Colaborador Invitado

Nearshoring y elecciones en EU

De la manera como el nuevo gobierno aborde la vinculación con Estados Unidos dependerá en buena parte el nivel de crecimiento económico que logremos en los próximos años,

La actual coyuntura económica y geopolítica internacional ofrece a nuestro país una oportunidad histórica para impulsar su desarrollo. El alejamiento entre Estados Unidos y China y el reacomodo de las cadenas globales de producción y suministro, principalmente de bienes industriales, están impulsando un crecimiento de la inversión extranjera en México en el contexto del llamado nearshoring. La economía mundial se está reorganizando y México cuenta con ventajas competitivas muy importantes, tales como una posición geográfica privilegiada, una muy importante base industrial y una fuerza laboral competitiva y calificada, entre otras, que permiten aprovechar el proceso por medio del cual las compañías están buscando relocalizar sus operaciones a países cercanos a sus mercados de consumo, específicamente Estados Unidos.

El impulso del nearshoring es un tema estratégico para México, que se está analizando en diferentes foros empresariales, académicos y gubernamentales y debería formar parte de la planeación del desarrollo de la próxima administración en México, de cualquier partido. Se habla mucho sobre la necesidad de ampliar la capacidad energética del país, de mejorar la infraestructura, de preservar la estabilidad macroeconómica y de fortalecer el Estado de derecho como elementos esenciales para maximizar el beneficio del nearshoring. No obstante, existe un riesgo importante y creciente para México derivado del proceso electoral que se llevará a cabo en Estados Unidos en noviembre, en el cual nuestros vecinos elegirán a su nuevo presidente. Cada 12 años se alinean las elecciones de ambos países y en esta ocasión México ocupa un lugar destacado en los debates políticos.

La retórica del año electoral está aumentando paulatinamente de intensidad. Entre los sectores más conservadores de los republicanos se está viendo a México como un enemigo y una amenaza para su seguridad nacional, mientras que los demócratas endurecen cada vez más su postura respecto a la frontera. La tragedia que vive Estados Unidos por la crisis de los opioides, en buena medida impulsada por el fentanilo, así como el crecimiento de la inmigración a niveles históricos, impulsan estas posturas radicales. Los cruces fronterizos están en niveles récord, con alrededor de 10 mil personas cruzando la frontera diariamente en diciembre, según las autoridades de aquel país. Ello ha puesto una presión importante sobre el gobierno de Joe Biden.

De acuerdo con encuestas citadas por la revista The Economist, sólo el 27% de los estadounidenses aprueba el manejo de la inmigración por parte del presidente, mientras que más del doble de ellos dicen confiar en Donald Trump para este tema. Ello ha impulsado a Biden a tomar una postura más severa, incluso ofreciendo recientemente el cierre de la frontera en el marco de una discusión presupuestaria en el Congreso. Por su parte, y a pesar de los problemas legales que enfrenta, Donald Trump ha venido consolidando su ventaja en las primarias republicanas para ser el candidato de ese partido. Es altamente probable que la competencia por la presidencia se dé nuevamente entre él y Biden.

Además de la seguridad en la frontera, la vinculación comercial podría ser otro tema de debate político. El déficit comercial de Estados Unidos con México ascendió el año pasado a un promedio de cerca de 13 mil millones de dólares por mes, de acuerdo con datos del gobierno estadounidense. En 2023 México se afianzó como líder en exportaciones de productos a Estados Unidos, en la segunda posición quedó China. De acuerdo con el INEGI, México exportó el año pasado casi 600 mil millones de dólares, de los cuales el 89% fueron productos manufacturados y el 83% se envió a Estados Unidos. Donald Trump ya en el pasado ha expresado su inconformidad con los déficits comerciales al verlos como un asunto de seguridad nacional. Recordemos que en el año 2026 se llevará a cabo la primera revisión integral del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). El tratado entró en vigor en el 2020 y el artículo 34-7 establece que en el sexto aniversario los países se reunirán para realizar una “revisión conjunta” del funcionamiento de este Tratado. En un caso extremo, sería el marco propicio para que Estados Unidos revise su continuidad en el Tratado. Un enfriamiento de las relaciones afectaría severamente el atractivo de México como destino de inversión y las empresas que se están relocalizando en el marco del nearshoring optarían por otros destinos.

Este año celebraremos en México elecciones históricas por diversos motivos, pero principalmente porque se compararán y analizarán alternativas y visiones de país contrastantes que definirán nuestras posibilidades para lograr un mayor desarrollo. Ninguna de ellas podrá abstraerse de las realidades de la globalización. De la manera como el nuevo gobierno aborde la vinculación con Estados Unidos dependerá en buena parte el nivel de crecimiento económico que logremos en los próximos años, componente fundamental del desarrollo. Requerirá de una estrategia diplomática astuta y visionaria, alejada de pasiones políticas coyunturales. Esperemos que nuestros líderes estén a la altura de las circunstancias.

COLUMNAS ANTERIORES

Las nuevas medidas migratorias de Biden: Entre la esperanza y la controversia
Todo por un crecimiento sostenible robusto

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.