Colaborador Invitado

Objetivo: abordar la epidemia de hipovitaminosis D

La deficiencia de vitamina D en el organismo está asociada con una serie de problemas de salud, desde trastornos óseos hasta un mayor riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y el cáncer, entre otro más.

A pesar de que cada más y más gente sabe de la importancia para la salud de la vitamina D, el problema persiste, aunque todavía un poco en las sombras: la hipovitaminosis D. Según datos recientes, tres de cada cuatro mexicanos padecen de esta deficiencia, lo que es alarmante y, por tanto, merece una respuesta urgente y coordinada por parte de la comunidad médica, el gobierno y la sociedad en general.

La semana pasada la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo y Mineral (AMMOM), junto con otras nueve sociedades médicas hermanas, presentó la “Declaración Conjunta sobre la Prescripción de Vitamina D en la población adulta mexicana”, lo cual constituye un hito trascendental en la lucha contra este problema de salud pública. De igual manera, este consenso representa un esfuerzo colectivo para abordar de manera efectiva la epidemia de hipovitaminosis D en el país.

Es importante mencionar que la deficiencia de vitamina D en el organismo está asociada con una serie de problemas de salud, desde trastornos óseos hasta un mayor riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y el cáncer, entre otro más. Por tanto, es imperativo que tomemos medidas concretas para identificar y tratar esta deficiencia de manera oportuna y adecuada.

Como bien dijo el doctor Alejandro Vázquez Alanís, presidente de AMMOM: “Si hasta para una carne asada es difícil ponerse de acuerdo, mucho más llegar a un consenso entre médicos”, eso hace relevante a esta declaración conjunta, además de su enfoque multidisciplinario. Al reunir a expertos de diversas disciplinas médicas y quirúrgicas, se garantiza una comprensión integral de los desafíos asociados con la hipovitaminosis D y se promueve una atención más integral y efectiva para los pacientes. Desde ortopedistas hasta endocrinólogos, pasando por ginecólogos e internistas, todos tienen un papel que desempeñar en esta lucha.

Además, la declaración proporciona recomendaciones claras sobre quién debe recibir suplementación de vitamina D, cómo se debe administrar y cómo se debe evaluar la respuesta terapéutica. Esto no solo brinda una guía invaluable para los profesionales de la salud, sino que también ayudará a reducir la variación injustificada en la práctica clínica, garantizando un estándar de atención más uniforme y de alta calidad en todo el país.

Otro punto relevante es que este consenso se presentó recientemente durante la 24° edición del Congreso WCO-IOF-ESCEO en Londres, Inglaterra, con el propósito de ofrecer recomendaciones respaldadas por evidencia científica para la prescripción de vitamina D en la población adulta mexicana, con miras a optimizar la práctica clínica en el país.

Lo anterior demuestra el reconocimiento global de la importancia de abordar la deficiencia de vitamina D. Sin embargo, este es solo el primer paso, en una larga jornada, hacia una mejor salud para todos los mexicanos.

A pesar de este progreso, todavía enfrentamos desafíos significativos. Es crucial garantizar que estas recomendaciones se implementen efectivamente en la práctica clínica y que haya acceso adecuado a la medición y suplementación de vitamina D para todos los grupos de riesgo. Además, debemos continuar investigando y actualizando nuestras recomendaciones a medida que surja nueva evidencia y conocimiento científico.

En suma, la “Declaración conjunta sobre la prescripción de vitamina D en la población adulta mexicana” representa un avance significativo en la atención médica en nuestro país. Es un testimonio del compromiso de los profesionales de la salud y las sociedades médicas para mejorar la salud y el bienestar de nuestra población. Sin embargo, debemos seguir adelante con determinación y vigor, trabajando juntos para abordar esta epidemia de hipovitaminosis D y garantizar un futuro más saludable para todos.

Empero, para lograr eliminar la hipovitaminosis D y lograr una mejor salud, en general, es preciso acudir con un médico que nos indique qué estudios tenemos que hacernos y, luego, saber cómo tomar la vitamina D y en qué dosis, porque también hemos caído en el otro extremo, donde cada quien se auto prescribe, actitud fomentada por pseudo periodistas y conductores de programas de revista, de radio y televisión, que la recomiendan como si fueran chochos, y hasta dosis exactas dan, lo cual también tiene serios riesgos para la salud.

La deuda pendiente del gobierno de la 4T a la industria farmacéutica

La gestión de las deudas del gobierno con la industria farmacéutica en México no solo es un asunto de números, sino que tiene un impacto directo en la salud y el bienestar de la población. La situación actual de la deuda, inicialmente estimada en 8,000 millones de pesos (mdp), se ajustó en las últimas dos semanas a más de 10,500 mdp tras revisiones exhaustivas, lo cual revela la magnitud del problema y la urgencia de encontrar soluciones.

Esta persistente deuda no solo desafía la estabilidad financiera de las empresas farmacéuticas que abastecen al sector salud en nuestro país, sino que también amenaza la continuidad del suministro de medicamentos vitales para la población mexicana. Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), ha estado en el centro de las negociaciones con el gobierno, abogando por una resolución pronta de la deuda.

El ingeniero Gual ha dicho en diversos foros y medios que esta situación es una “bomba de tiempo”, que requiere una solución antes de que termine el actual sexenio. Aunque el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ha mostrado eficiencia en sus pagos, otras instituciones como el IMSS-Bienestar arrastran deudas significativas que complican la operación de la industria.

Dado lo anterior, es urgente una acción decisiva para resolver esta deuda pendiente y, así, garantizar el acceso continuo a tratamientos esenciales para todos los mexicanos. La salud de la población no puede esperar más, y recordemos, es responsabilidad del gobierno y la industria farmacéutica trabajar juntos para encontrar soluciones que beneficien a todos, sobre todo si se quiere resolver, de una vez por todas, el tema del desabasto que ha venido arrastrando este gobierno desde el principio.

Sala de Urgencias

Los tres candidatos a la Presidencia han presentado propuestas para mejorar el sistema de salud en México, pero ninguna se observa con conocimiento de causa, sino un tanto improvisadas. Denotan un desconocimiento del sector y, por tanto, del diagnóstico. En el caso de la candidata oficialista, por el mismo papel que está desempeñando, su plan es continuar con lo que ya se inició este sexenio, es decir, con ocurrencias y poca sustancia, como es el IMSS-Bienestar y la Mega farmacia, que no es tal, sino solo un almacén que surte pocas recetas. ¿Y Dinamarca apá?

En el mes de la niñez, los candidatos presidenciales Claudia Sheinbaum Pardo, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez acudieron al Papalote Museo del Niño para signar su compromiso con el Pacto por la Primera Infancia. Este acuerdo, que implica 12 compromisos específicos, está dirigido a mejorar las condiciones de vida de los más de 12 millones de niños y niñas de entre cero y seis años en México. De esta manera, las candidatas y el candidato presidenciales han puesto de manifiesto su compromiso con la primera infancia, reconociendo su importancia para el futuro del país y comprometiéndose a implementar acciones concretas en favor de la salud y la educación de los niños mexicanos.

COLUMNAS ANTERIORES

La inteligencia artificial debe ser humana
La relevancia del desarrollo de las ‘power skills’ en México en el contexto del ‘nearshoring’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.