuniones productivas juntas de alta efectividad donde se tomen acuerdos, se registren los compromisos y se les dé seguimiento puntual a su cumplimiento.

5. COMPRAS, PRODUCCIÓN Y LOGÍSTICA: El control logístico entre lo que se adquiere, produce, almacena y entrega debe ser importante para no desperdiciar el capital de trabajo en inversiones no productivas.

6. NUEVOS PRODUCTOS Y NEGOCIOS: Cimentar el futuro en un modelo operativo totalmente funcional bajo las nuevas restricciones en y post COVID. Se dieron tendencias y modelo de actuar y operar que llegaron para quedarse.

7. FIDELIZACIÓN DE CLIENTES: Hoy lograr clientes de consumo frecuente y clientes que nos recomienden se vuelve fundamental. Es importante entrar a los sistemas de calificación de consumidores con buenas recomendaciones digitales, ello puede hacer la gran diferencia, aun a pesar de ser pequeños negocios. La conciencia medioambiental y el manejo con valores y limpieza son elementos fundamentales al seleccionar entre múltiples alternativas.

8. TRANSFORMACIÓN DIGITAL: El e-commerce definitivamente es la asignatura por excelencia en este momento. Hoy debe buscarse un negocio que pueda comercializar sus productos de manera remota y que sea una opción sencilla, de buena calidad y de acceso rápido o inmediato.

9. ENTENDER LOS CICLOS DE RESTRICCIÓN VS. APERTURA ECONÓMICA: Debemos diseñar, planear e implementar modelos de negocios que puedan operar bajo condiciones restrictivas y de apertura económica. En realidad es de esperarse, al menos unos seis meses durante 2021 lleno de restricciones, y una apertura económica lenta para el segundo semestre. Igual debemos estar preparado para enfrentar momentos de crecimiento económico en 2022. Lograr reaccionar a tiempo requiere datos duros del mercado y monitorear continuamente lo que realmente está sucediendo y su velocidad de cambio.

Aún a pesar de la gran noticia de los pronósticos económicos y de la posible mejora derivada de la aplicación de vacunas, en realidad sabemos que va a ser lenta su aplicación, además que este 2021 será un año de elecciones, lo que incidirá en mucha prudencia en gasto e inversiones. Reconozcamos que el mundo ha cambiado y que por lo tanto también debemos transformarnos para sobrevivir y crecer lo más rápido posible. Tomemos nuestras precauciones, pero pongamos todo nuestro talento y energía en la recuperación empresarial. "Es momento de sacar la casta".

Notas al pie:

1: Expansión.com, Héctor Elias Chagoya 24-11-2020

2. El Economista, Pilar Martinez 8-10-2020

COLUMNAS ANTERIORES

¿Cómo medir la productividad de los empleados en la nueva normalidad?
México y Estados Unidos: producir juntos para competir globalmente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.