Colaborador Invitado

Relevancia del dinero en efectivo para el sector retail

En el país estamos experimentando una situación de bancarización menor que el resto de Latinoamérica donde, según los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera.

El autor es Director comercial de Prosegur Cash en México.

Con la evolución de los métodos de pago digitales y su creciente uso, es importante reevaluar el papel que tiene el dinero en efectivo para la economía y, más concretamente, para el sector retail.

México se encuentra entre los mercados en los que el pago con dinero en efectivo es el preferido entre sus ciudadanos. En concreto, de acuerdo con el XII Informe de Tendencias de Medios de Pago en Iberoamérica, realizado por Minsait Payments, se pudo determinar que el 92% de los mexicanos aseguran usar dinero en efectivo en forma permanente.

Actualmente, dentro del sector retail, los medios de pago predominantes son el efectivo, servicios de pago en línea (que puedes utilizar en sitios web y aplicaciones sin compartir los datos de tu tarjeta de crédito o débito) y las tarjetas bancarias.

En el país estamos experimentando una situación de bancarización menor que el resto de Latinoamérica donde, según los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, solo un 49.1% de la población mexicana está bancarizada y existe desconfianza hacia los medios de pago digitales, lo cual mantiene al método de pago en efectivo por encima del resto.

Esto se pudo observar durante la pandemia del Covid-19, cuando el comercio electrónico creció exponencialmente en México y el mundo; sin embargo, a la hora de pagar, los mexicanos continúan solicitando el pago en efectivo, prueba de ello es que los sitios web y aplicaciones han abierto como opción de pago el efectivo.

Derivado de las crisis que se han presentado en el pasado y las experiencias de impagos de créditos personales, el uso del efectivo es un motivante importante. Ana Laura Martínez Gutiérrez, coordinadora del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México, señala que el dinero en efectivo ayuda a controlar gastos al poder visualizarlo y evitar a “gastar más del que hay”, lo que genera mayor seguridad y control para quien lo usa.

Otro aspecto por el cual el uso de efectivo en el sector retail es popular es la disponibilidad que ofrece. El informe “Números que hablan: México 2023″, de la multinacional de tecnología financiera Fiserv, reveló que la facilidad de pago es la característica principal que valora el 54% de la población a la hora de escoger un método de pago. El efectivo proporciona facilidad y disponibilidad no solo al que compra sino al comercio, mientras que en otras formas de pago se debe contar con conexiones, lectores y una logística (para visitar sucursales bancarias y/o ATMs y para poder tener recursos líquidos) que pueden alargar el proceso de pago recurrente a proveedores, eso sin hablar de los costos transaccionales para los negocios asociados a los métodos de pago digitales y del costo de oportunidad del efectivo en cuentas de cheques como fondos fijos para poder mantener comisiones bajas. Muchos comercios en México valoran la capacidad que proporciona el efectivo para poder transaccionar en forma rápida, instantánea.

En comercios de mayor tamaño, transaccionar como lo hacen los comercios pequeños no es opción, pero muchos de sus clientes sí hacen uso del efectivo para pagar los productos que requieren y para éstas, el acceso a los fondos debe de ser rápido. Luego entonces, el efectivo, proporciona un elemento de inmediatez para la comercialización, pero la disponibilidad de los recursos puede ser demorada si no se cuenta con un sistema eficiente.

Ante este problema, la automatización del efectivo es una solución que se está considerando, ya que proporciona eficiencia al sector retail a través de herramientas que permiten obtener beneficios para tener la dualidad de recibir pagos en efectivo, digitalizarlo y hacerlo disponible prácticamente en línea.

Aunque el dinero en efectivo sigue manteniendo un porcentaje de uso importante frente a otros métodos de pago en el país, no se puede obviar el avance de los medios digitales y las transformaciones que estos conllevan. Esto puede generar dudas a la hora de elegir qué método de pago ofrecer a los clientes. ¿Sigue siendo necesario ofrecer pagos en efectivo? Sí. ¿Podemos únicamente aceptar pagos vía tarjeta bancaria?  La respuesta es no. Ambos métodos de pago son –y deben ser– complementarios.

Cuando hablamos de inclusión financiera, nos referimos a crear una situación en la que todas las personas puedan tener acceso a servicios financieros y puedan utilizarlos de acuerdo con sus necesidades. Esto puede presentarse de distintos modos, pero en el caso de los métodos de pago se trata de disponer de la opción que el consumidor prefiera. No presentar a los clientes con esta opción puede disuadirlos de comprar en el negocio, ya sea por imposibilidad o preferencia y hoy en día el retail no puede darse el lujo de perder ventas.

Debemos considerar, por tanto, que la inclusión financiera y la libertad de elección permite que las empresas evolucionen y generen experiencias de venta más efectivas con sus clientes finales o intermediarios. Como se mencionó, hoy más que nunca, los pagos en efectivo y las transacciones electrónicas son y deben ser complementarias, nunca excluyentes.

COLUMNAS ANTERIORES

La dejan sola
México 2024: las visas como termómetro de tensiones regionales

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.