Adiós al bipartidismo en Costa Rica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Adiós al bipartidismo en Costa Rica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Adiós al bipartidismo en Costa Rica

12/02/2018
Actualización 12/02/2018 - 11:34
Placeholder block

Durante muchas décadas existieron en Costa Rica dos partidos tradicionales: el Partido Liberación Nacional (PLN), socialdemócrata, y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), socialcristiano. Se alternaban el poder y quien ganaba usualmente tenía la mayoría de diputados en la Asamblea Legislativa, lo cual hacía fácil negociar y por consiguiente fácil gobernar.

En el año 2002 surge un partido nuevo llamado PAC (Partido Acción Ciudadana), de posición centro-izquierda, cuyo líder Ottón Solís –disidente del PLN– puso como bandera de la organización política en ese momento la lucha contra la corrupción. En las elecciones de ese año el PAC logró en primera vuelta 14 diputados de 57 que conforman el Congreso en Costa Rica, rompiendo de esa manera el bipartidismo en la Asamblea Legislativa.

En la administración del 2002-2006 si bien era un gobierno que presidía el PUSC; luego de varios escándalos de corrupción y que metieran a la cárcel a dos expresidentes de la República de su mismo partido; la imagen de los partidos tradicionales quedo dañada.

Las elecciones del 2006 si no es por el expresidente Oscar Arias que busca la reelección, el PLN gana apenas por un 1% de los votos, con el PAC pisándole los talones. Sin embargo, al poner una candidata y quien fuera la primer mujer presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, logra el PLN quedarse ocho años consecutivos gobernando.

Finalmente en las elecciones del 2014, la gente “cansada de lo mismo”, surge un candidato del Partido Comunista con una buena retórica que amenaza de nuevo al bipartidismo. En los debates todos los contendientes atacan al candidato comunista y se olvidan del candidato del PAC, Luis Guillermo Solis, un profesor universitario y disidente del PLN, a quien veían débil y desconocido, pero que representaba a ese partido silencioso que venía creciendo consistentemente. Al PAC le llega su momento y en la segunda ronda (esta se da solamente si ningún candidato, logra el 40% de los votos en la primera votación) ganan la presidencia.

El gobierno del PAC ha sido un desastre, falta de planificación, inexperiencia, crisis fiscal y escándalos de corrupción uno en especial que llega hasta la Casa Presidencial conocido como el “cementazo”.

El pasado domingo 4 de febrero, Costa Rica siguiendo su tradición democrática celebró sus elecciones presidenciales, esta vez teñida de nuevos. Ninguno de los dos partidos tradicionales logró colocarse en los primeros lugares. El PLN obtuvo los peores resultados de su historia y el PUSC si bien mejoró no fue suficiente. Qué pasó? Podríamos señalar varios factores: candidatos con experiencia pero con poco carísima; partidos tradicionales que no logran quitarse la imagen de corrupción; la campaña sin gracia y sin novedad; equipos de campaña cerrados con desconocimiento general de la situación real del país; no lograron atraer a los jóvenes pues estos veían a los mismos dinosaurios de siempre; pero sobre todo, el “auto-boicot” de sus propios líderes que por luchas internas dividieron las bases de sus partidos por pleitos de ego y falta de visión.

Sorpresivamente, el primer lugar lo ganó un candidato desconocido que logra subir del 3% al 25% el día de las elecciones. Fabricio Alvarado, es un pastor evangélico quien representa al Partido Restauración Nacional. El segundo lugar lo obtuvo Carlos Alvarado quien representa al partido del gobierno PAC.

La segunda ronda se celebrará un domingo de resurrección, que Dios nos acompañe pues los partidos políticos tradicionales ya no lo harán.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.