Opinión Colaborador Invitado

Auditoría de calidad: un enfoque adaptado para tiempos desafiantes

Los procesos de auditoría continuarán llevándose a cabo en entornos retadores. Sin embargo, debemos seguir fomentando la confianza en el sector financiero, brindando a nuestros equipos tecnologías que les permitan ser más eficientes.

Por Ricardo Moreno, Socio Líder de Assurance en PwC México

Para seguir fomentando la

confianza en la sociedad y en el

sector financiero, es importante

combinar una serie de elementos

como talento, tecnología y procesos

para ofrecer auditorías de calidad.

La ejecución de una auditoría en un periodo de incertidumbre, como el que hoy en día vivimos, se transforma dramáticamente. Pasamos de llevar a cabo auditorías presenciales y a distancia, a realizarlas totalmente en un ambiente digital y de manera virtual. Este escenario demanda no solo preservar los marcos de calidad y cumplimiento, sino un mayor enfoque en la especialización, intensificar programas de capacitación y desarrollo, mejorar habilidades como gestión y visualización de datos, así como de herramientas de colaboración y automatización de procesos.

No poder estar físicamente en las oficinas de nuestros clientes −como antes se hacía− requiere un alto grado de disciplina y un manejo adecuado del calendario, es decir, de una gerencia de proyectos. Esto permite dar un buen seguimiento de manera virtual para hacer que los procesos fluyan adecuadamente. En este sentido, implementar un protocolo –incluso con reglas de etiqueta– para la realización de juntas virtuales es un gran aliado, ya que impacta directamente en los resultados del proceso.

La tecnología, durante la ejecución de una auditoría, juega un papel muy relevante que supera la función de mantener la conectividad entre los equipos. Los grandes volúmenes de datos que las empresas manejan actualmente solo pueden procesarse a través de sistemas de información, que incluyan controles automáticos que garanticen la integridad de las transacciones, la confiabilidad de la información financiera y la seguridad de la misma. Es imprescindible que los auditores de hoy en día tengan conocimientos de estos sistemas de información y de las herramientas tecnológicas capaces de validar de manera más eficiente dichos controles.

Hasta hace algunos años, la típica prueba de auditoría consistía en hacer una selección de muestras aleatorias para poder inferir el resultado en una población. Sin embargo, la tecnología que hoy utilizamos brinda la oportunidad de cubrir un porcentaje mucho mayor de la población o de un enfoque a determinados riesgos de auditoría, a fin de tener una mejor respuesta por parte de los auditores a estos riesgos.

Vale la pena señalar que la tecnología no sustituye el talento humano. El juicio profesional es fundamental, acompañado de conocimiento y experiencia técnica, contable y financiera. En este aspecto, la capacitación continua no puede parar: se requieren habilidades específicas para configurar las herramientas, programarlas y aplicarlas en el día a día de una auditoría.

Hace un par de años, creamos la red de Chief Auditors, un grupo de profesionales con amplio expertise en auditoría y en diferentes sectores económicos. Este grupo apoya a los equipos en temas técnicos de auditoría con consultas sobre juicios importantes en aspectos avanzados de auditoría, incluyendo sistemas de información complejos.

Asimismo, ampliamos el equipo de Assurance Quality Management (AQM), lo que nos permite, de manera oportuna, adquirir conocimientos como resultado de las observaciones emanadas de las revisiones internas y externas, y de cómo adaptar las nuevas tecnologías a los procesos contables y de auditoría, con base en las nuevas regulaciones. Además, el AQM nos apoya a obtener retroalimentación oportuna para llevar a cabo las adecuaciones a procedimientos y políticas de manera proactiva y no reactiva.

Para nosotros es necesario transparentar y comunicar, de manera voluntaria, las acciones que realizamos con respecto a la calidad en las auditorías. Por ello, por primera vez estamos generando el Reporte de Calidad en las Auditorías, en el que ofrecemos información sobre las mejores prácticas para mejorar la calidad de las auditorías, así como darle cumplimiento a las disposiciones y responsabilidades descritas en la Circular Única de Auditores Externos.

Los procesos de auditoría continuarán llevándose a cabo en entornos retadores. Sin embargo, debemos seguir fomentando la confianza en el sector financiero, brindando a nuestros equipos tecnologías que les permitan ser más eficientes, ofrecer información de valor y personalizar la innovación para abordar las circunstancias únicas de nuestros clientes.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Cómo medir la productividad de los empleados en la nueva normalidad?
México y Estados Unidos: producir juntos para competir globalmente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.