Colaborador Invitado

Tras la frontera: Migración México-EU, un diálogo urgente

En los primeros nueve meses de 2023, México superó el medio millón de detenciones de personas migrantes, con un promedio diario de mil 837 individuos extranjeros.

La complejidad de la migración entre México y Estados Unidos se refleja en cifras que narran historias urgentes y datos que son un fiel reflejo de una realidad en constante evolución. En los primeros nueve meses de 2023, México registró un hito innegable al superar el medio millón de detenciones de personas migrantes, con un promedio diario de mil 837 individuos extranjeros. Estos números récord generan preocupación en las esferas de los derechos humanos, provocando un llamado a la reflexión sobre las estrategias adoptadas.

Septiembre de 2023 marcó el punto álgido de detenciones, según cifras oficiales, intensificando la presión sobre las políticas migratorias en ambos lados de la frontera y destacando la complejidad de los desafíos compartidos por México y Estados Unidos.

Las razones detrás de esta oleada migratoria son variadas y complejas, abarcando crisis políticas, falta de oportunidades laborales, inestabilidad económica y problemas sociales. Desde las islas del Caribe hasta Asia y Europa, los migrantes provienen de diversos rincones del mundo, creando un mosaico de realidades migratorias.

Estas asombrosas cifras son solo la punta del iceberg. En el seno de la política migratoria mexicana, la detención se ha vuelto el enfoque predominante, generando críticas y preocupaciones. El cambio de dinámica desde 2019, cuando el expresidente Donald Trump amenazó con aranceles a México, se evidenció con la colaboración entre Marcelo Ebrard, entonces canciller mexicano, y Trump, resultando en el despliegue de las Fuerzas Armadas para frenar el flujo migratorio.

Esta cifra histórica de detenciones no solo representa un récord, sino también un cambio en la dinámica de la migración. Familias, antes una minoría, ahora constituyen un porcentaje significativo. La disminución de niños, niñas y adolescentes en situación irregular se contrapone al aumento de hombres adultos viajando solos.

Las estadísticas revelan un cambio en la composición de las nacionalidades. Honduras, Guatemala y El Salvador, que representaban el 76 por ciento en 2021, ahora constituyen el 38 por ciento del total de migrantes. Venezuela ha emergido como un actor principal, representando el 22 por ciento en 2022.

Las consecuencias de esta situación son evidentes, generando afectaciones psicológicas y emocionales en los migrantes, que perciben cruzar México como más desafiante que enfrentar obstáculos naturales como la selva del Darién. La estrategia centrada en la detención, con la participación de la Guardia Nacional, ha suscitado críticas por la falta de protección adecuada y la ausencia de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), enfrentando limitaciones presupuestarias.

El aumento de deportaciones ‘exprés’ inquieta a las organizaciones defensoras de los derechos humanos. Las estaciones migratorias, que solían albergar migrantes durante meses, parecen vaciarse, sugiriendo una nueva táctica gubernamental. Surge la interrogante sobre si estas deportaciones apresuradas consideran los riesgos que enfrentan los migrantes al regresar a sus países de origen.

En medio de este panorama desafiante, las reuniones bilaterales entre México y Estados Unidos adquieren relevancia crucial. La agenda para controlar la migración, tomar decisiones conjuntas sobre la protección de los derechos humanos y desarrollar estrategias para abordar las causas fundamentales se vuelven imperativas.

Las elecciones de 2024 en Estados Unidos agregan una capa adicional de complejidad. La dirección futura de las políticas migratorias dependerá en gran medida de los resultados electorales y de cómo ambos países gestionen esta coyuntura crítica.

México y Estados Unidos se encuentran en una encrucijada. Las cifras reflejan una realidad urgente, y las decisiones en los próximos meses trazarán el rumbo de una relación fronteriza que define vidas, derechos y el curso de dos naciones entrelazadas por la migración. A medida que esperamos más información, queda claro que la situación exige una revisión profunda y una acción coordinada para abordar los complejos desafíos de la migración en la región.

COLUMNAS ANTERIORES

Tres claves para entender las nuevas NIIF de sostenibilidad y su impacto en LATAM
La asociación de jueces de distrito y magistrados propone que le vaya mal a México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.