Colaborador Invitado

Ni están todos los que son ni son todos los que están

Los equipos de Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, nos dejan ver el rumbo que tomarán sus campañas y nos dan una idea de los temas en los que se interesan y se concentrarán.

Óscar Mario Beteta

Las dos precandidatas presidenciales, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, presentaron esta semana a sus respectivos equipos de campaña que las apoyarán para elaborar programas y planes de gobierno.

Los nombramientos de uno y otro lado nos dejan ver el rumbo que tomarán sus campañas y nos dan una idea demasiado clara de cuáles son los temas en los que se interesan y se concentrarán, así como quiénes serán las personas que las apoyarán eventualmente desde posiciones en secretarías de Estado o en el gabinete en caso de ganar las elecciones de 2024.

Hay que decir que en ambos bandos hay personas con vasta experiencia en la política y cuyos conocimientos y habilidades son ampliamente reconocidas en sus áreas de especialización.

Pero mientras la precandidata de Fuerza y Corazón por México presentó un grupo conformado principalmente por políticos y políticas —en su mayoría del PAN—, la oferta de Claudia Sheinbaum fueron perfiles de técnicos y de científicos, de profesionales con amplísima capacidad como Juan Ramón de la Fuente, quien representó a México dignamente ante la Organización de las Naciones Unidas.

Desde la selección de este grupo de profesionales, la candidata de Morena comienza a marcar una diferencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien valoró la lealtad y hasta el lugar de origen de los integrantes de su gabinete por encima de sus capacidades profesionales, lo que le valió duras críticas.

En el caso de Sheinbaum su equipo destaca por sus diferentes extracciones y su pluralidad, pues lo mismo incorporó al intelectual Lorenzo Meyer y a una artista como la oaxaqueña Susana Harp que a la eminencia médica que es David Kershenobich Stalnikowitz, e incluso sumó a un expanista como Javier Corral y a profesionales como Gerardo Esquivel, quien en su momento dirigió fuertes críticas al presidente por el uso de remanentes del Banco de México.

Mengua decir que la parte legal y constitucional estará atendida por la ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, quien garantiza trabajo, experiencia, transparencia y honestidad, mientras que la estrategia de seguridad estará a cargo de Omar García Harfuch.

Y es que al momento de tomar decisiones, no solo es necesario tener experiencia, sino también contar con el conocimiento profundo y especializado del tema que se aborda, lo que puede garantizar una verdadera solución de problemas y medidas acertadas, que es justo lo que la ciudadanía quiere al elegir y delegar su poder en un ámbito democrático a un representante popular.

Sirva de ejemplo —y que no queremos que se repita— la nefasta gestión de la pandemia de COVID-19 y la desinformación, confusión y desastre que provocó el “enfermero” Hugo López-Gatell, quien dicho sea de paso no aparece al menos hasta ahora en un eventual gabinete de Sheinbaum.

En Educación no estarán considerados los nefastísimos personajes que han provocado un retroceso brutal en la materia. A saber: Marx Arriaga, el venezolano chavista Sady Arturo Loaiza y Luciano Concheiro.

Ante esta oferta, Xóchitl Gálvez debe evaluar bien sus posibilidades y echar mano de todos los perfiles necesarios y a su alcance para presentar una opción nueva y fresca, y no a las mismas personas de siempre, aunque en cualquier alianza deben respetarse también las reglas no escritas y los compromisos.

Con todo y todo, ambos equipos están muy a tiempo de hacer correcciones, cambios y ajustes en la estrategia, pues esto apenas comienza.

SOTTO VOCE

Una nueva confrontación entre poderes se avizora en el horizonte y justo antes de Navidad. Una vez más los nombramientos de dos comisionados del INAI se empantanaron en el Senado, a pesar de que la Suprema Corte ordenó que salieran en este periodo ordinario. Nos comentan que en la Cámara alta los mandatos de la SCJN son como llamados a misa…

La reactivación económica de Acapulco se está acelerando. Gracias a los esfuerzos de la gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado, el puerto ya está listo para recibir la Gala de Pirotecnia de fin de año, con 59 hoteles con mil 900 habitaciones. Habrá que seguir poniendo mucho empeño en la recolección de basura y atención médica…

Y hablando de locuras ideológicas, en Venezuela, el dictador Nicolás Maduro busca levantar su terrible popularidad con una cruzada disfrazada de nacionalismo, pero que en realidad es muestra de su ambición desmedida, que busca apoderarse del petróleo y yacimientos de minerales de Guyana, una nación que a diferencia de su país, tiene la economía más boyante del mundo…

En este país sucede mucho y nada pasa porque la memoria de los mexicanos es como de 15 días. Luego de la catástrofe política de hace una semana en Nuevo León, ahora no hay nadie que se acuerde ni de Samuel García.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Transformación y progreso con los distritos de salud para el bienestar en México?
México en las urnas globales: El poder de la diáspora

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.